Bahía Blanca | Lunes, 27 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 27 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 27 de mayo

El modo ferroviario como complemento competitivo de la producción y exportación

En el último período comprendido entre los meses de enero y julio, arribaron a Ingeniero White unas 1.500 formaciones ferroviarias de Ferroexpreso Pampeano.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por David San Juan (*) 

   Ingeniero White es un puerto estratégico para exportar la producción de nuestro país y más aún en momentos como este en los que se mantiene el régimen de exportaciones de granos ante las complejidades que se generan por las reiteradas bajantes del río Paraná.

   En la actualidad cuenta con cinco muelles de embarques a lo largo de 4 km y con una capacidad de almacenaje cercana a las 800.000 toneladas que se nutren de manera diaria del arribo de vagones y camiones que trasladan maíz, soja, trigo, cebada, pellets y malta.

   A diferencia de otros complejos portuarios del país, el embarque de granos y oleaginosas sobre el puerto de Bahía Blanca cuenta con una alta participación del modo ferroviario que le aporta competitividad y aumento del hinterland.

   Más del 30% de sus exportaciones arriban por tren (el resto de los complejos portuarios, en el mejor de los casos, no supera el 15%) y todas las terminales exportadoras cuentan con desvíos ferroviarios y buena conectividad con el modo. 

   El aporte del transporte ferroviario en los últimos años ha sido en promedio de más de 3.3 millones de toneladas anuales que arriban en forma constante durante los 365 días a través de la red ferroviaria que une Bahía Blanca con más de 50 centros de acopios ubicados en el oeste y norte de la provincia de Buenos Aires, este y norte de La Pampa, sur de Santa Fe, Córdoba y San Luis.

   En el último período comprendido entre los meses de enero y julio, arribaron a Ingeniero White unas 1.500 formaciones ferroviarias de Ferroexpreso Pampeano integradas por 44.000 vagones, los cuales trasladaron más de 2.2 millones de toneladas de cereales y oleaginosos.

   Ese nivel de transporte para el primer semestre del año, significa un crecimiento de un 22% sobre el promedio de los últimos 5 años.

   Cobra mayor importancia aún, el aporte de competitividad que otorga el ferrocarril al puerto de Bahía Blanca, en los casos de soja y maíz. Estos productos, a diferencia del trigo y la cebada, se producen a mayor distancia de Bahía Blanca y en zonas que son alcanzadas por el hinterland de los puertos de up river. 

   En esos productos el modo ferroviario tiene una participación que supera el 40% y el hinterland se extiende hasta el sur de Córdoba, San Luis y Santa Fe.

   Ese nivel de transporte es posible en función de la articulación y acuerdos comerciales de Ferroexpreso Pampeano con sus clientes y las terminales portuarias de Bahía Blanca, y gracias a las inversiones realizadas en los últimos años por el ferrocarril, los acopios y puertos.

   Se espera que hasta fin de año la exportación agroindustrial por Ingeniero White continúe creciendo respecto de los años anteriores considerando las proyecciones realizadas y ante el fuerte incremento de la demanda que exigen los centros de acopios para poder cumplir los compromisos y programas de embarques que continúan creciendo en la medida que se agravaba la situación del Paraná.

   La ubicación estratégica del Puerto de Bahía Blanca, su nivel de calado, las posibilidades de ampliación y las reiteradas problemáticas con el Río Paraná en un contexto de cambio climático complejo que impiden asegurar que este tipo de problemática no se repetirá en el futuro, muestran a las claras la importancia de tener una excelente conectividad ferroviaria y automotor con este puerto del sur bonaerense.

   Nuestro país cuenta con un enorme potencial productivo y exportador en agroindustria, que ha crecido en forma permanente en las últimas décadas y seguirá creciendo según todas las proyecciones. También lo tienen la industria del petróleo y gas, junto a sus derivados como petroquímica, fertilizantes, etc.

   En ese contexto y considerando la puesta en vigencia de la ley 27.132 del sistema ferroviario, donde el Estado Nacional se encargará de las inversiones y mantenimiento de la red ferroviaria, resulta una gran oportunidad para Bahía Blanca. 

   En la última década el Estado Nacional ha realizado importantísimas inversiones en infraestructura de vía por más de 1.800 Millones de USD en el ferrocarril Belgrano (1.600 km de vía renovada) y por 700 Millones de USD en compra de material rodante (más de 100 locomotoras y 3500 vagones), que se suman a los anuncios de obras, también millonarias, en los próximos años para el corredor Mendoza/Rosario. 

   La característica principal de estas importantes inversiones relacionadas con el transporte ferroviario de cargas ha sido que en un 100% están direccionadas hacia el complejo portuario de up river/Rosario.

   Por todas esas razones es muy importante que, en los próximos años, en función de las ventajas competitivas, visión estratégica y seguridad comercial que requiere el país para sus exportaciones, se priorice la inversión de infraestructura ferroviaria y la conectividad hacia Bahía Blanca; lo que permitirá, más allá de los objetivos mencionados, que el complejo agroexportador realice inversiones para la originación de mercadería, se amplíen o construyan nuevos puertos y se generen las condiciones adecuadas para el interés, desarrollo y crecimiento de operadores ferroviarios privados en el marco de la nueva Ley mencionada.

(*) Gerente General Ferroexpreso Pampeano.