Cilco de entrevistas

Carolina Recalde: “Me apasiona trabajar por la adopción”

9/7/2021 | 06:30 |

Docente de enseñanza primaria, es presidenta de MAMA (Movimiento de Ayuda Matrimonios Adoptantes), miembro de Ser Familia por Adopción, de la Asociación Argentina de Salud Mental y del Consejo Local de Niñez, Adolescencia y Familia.

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Carolina Recalde promueve, mediante múltiples acciones, un mejor escenario en todo lo inherente a la adopción. Esa aventura formidable del alma y el corazón.

   Docente de enseñanza primaria, es presidenta de MAMA (Movimiento de Ayuda Matrimonios Adoptantes), miembro de Ser Familia por Adopción, de la Asociación Argentina de Salud Mental y del Consejo Local de Niñez, Adolescencia y Familia. Pero, además, coordina el grupo de niños por vínculo adoptivo Semillas de mi País, que se desarrolla con chicos de todo el país.

   Todo ello, claro, además de ser la madraza de Mili, hoy ya de 17 años. Cuya aparición, le cambió literalmente la vida.

   1. “En algún momento no quería saber nada con la adopción. Con mi marido, Fabián, antes de casarnos sabíamos que no podíamos ser padres por vínculo biológico. Entonces, la primer alternativa que surgió fue la fertilización asistida. Hicimos averiguaciones y nada nos convencía. Yo tengo una enfermedad de base y tuve que trabajar mucho en terapia psicológica. Mi marido veía la posibilidad de la adopción, pero a mí me costaba. Pasamos por el duelo de no poder tener un hijo biológico. Hasta que decidimos anotarnos en el Juzgado de Menores, hoy Juzgado de Familia”.

   2. “El 10 de noviembre de 2007, un día de lluvia, fue el antes y el después. De pronto ya estaba averiguando por el grupo de adopción, enganchada en una reunión. Me dieron un libro muy crudo sobre la temática y así empecé a transitar una espera activa. No era cosa de esperar a que te suene el teléfono. Empezamos a hacer un tour por diferentes provincias, Corrientes, Formosa, Chaco, Entre Ríos, para anotarnos. Con toda la ansiedad. Y una pregunta recurrente: ¿Y para cuándo? Yo ya estaba pensando como madre”.

   3. “Con el tiempo me fui involucrando cada vez más, pasé a ser secretaria del grupo, a llevar a cabo jornadas, talleres, a dar charlas por diferentes partes del país. Hoy, incluso, hasta estoy estudiando la diplomatura en adopciones”.

   4. “El tema es que nos fuimos preparando para ser padres. Esperamos cinco años. Si me hubieran llamado aquel  día de noviembre de 2007 para decirme ´sos la madre de una personita’, aún no estaba preparada. Hay que prepararse mucho”.

   5. “Mi marido tiene una empatía increíble, un equilibrio y parsimonia especiales. Así fuimos ganándole a la ansiedad hasta que el 7 de agosto de 2012, yo con una fractura en el sacro que sufrí en la escuela, tuvimos el llamado que nos cambió la vida. Teníamos que presentarnos al otro día para conocer a nuestra hija. Ibamos a ser los padres de Mili, de Milagros, de 8 años. No dormimos en toda la noche”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   6. “Cuando llegamos al Juzgado nos dijeron que ya la íbamos a conocer. Me empezaron a transpirar las manos. De pronto abrieron la puerta y ahí estaba ella… Su carita no la voy a olvidar jamás. Tenía una mirada muy triste. Como yo soy docente y me habían dicho que a ella le gustaba ser maestra, le entré por ahí. ¿Qué le iba a decir? Mi marido no decía una palabra”.

   7. “Al poco de estar con ella, Mili me llamó ´Mamucha’. ¡Imaginate! Y al rato nos dijo: ´yo me voy a vivir con ustedes’. Estaba muy decidida. Al otro día volvimos al Juzgado y ya se vino a casa con nosotros, con una bolsita. Casi que no tenía ropa. A los pocos días era el Día del Niño, así que le compramos una muñeca que hoy, con 17 años, todavía tiene”.

   8. “Hoy su mirada es muy distinta. Había que sanar mucho, mucho, mucho... Las historias de vida de los niños que están en situación de adoptabilidad son, en general, muy complejas, con vulneración de derechos. Estamos hablando de negligencia, de abandono, de abuso, de violencia, de violación, de padres ausentes”.

   9. “Hoy Mili ya tiene muchas cosas nuestras. Cuando habla se parece mucho a mi en sus expresiones. Es verborrágica, extrovertida, con un juicio crítico muy amplio. Y muy justiciera”.

   10. “Las mal llamadas devoluciones de niños adoptados son procesos excluyentes que los tratan como un objeto. Gente que tiene expectativas que no son cumplidas por estos niños. Y no pasa por las edades, porque a veces esto también sucede con bebés. Por ejemplo sostienen cosas como ´tiene 9 años y va a segundo grado cuando yo quería que vaya a tercero’. Hubo gente que ha ´devuelto’ a chicos porque lloraban mucho o hacían demasiado berrinche”.

   11. “Existen muchísimos niños de segunda infancia, de grupos de hermanos, adolescentes y también con alguna discapacidad que requieren ser adoptados. El nuevo Código Civil de 2015 indica que si se trata de un grupo de hermanitos, éstos deben en principio ser adoptados por una misma familia. Pero a veces se trata de una realidad muy compleja, que va más allá de lo económico, por lo que en algunos casos tratamos de que esos hermanitos al menos permanezcan en una misma ciudad, con familias que tengan cierto vínculo y relación. Es un arduo trabajo. Me apasiona trabajar por la adopción”.

   12. “El derecho a tener una familia y crecer en ella es del niño. El eje de la adopción parte del niño. Los adultos tenemos que corrernos un poquito, dejar de pensar en ´por qué a mi no me dan un hijo, por qué tengo que esperar diez años, por qué, por qué…’. Acá si hay alguien que espera y sin las herramientas de los grandes son los niños. Ellos no pueden esperar, porque ya no pueden estar con sus familias de origen por la vulneración de uno o más de sus derechos. Por eso se los retira de esa casa a un hogar de abrigo, a una familia sustituta”.

   13. “El nuevo Código Civil es superador, con plazos que antes no existían por ejemplo para el juez, quien ya no se puede tomar dos, cinco o diez años para declarar una situación de adoptabilidad, sino de sólo seis meses. O con razones muy fundadas, otros seis meses. Listo”.

   14. “Ahora, ¿Cómo se eligen a los papás? A nosotros nos eligieron para ser papás de Mili porque vieron que podíamos apuntalar y cobijar a una niña de sus características. Se busca a adultos que tengan el mejor perfil para adoptar al chico”.

   15. “A veces la vulneración de esos derechos del niño se detecta en la escuela o en el club, porque llega golpeado o hambriento. Son situaciones muy dolorosas”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá el hashtag #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias