ESTÁN PENDIENTES DE RESOLUCIÓN

Abuso: desesperado pedido para que su ex no tenga contacto con su hijo

20/6/2021 | 06:30 |

Una mujer que vive en Coronel Suárez denunció que su expareja abusó sexualmente del hijo que tienen en común y hace unos días el denunciado intentó llevarse otra vez al menor. Reclama a la Justicia medidas de protección para el niño.

El nene habría sido manoseado por su papá, que también al parecer le introdujo un dedo en el ano.

   Una vecina de Coronel Suárez intenta desesperadamente evitar que el padre de su hijo y expareja, a quien denunció por abuso sexual contra el menor -hecho que habría sucedido en el partido de Olavarría-, tenga contacto con el nene otra vez, ya que regía un régimen de visitas del progenitor al chico.
   Por este motivo la mujer solicitó a la Justicia medidas cautelares, como restricción de acercamiento al niño de parte del acusado, un policía retirado de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, aunque todavía no se resolvieron.
   Con una denuncia por abuso de por medio se prohíbe de forma automática cualquier tipo de comunicación y/o visitas del supuesto agresor a la víctima.
   La madre del chico denunció en la comisaría de la Mujer suarense que el sujeto manoseó a su hijo en sus partes íntimas y le habría introducido un dedo en el ano “por debajo del pantalón”, conducta que generó el llanto de la criatura.
   En ese momento la víctima sintió dolor y una persistente “molestia”.
   El denunciado, aparentemente, también reprodujo frente a su hijo videos pornográficos en una habitación de la vivienda donde vive, en la localidad de Loma Negra, y en presencia de su novia, que no intervino para impedir lo sucedido, según la denuncia.
   De acuerdo con el relato de la mamá, el supuesto depravado además habría obligado a la víctima a ingerir “gusanos y moscas”, amenazándolo con que si no lo hacía lo iba a golpear.
   Quizás por temor o vergüenza el chiquito no pudo contarle de una sola vez a su madre sobre los vejámenes sufridos por parte de su padre (a quien no se identifica para preservar la intimidad de la persona afectada), por eso narró los terribles hechos de manera progresiva.
   La última vez que el denunciado -de unos 55 años- mantuvo contacto personal con su hijo fue el 4 de enero pasado y pocos días después el nene “se hizo pis sentado” y experimentó “ataques” de nervios, según consta en la denuncia penal radicada el 28 de marzo de este año.
   “En un principio no sospeché nada porque no tengo la mente tan perversa como para pensar algo así de su propio padre. Pienso que este tipo siempre va a ser violento, acosador y amenazador, pero como mamá nunca me imaginé que él podía llegar a este límite”, opinó la denunciante, que se comunicó con La Nueva.
   Inicialmente no dimensionó los incidentes que le confesó su hijo y tampoco denunció lo ocurrido porque “quería buscar explicaciones”, pero más tarde comenzó a “caer en la realidad” respecto de los dichos del menor.
   Esto sucedió cuando el niño se quedó momentáneamente en la casa de una “conocida” de su mamá, en Suárez, donde “hizo unos dibujos raros” y a la dueña de casa le manifestó: 'mi papá me toca, me hace comer gusanos y moscas'.
   Luego le comentó todo lo mismo que le había mencionado a su madre.


¿Cambio de radicación?


   De acuerdo con la información suministrada a la mujer desde la Fiscalía General de esta ciudad, en la actualidad la investigación del caso está a cargo de la fiscal Agustina Olguín, titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 3, especializada en delitos sexuales y violencia de género.
   Como consecuencia de que los hechos se habrían registrado en Olavarría, las actuaciones podrían ser giradas al Departamento Judicial Azul, con jurisdicción en el lugar de la supuesta agresión sexual en perjuicio del niño.
   “El jueves de la semana pasada (por el día 10), me golpearon la puerta, atendí y era la pareja de él que estaba con dos efectivos policiales de apoyo. Ella me dijo que venía a buscar al nene y me la quedé mirando, pensando que me estaba tomando el pelo. Mi ex se quedó en el auto”, agregó.
   “Le respondí 'cómo te voy a dar a mi hijo cuando hay una denuncia por abuso', y los policías presentes se sorprendieron porque no sabían nada de la existencia de esa denuncia. Ni siquiera le permití que saludara al nene”, continuó.

 

“Él siempre nos atacó”

 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El “calvario” que padecen la denunciante y su hijo se originó en 2018, cuando el expolicía comenzó a llevar al niño a Loma Negra, pese a que el menor -afirmó la informante- se negaba a ir.
   “Sin embargo él se lo siguió llevando a ese pueblo y tuvimos miles de problemas. Él siempre nos atacó porque la verdad es que no quiere a nuestro hijito. Estoy en tratamiento psicológico porque él me quiere hacer mal”, aseguró ella.
   “Ese año tuve que ir a buscar a mi nene allá. Es una situación compleja que venimos atravesando ya desde hace varios años. El 31 de diciembre de 2020 mi ex, con las fuerzas policiales, se llevó al nene de Darregueira, donde vivíamos en ese momento”, agregó.
   “Como el nene no quería ir por las buenas, porque siempre se negaba a ir con su padre y tengo videos de prueba para presentar en la causa, tuvo que intervenir la Policía. Si no le daba al nene, me ponían un chaleco de fuerza y me lo sacaban como sea”.
   “Estuvo con él hasta el 4 de enero de este año, cuando mi hijo vino de lo peor”, continuó.
   Precisó que se encuentra en trámite la modalidad de tenencia del menor y, hasta “el horror que escuchamos de parte del niño”, estaba vigente un régimen de visitas “provisorio”.


   Sus hijos y ella se mudaron de Darregueira a Suárez, donde recibieron asistencia profesional por ser víctimas de violencia de género y familiar.
   “Por suerte los abusos contra mi hijo no se reiteraron porque denuncié a mi expareja, y por eso mismo él vino a Suárez con la intención de llevarse al nene, pero no se lo di”, remarcó.
   “Mi nene me contó que mi ex había dicho que nos va a hacer 'desaparecer' a mí y a mi otro hijo. La pareja de él le dijo a mi hijo 'sí, así te quedás con nosotros y yo voy a ser tu mamá; acá vas a hacer lo que te digamos'”.
   “En enero y febrero mi hijo me fue relatando lo que había pasado en Loma Negra; la última parte me la contó el 24 de marzo pasado. Sobre el abuso me contó que (el padre) le tocaba la cola y el 'pitulín' y ponían videos chanchos en 'Netflix', pero supongo que quiso decir YouTube, mientras ella se reía”, dijo la mujer, nacida en Villa Regina.

 

La cautelar que venció

 

Sanción. “A mi ex lo sancionaron con 90 días de restricción de acercamiento a mí, desde el 8 de marzo al 8 de junio, por eso el 10 ya los teníamos parados acá, en la puerta de mi casa”, enfatizó la denunciante.


Antecedente. En 2015 la Justicia le había impuesto al investigado 90 días de restricción de acercamiento a estas personas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias