Una acción para imitar

¡Al agua, tortuga! Pescadores la devolvieron al estuario tras unos días en observación

3/5/2021 | 16:20 |

La encontraron el 27 de abril en las redes mientras pescaban en el estuario y avisaron a la Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo "Indio" Fidalgo, para su cuidado y atención. El pequeño ejemplar de Chelonia mydas fue liberado hoy, en óptimas condiciones, por los mismos trabajadores.

Alfredo Córdoba la devolvió al estuario. Foto: Pablo Petracci.

   Anahí González Pau
   agonzalez@lanueva.com

   No tardó nada en entrar al agua.  Ni bien las manos del pescador Alfredo Córdoba la soltaron, la pequeña tortuga verde, de tan solo 35cm de caparazón y apenas 4kg, se sumergió en el mar y desapareció de la vista.

   Si las tortugas sonrieran, podríamos decir que lo estaba haciendo.

   Otra vez libre y en casa, gracias a una red de corazones solidarios que la rescataron y cuidaron para que esto fuera posible.


Taiel Córdoba, Alfredo Córdoba y Jonatan Díaz.

   Los pescadores Alfredo y Taiel Córdoba y Jonatan Díaz estaban en la ría bahiense, realizando su labor diaria, cuando la hallaron en las redes, el pasado miércoles 27.

   "La vimos agotada, en las últimas", contó Alfredo Córdoba, a bordo de la embarcación Contala como quieras.

   Al tanto de la importancia de rescatar a este tipo de ejemplares para su cuidado y preservación, los trabajadores no dudaron en avisar a la Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo "Indio" Fidalgo, con sede en el puerto local, cuyo director científico es el zoólogo Pablo Petracci.

   Allí la tuvieron en observación, le hicieron los controles de rutina en estos casos, la alimentaron y, finalmente, decidieron que estaba lista para volver con los suyos.

  "Fue muy lindo poder largarla otra vez al agua hoy. Es un animalito que no ves todos los días y que se vaya bien al agua es lo mejor", dijo el pescador.

   "No es que uno esté salvando al mundo pero es parte de lo poquito que podemos hacer", reflexionó.


La alegría de Alfredo, al recibir a la tortuga, minutos antes de devolverla al mar.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   También comentó que en el tiempo que llevan como pescadores, aprendieron de Enrique Ruso, un proactivo conservador de la ría (y uno de los pescadores de mayor experiencia) los pasos a seguir para tratar a una tortuga que es hallada en las redes.

   "La dejamos sobre un cajón, con la cola elevada para que largue el agua y enseguida llamamos a la Estación. Tenemos el número siempre a mano. La otra vuelta mi hermano agarró una tortuga gigante", contó.


Pablo Petracci, Director Científico de la Estación (der.) en la previa de la devolución.

   Por su parte, Lucrecia Díaz, Coordinadora técnica de la Estación, comentó que este tipo de ejemplares vienen migrando de la Isla Ascención, que se encuentra en el Atlántico, a la altura de Brasil.

   "No vimos ingesta de plástico, revisamos que comiera bien, que defecara bien y su flotabilidad. Si hay obstrucción intestinal ellas flotan, no se pueden sumergir y, por ende, no se puede alimentar", señaló.

   El ejemplar de Chelonia mydas se liberó con una caravana metálica identificatoria con un número que mantendrá toda su vida para compartir la información entre Argentina, Uruguay y Brasil, a través de la Red ASO (Atlántico Sud Occidental) que abarca todo el recorrido que hacen las tres especies de tortugas.

   Las tortugas tienen tres etapas: en la primera, las crías se pierden en el medio del océano, lejos de la costa. En la etapa de la juventud se acercan otra vez a la costa, viajando por el Atlántico, buscando alimento. En el estadío adulto, mas o menos a los 20 años, regresan a la playa en que nacieron y pasan su vida en cercanías del área de nidificación.


Lucrecia Díaz, coordinadora Técnica de la Estación de Rescate de Fauna Marina.

   Díaz coordina el rescate de los animales que aparecen en la costa: los busca, los ingresa, los pesa y mide. El veterinario Luciano LaSala hace el análisis clínico del animal. Lo que sigue es la alimentación, limpieza del recinto, evolución y darle la medicación a diario.

   Entre febrero y mayo recibe la ayuda de voluntarios que se acercan a colaborar en este período en que aparece la mayor cantidad de animales en la estación y la logística es más complicada para realizar las tareas sola.

   En esta temporada fueron 12 los voluntarios que se acercaron y en total se rescataron 5 tortugas y dos grupos de pingüinos.

   "Verlos irse es el momento más emotivo. Recuperarlos y ver que vuelven a la naturaleza es más gratificante que el lazo que podamos formar con ellos, mas allá de que con los voluntarios siempre nos acordamos de los animales que cuidamos", mencionó la Guardaparque, quien trabajó 15 años en el estuario y en programas de rehabilitación de tortugas marinas.

   Llegó a tener tortugas en recuperación en piletas de lona en el patio de su casa cuando aún no estaban los recursos actuales para atender esta demanda.

   Un proyecto que cumplió 4 años

   La Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo “Indio” Fidalgo (ERFAM), nació en abril del 2017 como resultado de una alianza estratégica entre la empresa Lanchas del Sur, el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca y profesionales locales con amplia experiencia en el manejo y conservación de la biodiversidad.

    Surgió ante la ausencia de centros de rescate de vida silvestre en la región que lograran contener la demanda de animales marinos que aparecen frecuentemente a lo largo de la costa y por la necesidad de contar con un espacio para su asistencia y recuperación.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias