Casa Muñoz, donde un peso vale dos

2/5/2021 | 12:29 |

   Una sastrería tradicional en la esquina de O'Higgins y Drago.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com / @mrminervino1

 

   Hace 85 años, en mayo de 1936, inauguró su nuevo local la tradicional Casa Muñoz, una de las sastrerías más prestigiosas del país.

   Instalada en nuestra ciudad desde principios del siglo pasado, Casa Muñoz se dedicaba especialmente a confecciones para hombres y había logrado imponerse entre el público, no sólo por la calidad de sus servicios, sino por sus precios, sostenidos con un eslogan que todavía forma parte de la memoria colectiva: "Casa Muñoz, donde un peso vale dos".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Aquel año 1936, el comercio se mudó unos metros, desde su ubicación en O'Higgins 22 al flamante edificio construido en la esquina de O'Higgins y Drago, aprovechando la apertura de esta última arteria, en su tramo desde la avenida Colón.

   La inauguración fue realizada de manera oficial a partir de las 18, por medio de un show estelar propalado a la calle por poderosos altoparlantes y trasmitido en directo por LU2 Radio Bahía Blanca.

   Actuaron las orquestas de Oscar Orzali y Antonio Totti (que interpretaron los tangos Maniquí vivant y Sentimiento gaucho) y Guillermo Ríos y su trío típico.

   Hubo un concierto de violín a cargo de Pedro Sosnitsky; el conjunto regional Leoni interpretó la chacarera La gallina; el cantor criollo Pedro De Cervi hizo Pobre madre, de Gardel y Razzano, y, por último, el trío popular Sosnitsky tuvo a su cargo el fox-trot Il piccolino.

    Las Grandes Sastrerías ocuparon esa esquina referencial del centro bahiense durante poco más de 59 años, llegando a tener más de 100 empleados. Con el paso del tiempo nuevas costumbres y formas de venta fueron haciendo que las ventas decayeran y el negocio fue languideciendo.

   Como muchos otros de su estilo, cerró sus puertas en 1995. Hoy, un café resguarda su nombre

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias