Centenario de la AMBB

Deguer: "Se ha puesto mucho esfuerzo para no claudicar ante las vicisitudes"

28/3/2021 | 06:30 |

Tras una larga trayectoria en la entidad, asumió el desafío como presidente de la AMBB en 2012, en reemplazo de Fernando Carignano.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Desde 2012, cuando sucedió a Fernando Carignano en el cargo de secretario general, el doctor Carlos Deguer está al frente de la Asociación Médica de Bahía Blanca.

   Durante el inicio de su gestión, Deguer tuvo claro sus objetivos: cerrar las heridas de muchos conflictos mantenidos por la institución en varios frentes; el fortalecimiento de los hospitales gremiales y, mediante herramientas tecnológicas, encaminar las labores contribuyendo con el cuidado de medio ambiente.

   “Nos propusimos trabajar sin la utilización de papel y eso fue una gran apuesta, que está resultando muy bien. También, mediante el sistema informático Helios para hospitales, fomentamos la atención primaria a través de sistemas de atención ambulatoria médicas integrales (SAAMI)”, resumió Deguer.

   La pandemia encuentra a la institución articulando con los medios públicos y brindando una lucha sin descanso contra el COVID-19.

   “Estamos orgullosos del trabajo de nuestros médicos, del sacrificio de los hospitales, y de la articulación público-privada con el manejo del 147 junto al Hospital Municipal y la coadministración de una Unidad de cuidados mínimos ambulatorios (UCMA) junto a la Municipalidad”, resumió el líder de la institución que representa a alrededor de 1.250 médicos.

   --Cumplir 100 años no es poca cosa para una institución.

   --Y aún más en nuestro país, donde los desafíos van cambiando año a año. Eso demuestra que los cimientos son muy firmes y que se ha puesto mucho sacrificio para no claudicar ante las vicisitudes.

   “A eso se suma que somos una de las primeras instituciones médicas de la provincia. Fuimos modelo de muchas otras y lo seguimos siendo, porque la AMBB tiene algunas características muy especiales que la distingues y la hacen sobresalir”.

   --¿Cómo cuáles?

   --Nosotros no solo nos ocupamos de cuidar las finanzas, defender y representar a los médicos, sino que también generamos fuentes de trabajo para ellos. Todo eso, en un país como Argentina, tiene doble mérito. Porque hemos podido superar varias crisis muy difíciles. 

   “Lamentablemente, cuando encaramos algún proyecto de magnitud, nos topamos con situaciones complejas en lo político y en lo económico a nivel país. Glasman siempre me decía: `nunca va a estar bien la situación, así que hay que encararlo igual' y realmente tenía razón. Si uno espera que el país esté bien, seguramente todo quede en proyectos y no en ejecuciones. Hemos invertido en momentos complejos, pero asumimos los riesgos”. 

   --¿Cómo les impactó la pandemia?

   –Hicimos apuestas muy fuertes, no sólo en nuestros hospitales, sino que también apoyamos todo lo concerniente a los seguimientos telefónicos de los casos y coadministramos, junto al Municipio, una de las Unidades de Cuidados Mínimos (UCMAS). 

   “No sólo apoyamos a los médicos poniendo a disposición equipos de psicología, sino que también aportamos para la sociedad en general. No fue fácil luchar contra la incertidumbre y las ambigüedades que generó esta crisis. Por eso digo que no sólo estamos para administrar los ingresos de los médicos, sino también para generar medidas que se puedan volcar para el bien de la sociedad”.

   --Los médicos están en el frente de batalla desde el primer momento.

   --Cuando vemos los resultados, tenemos la satisfacción de decir que nuestros asociados entregaron lo mejor de sí para que la pandemia no impactara tan duro en Bahía. Ese es un mérito que no se reconoce.

   "Una epidemia es un fenómeno social que tiene algunos aspectos médicos", dijo alguna vez Rudolf Virchow a comienzos de siglo XIX y tenía mucha razón. En este tiempo hemos visto todas las miserias habidas y por haber y las vamos a seguir viendo. En ese tren, la postura de los médicos fue clara: estar al servicio de la comunidad, aún con los riesgos de contagios que se corrían”.

   “Lamentablemente, se ha caído en la famosa grieta y le ha hecho mucho mal a la sociedad esta situación que todo se ponga en discusión. Y todo se pone en duda desde la perspectiva de la ignorancia”.

   --¿Qué análisis hace de la situación en nuestra ciudad?

   --No se han hecho las cosas mal en nuestra ciudad. Si uno analiza los números, son mucho mejores que los de La Plata o Mar del Plata, que son ciudades similares en cuanto a magnitud. Y no se vieron escenas como en otros lugares del primer mundo, con hospitales colapsados o desbordados. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Aún con enormes diferencias con las terapias del primer mundo, que nos llevan 20 años de distancia en cuanto a equipamiento e infraestructura, aquí siempre se logró contener la situación, mientras muchos de aquellos colapsaron y no pudieron dar respuestas adecuadas. Incluso, la tasa de mortalidad de Bahía fue menor a la esperada y eso habla de un buen trabajo de todo el sistema de salud. Eso no se reconoce, porque estamos en un estado de confusión tal que no se valoran los aspectos positivos. Obviamente que se cometieron errores, porque nadie sabía contra qué nos enfrentábamos. Hoy nadie se acuerda de los primeros momentos de la pandemia, donde se iba aprendiendo día a día”.

   --Los hospitales están a la altura, pero a un costo muy alto.

   --Nadie recuerda que un barbijo aumentó un 300% cuando todo ésto comenzó. Ese tipo de incrementos injustificados fundieron a todos los hospitales, porque se hizo imposible afrontar todos los cambios y la compra de insumos específicos. Hoy los hospitales, que estuvieron en el frente de batalla desde el primer día y lograron contener la situación, se encuentran en graves problemas financieros para sostener su estructura.

   “Sin la ayuda estatal para pagar los sueldos, a través del ATP y el Repro II, hoy no estaría funcionando ninguno. Nosotros, entre los dos hospitales, tenemos 650 empleados y hubiera sido imposible responder sin ese apoyo del gobierno”.  

   --¿Cómo es la relación con las obras sociales?

   --Fue muy difícil en el comienzo de la pandemia, porque la gran mayoría cerró sus puertas, dejó de funcionar y se cortó la comunicación. En este punto, hay que analizar no sólo la situación de las obras sociales, sino de todo el sistema de salud, que está prácticamente quebrado y no tiene mucho futuro de este modo.

   “Hoy en día, si la seguridad social no tiene algún tipo de ayuda estatal, sobre todo en prácticas o medicamentos de baja frecuencia pero alto costo, es inviable. Nuestro sistema, con casi 290 obras sociales, se torna insostenible, porque está todo muy fragmentado y no todas son iguales en cuanto a nivel de respuestas. Se calcula que sólo el 30% tienen posibilidades de mantenerse a un mediano plazo. El resto va a terminar cerrando, porque son mayores los gastos que su recaudación. Apenas 32 obras sociales tienen más ingresos que gastos, incluidas las prepagas”.

   --¿Cómo se imagina el futuro del sistema de salud?

   --Cuando se recuperó la democracia, cometimos varios errores como país. Por ejemplo, no discutimos el sistema judicial ni el de salud. Y hoy se están viendo las consecuencias. Está claro que el sistema de salud actual no va a poder continuar sino hay modificaciones.

   “Nadie duda que en un momento fue el mejor de Latinoamérica y aún emparchado sigue siéndolo en cuanto a cobertura de la población en general, pero la visión tiene que ser a largo plazo y anticipar algunas cuestiones que van a suceder inexorablemente. A eso se le llama planificación”. 

   “Es indudable que debe haber una intervención estatal, como lo fue en la pandemia. Esta crisis sanitaria nos enseñó muchas cosas y debemos asimilar esa experiencia para ser mejores, ya que la base del sistema es buena, pero sí hay que modificar algunas que ya no funcionan y que van a llevar a la ruina a muchas instituciones”.

   --¿Qué hechos remarca de su gestión y cuál espera lograr antes de que finalice?

   --Uno de los objetivos que me propuse fue disminuir el protagonismo mediático y tratar de mejorar todos los conflictos puertas adentro. Y se ha logrado. Teníamos innumerable cantidad de conflictos como institución y los hemos ido solucionando uno por uno. Planteamos una gestión de perfil bajo.

   “El otro punto fue fortalecer los hospitales y la respuesta de la atención primaria de la salud. En ese sentido, hemos puesto en marcha consultorios externos manejados por nuestros propios asociados y están dando muy buen resultado. Creo que hay que seguir apostando en ese sentido. La atención primaria ha sido la mejor respuesta a esta pandemia”. 

   “Y hay que sostener el diálogo con el municipio y con Región Sanitaria, que ha dado muy buenos resultados en esta crisis. Se debe entender que la atención primaria no es gastar más, sino evitar mayores gastos más adelante”.

   --¿Deuda pendiente?

   --Terminar de construir la torre en el Privado del Sur. Los tiempos económicos que nos tocaron no fueron favorables y se nos está haciendo imposible continuarla. Es una inversión que es imposible de afrontar en la actualidad por esta Asociación. 

La Comisión Directiva

   Está conformada por Carlos Alberto Deguer (Secretario General);  Oscar Alfredo Arias (Secretario Adjunto); María Elena Sánchez Bejarano (Secretaria de Organización);  Aldo Jorge Cabo (Secretario de Hacienda); Juan Ignacio Mele (Secretario Gremial); Gustavo Luis De Salvo (Sec. OO.SS. y Prepagos); Marcelo Luis Guimaraenz (Sec. Asuntos Sanatoriales); Gustavo Fabián Salum (Sec. Adj. Asuntos Sanatoriales); Walter Alejandro Villalba (Subsec. As. Sanatoriales); Ana Marcela Espinosa (Sec. Científico y de Cultura); Daniel Eduardo Quintana (Sec. Deportes y Recreación); Marcela F. Pacheco (Sec. Inf., Prensa y RR.PP.); Raúl Héctor Pinotti (Secretario de Salud); Vanina Gisela Martínez (Secretaria de Acción Social); Cecilia Analía Verdinelli (Subsec. RR. Interinstitucionales).

   Y los vocales titulares Sergio Javier Mendoza; Daniel Enrique Fainstein; Marcelo García Dieguez; Andrea Silvina Fernández; Anabella Olga Paronetto; Santiago Boughen; Sergio Oscar Cantarelli; María José Sogni Casco; Oscar Alfredo Iradi y Guadalupe Alduvino Vacas.

   Los vocales suplentes son Sergio Daniel Sánchez; Carlos Alberto Solá y Guillermo Andrés Albizúa.

   El Tribunal de Honor (Titulares): Horacio Maturi; Raúl Luis Cermesoni y Vicente Santoni. Tribunal de Honor (Suplentes): Osvaldo Luis Mainardi; Francisco Eduardo Marcos y Ubaldo Tentoni.

   Revisores de Cuentas titulares son Roberto Ubaldo Santiago y Osvaldo Luis Giorgetti; mientras que el suplente es Adolfo Quispe Laime

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias