Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Crisis en la salud privada: "La pandemia dejó al sector al borde de la quiebra"

Hablaron autoridades de cuatro hospitales privados de Bahía Blanca, quienes coincidieron en que "es muy grande el desfasaje entre ingresos y gastos".

Fotos: Archivo La Nueva.

   Los hospitales privados de Bahía Blanca y numerosas clínicas y sanatorios de la región atraviesan una situación económica muy complicada, por lo que en las últimas horas emitieron un comunicado pidiendo ayuda a las autoridades provinciales y nacionales.

   Ante esta situación, La Nueva. se comunicó con los directivos de los hospitales privados de la ciudad para conocer sus realidades.

   El Español fue el único centro médico con el cual no se pudo establecer comunicación. El resto —HAM, Privado, Matera e Italiano— coincidió en varios puntos: los aranceles no se actualizaron, los gastos por insumos se multiplicaron, los ingresos cayeron considerablemente por "el vaciamiento de pacientes" y la situación se volvió más crítica desde que no reciben el ATP, que usaban para pagarle al personal. Por esta razón, en algunos casos no saben cómo van a abonar el sueldo de marzo.

   El titular de la Asociación Médica de Bahía Blanca, Carlos Deguer, dijo que la situación del Hospital de la Asociación Médica (HAM) y del Privado del Sur "no dista de las demás clínicas y sanatorios, situación que venimos denunciando hace años".

   "La problemática del sector salud en Argentina es crónica, y pocas cosas se han hecho para mejorarla. La Emergencia Sanitaria del sector se inició en 2002 y ha sido prorrogada todos los años hasta hoy", lamentó Deguer. 

   A su vez, aseguró que "la pandemia dejó al sector médico prestador privado al borde de la quiebra. Al grave panorama previo al COVID-19, se agregaron los insuficientes pagos de las obras sociales y prepagas".

   "La primera causa no fue el desborde de pacientes, sino la falta de pacientes. El vaciamiento de pacientes de las instituciones privadas de salud durante los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, y agosto trajo como correlato directo la caída en los ingresos monetarios, dado que los márgenes económicos de los prestadores médicos provienen más que nada del volumen de pacientes", explicó Deguer.

   Y luego detalló que otro impacto económico tuvo que ver con "los siderales aumentos de costos por la provisión de medicamentos de terapia intensiva e insumos COVID-19", como alcohol en gel, mascarillas —quirúrgicas y respiratorias—, batas impermeables y dispositivos oculares, entre otros.

   En ese sentido, Deguer especificó que "las cantidades demandadas aumentaron un 303 %. De datos brindados por Adecra+Cedim, surge que el incremento de precios promedio de insumos COVID-19, medido en agosto 2020, fue de 615 % interanual, con picos en los meses de marzo y abril. Entre el extraordinario aumento de las cantidades consumidas y de los precios de los insumos COVID-19, el aumento del gasto en insumos COVID-19 ascendió al 2.776 %".

   El titular de la Asociación Médica también indicó que algunos medicamentos de terapia intensiva llegaron a tener incrementos de hasta un 800 % por "la escasez que se produjo en el mercado".

   "No se debió a la complejidad del medicamento, sino al aumento de la cantidad consumida debido al largo tiempo de internación de los pacientes, hecho que también hemos denunciado al Ministerio de Salud", sostuvo Deguer, quien remarcó que a esos guarismos se suma el conflicto del recurso humano.

   "Durante años, la sanidad ha adolecido de déficit de personal y ahora con esta pandemia se ha visto más en evidencia. Ahora mismo otro de los problemas a nivel hospitalario es la falta de personal de enfermería y médico para atender al paciente crítico", aseguró el profesional.

   Por su parte, el subdirector del hospital Dr. Raúl Matera, Pablo Casella, contó que la situación de ese centro de salud es muy parecida a la del resto de los hospitales de la ciudad.

   "Sufrimos una falta de actualización de aranceles y cuando se logra esa actualización no llega a equiparar el aumento constante de los precios de insumos", indicó Casella.

   En coincidencia con Deguer, dijo que "la pandemia agravó mucho esta situación, dado que el aumento del gasto se incrementó de forma desmedida, ya no solo por los costos de insumos y medicamentos, sino también por el aumento del número de trabajadores, sobre todo en las áreas destinadas a aislamiento COVID".

   Pese a la crisis que atraviesan, Casella indicó que por el momento no está comprometido el pago de sueldos del próximo mes.

   En el Hospital Italiano, en tanto, "la situación es desesperante" y si bien "los sueldos de enero están garantizados, de cara a marzo hay mucha incertidumbre".

   Así lo señaló esta mañana por LU2 el presidente de la Asociación Hospital Italiano Regional del Sur, Francisco Nardelli, quien también reconoció que "los sanatorios y clínicas privadas, tal como está hoy la situación, vamos camino al colapso porque es muy grande el desfasaje entre los ingresos y los gastos".

   "Los medicamentos, por ejemplo, casi se duplicaron y los ingresos están en el mismo orden, con mucha suerte alguien mejoró en un 10 %. Estamos muy preocupados", sostuvo.

   Nardelli contó que todavía no recibieron una respuesta al pedido de ayuda que dieron a conocer ayer y consideró que "el Estado tendrá que rever por completo el sistema de salud y su financiamiento. Tal vez con la salud privada tendría que tomarse la misma postura que con la educación privada: que el Gobierno se haga cargo de pagar los salarios en forma total o parcial".

   "El año 2020 quebró al sistema de salud privado, y encima nos encuentra con el personal agotado [...] Con el ATP los números del sector ya no cerraban; ahora, sin ese aporte, es difícil imaginar cómo pagar; la situación es desesperante y tenemos pocas herramientas para revertirla", concluyó el titular del Italiano.