Bitácora de viaje de una pareja en busca de sus sueños

13/9/2020 | 06:30 |

Mochila en mano, el bahiense Andrés Mondino y su novia, Cindy Alanis decidieron dejar el país en busca de un futuro mejor. Ellos son parte de los miles jóvenes que emigran cansados de la inestabilidad económica, política y social del país. Ya llevan visitados varios países de América y Europa y ahora, buscarán llegar hasta Oceanía.

De fondo el puente Hohenzollern y la Catedral de Colonia, Alemania.

Laura Gregorietti

lgregorietti@lanueva.com

 

   Las encuestas dicen que en el primer trimestre de 2019, dejaron el país 9.200 personas, solo contando el Area Metropolitana de Buenos Aires. Este año, según un relevamiento de la UADE, el 75% de los más de 1000 jóvenes consultados, señaló que evaluó emigrar. Las crisis económicas recurrentes, la posibilidad de encontrar mejores trabajos en el exterior y la inseguridad fueron los tres principales motivos que los llevaron a pensar en la vida fuera del país.

   Y las proyecciones en nuestra ciudad no son mejores. Parte de esa cantidad de jóvenes que se van en busca de un futuro mejor, son el chef bahiense Andrés Mondino (30) y su novia, Cindy Alanis (26), estudiante de Turismo y oriunda de Espartillar.

Tivoli, Copenhague (Dinamarca).

Buzios, Brasil

   Ambos son los hijos más chicos de sus familias y los primeros en tomar una decisión tan drástica como es dejar a los afectos para partir en búsqueda de una vida mejor.

   "Nos pusimos de novios en el 2016 y después de mucho hablarlo nos dimos cuenta que 15 días al año de vacaciones no eran suficientes para poner en marcha nuestros sueños, y que por mucho que trabajáramos en Argentina no íbamos a poder conocer o mejorar nuestra calidad de vida, ya que nuestro sueldo solo nos alcanzaba para vivir y nada más, por eso decidimos hacer el primer viaje a Brasil, nos parecía que estaba 'cerca' de casa por cualquier cosa que pasara y para arrancar estaba bien", contó Andrés desde Torino, Italia, donde se encuentran tramitando su pasaporte italiano.

   Cargaron la mochila y dejaron todo: sus trabajos en Antares Bahía Blanca, sus departamentos, familia, amigos y principalmente, lo que ellos conocían como su "zona de confort".

Chichén Itzá, México

Isla Mujeres, México

   "Después de trabajar 4 meses en Buzios, nos dimos cuenta que así nos gustaría vivir, con mucha libertad, sin una rutina, ni un trabajo fijo de 160 horas al mes. Así que decidimos ir un poquito más lejos y recalamos en México, donde encontramos la posibilidad de vivir en una isla alucinante: Isla Mujeres, donde trabajamos como chef y camarera y disfrutamos durante otros 4 meses de una de las diez mejores playas del mundo, Playa Norte. Pero para ese momento el “el bicho viajero” ya nos había picado y le tomamos el gustito".

   Luego de una visita a Nueva York, Andrés y Cindy decidieron que era momento de “cruzar el charco”, por lo que el siguiente paso fue sacar un pasaje hacia Barcelona.

Andorra La Vieja

   "Después de España nos fuimos directamente hasta Andorra, un principado ubicado entre España y Francia, donde pudimos trabajar como chef y bartender en la cadena Hard Rock Café durante todo el invierno. Cuando la temporada finalizó, la idea principal era ir a visitar amigos y familia a Argentina, pero como la vida de viajero puede cambiar de un segundo a otro, aplicamos a una WorkingHoliday que es un permiso de residencia para trabajar, viajar y vivir, pero esta vez en Dinamarca. Nos instalamos en Copenhague, nos enamoramos de la ciudad, de lo bien que funciona todo en este país nórdico, de la amabilidad de su gente y nos quedamos un buen tiempo. En lo que respecta al idioma, teníamos miedo porque no sabíamos hablar danés pero ellos son bilingües y esto nos ayudo a aprender inglés muy fácil y nos sirvió para todos los demás países", destacó.

   Las cuentas son sencillas: el sueldo europeo rinde el doble, alcanza para alquilar, salir a comer afuera y viajar mucho, algo que les interesa a ambos particularmente.

Copenhague, Dinamarca

Brujas, Bélgica

   "Estar en Dinamarca trabajando nos permitió hacer turismo por otros lugares como París, donde hicimos nuestro primer couchsurfing, que es una modalidad donde la persona local te aloja gratuitamente a cambio de un intercambio cultural, donde vos le contás acerca de tu país o le enseñás un poquito de tu idioma o por que no, le cebás un mate y le hacés unas empanadas para que prueben, por lo que fue una experiencia realmente enriquecedora. Conocimos también Budapest (Hungría), Praga (República Checa), tomamos un crucero hacia Oslo (Noruega), el pulmón verde de Europa, fuimos a Berlín y aprendimos toda la historia de la guerra y el muro. Finalizando nuestra visa de Dinamarca decidimos que era momento de volver a Argentina solo por vacaciones y visitar a familia y amigos para pasar las fiestas de Navidad y Año Nuevo".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Ambas fotos de Praga, República Checa

   Les tocó despedir a los grandes amigos que hicieron en Copenhague y con mucha nostalgia dejaron ese país que tanto les brindó.

   "Antes de llegar a Argentina, pudimos conocer Londres y descubrir que era más lindo que en las películas. Finalmente en diciembre de 2019, llegamos y nos reencontramos con todos nuestros seres queridos, disfrutamos mucho pasar las fiestas allí pero luego de dos meses, nuestro corazón nos decía que era hora de partir y poner nuestra mochila al hombro otra vez. En febrero de este año alquilamos un departamento en Alemania en la ciudad de Köln y nos quedamos por unos meses otra vez con una WorkingHoliday trabajando y viviendo".

La maravillosa Londres

   El confinamiento por el Coronavirus los sorprendió en suelo alemán, por lo que debieron dejar de trabajar un tiempo. Y si bien en ese país se registraron muchos casos activos, el Gobierno no impuso restricciones estrictas.

   "Lo único que se nos exigía era el uso de cubrebocas en el transporte público y supermercados. En lo que respecta a este país, debo admitir que fue la primera vez que sentimos una cierta discriminación hacia el latino o la no integración del todo. Nos pareció que los alemanes se sienten un poco superiores con respecto a los demás, e incluso sin saber alemán se complicaba bastante para el día a día, ya que  no son de hablar mucho inglés como en otros países. Por esta razón es que si bien fue una experiencia más para nuestro diario de viaje, no volveríamos a vivir a Alemania".

Colonia, Alemania

   Cuando en Europa se relajaron un poco las restricciones, el camino los llevó hacia Brujas, en Bélgica y a Roma, en Italia. Con ambos lugares quedaron "encantados".

   "Estos dos viajes nos dieron aún mas ganas de viajar y sumado a eso nuestro permiso en Alemania estaba próximo a expirar así que por primera vez decidimos hacer un voluntariado en la Palma, en las Islas Canarias España. Por unas pocas horas al día de trabajo en la huerta y cuidando a una bebé teníamos casa, comida y un poco de dinero para los gastos diarios y además, pudimos disfrutar mucho de la playa y de la naturaleza. Realmente disfrutamos esta experiencia".

Salinas de Fuencaliente, Canarias

Fontana Di Trevi, Roma

   Actualmente, la pareja se encuentra en Torino, Italia donde se quedarán por un tiempo para tramitar la ciudadanía italiana, ya que los bisabuelos de ambos nacieron allí.

   "Al llegar debimos someternos al test del Covid-19, que nos lo hicieron en el aeropuerto de Milán de manera gratuita. Nuestra idea es poder seguir viajando alrededor del mundo, ya que es lo que nos hace felices. En principio aplicamos a una WorkingHoliday en Suecia, donde nos encontraremos con nuestros amigos viajeros que hicimos en Dinamarca. Y luego la idea es avanzar hacia Oceanía, si es que las fronteras vuelven a la normalidad, cuando pase lo del Coronavirus".

Torino, Italia

   Lo que sí tiene la pareja en claro, es que si en algún momento quisieran instalarse para vivir en algún lugar, elegirían hacerlo en Europa.

   "Es que acá encontramos todas las posibilidades que no teníamos en Argentina, como conocer muchos lugares, estar tranquilos sin sufrir inseguridad, más que nada en lo que respecta a poder andar sola por la calle siendo mujer en el caso de Cindy y sentirte segura y la posibilidad de crecer económicamente siendo que acá es mucho más fácil poder hacerlo. Y aunque nos de pena, no pensamos ni queremos volver a  Argentina, porque la vemos muy inestable económica, social y políticamente y no creemos que sea algo que refiera al gobierno de turno, sino que desde hace años va de mal en peor y nos cuesta creer que esto vaya a mejorar.

Amsterdam, Holanda

   Si pudiéramos darle un consejo a las personas que estén leyendo esta nota, les diríamos que vayan en busca de sus sueños y no se rindan, que todo es posible si le ponen ganas".

   Para quienes quieran seguir el viaje de Andrés y Cindy pueden hacerlo a través de las redes sociales en instagram: @cindyacrosstheuniverse (Cindy) y @andresmondino_ (Andrés). Además, tienen en formación un sitio web de tips de viajes, permisos de trabajo, destinos y más, que estará listo en breve.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias