Dijo que el saldo, hasta ahora, es positivo

Kicillof: “Cuando esto pase no nos vamos a lamentar de los resultados que logramos”

14/7/2020 | 18:40 |

El gobernador defendió el rumbo tomado para frenar el avance del virus, aunque reconoció que "prohibir te pone en un lugar desagradable". Fue esta tarde, al inaugurar por videollamada las obras de ampliación del Hospital Municipal de Coronel Suárez.

La videoconferencia del gobernador Axel Kicillof (der.), junto al ministro de Salud Daniel Gollan y el intendente Ricardo Moccero. Foto: Agencia La Plata y Prensa Coronel Suárez.

   El gobernador Axel Kicillof reafirmó hoy el rumbo de la Provincia en materia sanitaria y social, y aseguró que, cuando la pandemia pase, los bonaerenses no se arrepetirán de las decisiones que se tomaron para “defender la salud de todos”.

   “Cuando esto pase no nos vamos a lamentar en ningún lugar de la provincia del esfuerzo que hicimos, la velocidad con que se tomaron las decisiones y los resultados que logramos”, sostuvo el mandatario bonaerense al inaugurar por videoconferencia obras de ampliación y puesta en valor del Hospital Municipal de Coronel Suárez por más de 10,6 millones de pesos.

   Destacó que, al hacer un balance de la cuarentena, el saldo es “positivo”.

   “Hemos logrado hasta ahora todos los objetivos. No es que no queden desafíos, porque lo grave de esta enfermedad es que no sabemos cuánto va a durar. Esperamos que la ciencia dé una respuesta, pero mientras tanto nos va a tocar vivir en un mundo enrarecido, infectado, y hay que cambiar conductas”, dijo.

   El gobernador dijo que esta pandemia “nos cayó encima” y hubo que enfrentarla sin "manuales escritos sobre cómo combatirla”.

   Remarcó que, en lugar de “llorar sobre la leche derramada”, el gobierno se puso a trabajar para “expandir el sistema sanitario” y “administrar las conductas sociales y económicas para impedir el mayor número de contagios”.

   “Prohibir te pone en un lugar desagradable y te somete al riesgo de (sufrir) quejas o acusaciones, pero nos asesoramos por los principales especialistas, traducimos su mensaje a un lenguaje comprensible e intentamos explicar que, si hoy nos perdemos de hacer algo, es para evitar un mal mayor”, explicó.

   “Nadie dice que sea agradable, lindo o deseable lo que está pasando, pero lo que estamos tratando de hacer es evitar un desenlace muchísimo peor que el que ya tenemos”, añadió.

   Kicillof sostuvo que “es inevitable que haya enfermos o fallecidos”, pero lo que sí se puede hacer es trabajar para evitar el colapso del sistema de salud.
Este rumbo –se defendió el mandatario- presenta más dificultades que los que tomaron otros dirigentes. 

   “Muy cerquita, en nuestro continente, se tomó un camino distinto y tal vez más fácil”, señaló, en obvia alusión al presidente brasileño Jair Bolsonaro.

   “Cuando hay que cuidar a la gente, hay que invitarla a que cambie su forma de actuar, sus costumbres, su conducta, que sacrifique mucho. Tal vez sería más fácil correrse y que cada cual haga lo que quiera. Así uno sería menos criticado en el momento, porque parecería que no está restringiendo nada”, añadió.

   Kicillof destacó que imponer restricciones requiere “pedagogía y capacidad de crear conciencia y explicar”, e hizo hincapié en que en el interior de la provincia “muchísimos bonaerenses han comprendido que había que cuidarse y ser solidario con los demás”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El gobernador señaló que la pandemia agravó y “puso en tensión” a la Provincia, ya que obligó a su administración a estar lista para atender las a demandas sanitarias y sociales luego de años de padecer “una situación de abandono tan fuerte”.

   Kicillof elogió también la gestión de Moccero en un municipio que –dijo- se encontraba en una “compleja situación” financiera y económica.

   “Me siento identificado porque es algo parecido a lo que sucede en la Provincia en cuanto a sus finanzas”, subrayó.

   Respecto de la obra inaugurada, dijo que la decisión de terminarla de Ricardo Moccero, con una inversión superior a los 10,6 millones de pesos, lo llena de orgullo.

   En este punto nuevamente atacó a la gestión de María Eugenia Vidal, a la que acusó de dejar obras “detenidas, suspendidas o planificadas y no arrancadas”.

   “Se las denominó, macabramente, como obras neutralizadas. A nosotros nos toca ahora terminar esas obras que estaban a medio hacer y hacer obras nuevas”, señaló.

   Kicillof deslizó también durante la anterior se relegaron varias obras importantes en el sector de la salud.

   “En una provincia que no tiene las cuentas sanas hace mucho tiempo, siempre había excusas para postergarlas. Entonces por todos lados hay necesidades”, disparó.

Se duplicó el número de camas

   De la videoconferencia también tomaron parte Ricardo Moccero y el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan. Este último dijo que su cartera avanzará con las obras necesarias en Coronel Suárez para que la Región Sanitaria “no dependa tanto de Bahía Blanca”.

   Moccero, por su parte, destacó que la inversión total fue de 10.623.000 pesos y, entre otros objetivos, permitió aumentar el número de camas de 69 a 150. 

   Los trabajos realizados permitieron anexar una superficie total de 115 metros cuadrados y habilitar una segunda sala de terapia intensiva (exclusiva para pacientes con COVID-19).

   Además, se refaccionaron baños y oficinas, se extendió la red de oxígeno a todas las salas y se construyó un nuevo pasillo para comunicar el hospital con el edificio de Acción Social.

   “Realizamos la obra en un tiempo récord, más allá de que todavía hay una parte en terminación. Ahora contamos con 16 respiradores”, señaló el jefe comunal.
 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias