Cuelga el casco

Luciano Torres: "Ponele que es un hasta luego, para después no quedar como un bocón"

2/6/2020 | 15:49 |

El hijo del Cholo le puso punto final a su carrera en el Midget. 

Fotos: Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com

   La extensa cuarentena no hizo más que acelerar un pensamiento que ya se encontraba bastante avanzado en la mente de Luciano Torres (45), uno de los tantos remadores del Midget actual. 

   "Hacía un tiempo venía pensando que eran las últimas temporadas, y todo este tema de la cuarentena me dio tiempo para juntar fuerzas para tomar la decisión de bajarme. Ponele que es un hasta luego, para después no quedar como un bocón (risas), pero no creo que vuelva a correr", confesó Lucho. 

   Aún lejos de las primeras líneas o de la prensa mayúscula, Torres, hijo de Gabriel ("Cholo"), ex midgista, era uno de los tantos lindos personajes que uno podía encontrar en el sector de boxes.

   Pero el desgaste lógico de tantos años (debutó en el Estival 2001/02), la frustración de muchos sinsabores y las prioridades personales, motivaron su retiro (¿definitivo?) de la categoría. 

   "Creo que si en todo este tiempo no logré más en la categoría, dudo que ya pueda conseguirlo. Además, estoy relegando muchas cosas familiares y personales, y no tengo más ganas de hacerlo. También al tema comercial, ya que hace varios años que estoy medio quedado con ese tema", detalló.

   "El Midget te lleva mucho tiempo y mucha plata. Por más que detrás hay un grupo que acompaña, me hago muchas cosas solo y la mayoría pasa por uno. El 90% de lo que gasto sale mi trabajo, y no quiero seguir privando a mi familia de tiempo, plata y vivencias", agregó.

"Quedará en el recuerdo"

   La carrera deportiva de Luciano Torres en Midget alcanzó su pico máximo en la temporada 2009/10, cuando culminó 23º con un chasis amarillo, de fisonomía Altamirano, preparado por Mariano Pérez.

   El quinto capítulo de aquel campeonato le dio a Lucho su mayor alegría veraniega, al obtener el 3º puesto detrás de Martín Saldamando y el mencionado exbicampeón, con quien luego inmortalizaría un abrazo grabado a fuego en su memoria (foto).

   "Después de ganar su primer campeonato (NdR: Estival 2006/07), Mariano se comprometió a armarme un auto y darme una gran mano. Y así fue, me ayudó muchísimo y nunca se guardó nada. Es más, hasta me dio más de lo que tenía. Esos 4 o 5 años con el auto amarillito que me armó, quedará siempre en el recuerdo", destacó.

   "Mi sueño fue ganar una final estival. Hice podios, gané una carrera de invierno, varias series y pude correr finales, pero me quedó esa cuota pendiente. Pero no importa, corrí casi 20 años y con eso estoy feliz de la vida", cerró Torres, quien tiene a la venta todo el equipamiento mecánico (Saldamando) con el que disputó sus últimas carreras. 
 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias