192 Aniversario de Bahía Blanca

La historia de Bahía, en una recorrida fotográfica

11/4/2020 | 07:00 |

Desde el 11 de abril de 1828, cuando fue fundada como el fuerte Fortaleza Protectora Argentina por el coronel Estomba, muchas cosas pasaron en nuestra ciudad.

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 192 años, para estos días, el coronel Ramón Bernabé Estomba ya estaba a medio camino entre el Fuerte Independencia (hoy Tandil) y la zona de Bahía Blanca, donde tenía órdenes del gobernador Manuel Dorrego y del comandante de fronteras Juan Manuel de Rosas, para establecer un nuevo poblado.

   Para Estomba era, a sus 37 años de edad, su primera misión de paz. Toda su vida había sido soldado, participando en decenas de batallas por la independencia, a las órdenes de José de San Martín, de Manuel Belgrano y de Simón Bolívar.

   Llegó el 9 de abril de 1828. Armó su campamento junto al arroyo Napostá, firmó el acta fundacional y al día siguiente recorrió el lugar junto al ingeniero Narciso Parchappe, buscando el sitio más conveniente para construir el fuerte. El 11 de abril, solados y civiles daban las primeras paladas marcando el perímetro de la Fortaleza Protectora Argentina.

   Muchas historias curiosas han pasado desde aquellos tiempos a estos. Aquí una recorrida en imagines que guardan mucha historia.

Valle y Aramburu, en misión de salud

   El 6 de mayo de 1955 se inauguró el hospital Militar de Bahía Blanca, acto que reunió a dos generales del ejército: Juan José Valle y Pedro Eugenio Aramburu, quienes recorrieron las flamantes instalaciones de Villa Floresta.
Valle tenía 51 años y era director de ingeniería del ejército. Aramburu, un año mayor, era director de Sanidad. En aquella jornada Valle dio el discurso principal, señalando al ejército como "custodio principal del capital humano de la Nación" y que el hospital habilitado estaba "en armonía total" con la doctrina del general Perón "en la protección de la salud del pueblo".

   En septiembre de 1955 el gobierno de Perón fue derrocado y en noviembre Aramburu asumió como presidente. Ocho meses después, junio de 1956, un grupo de militares leales a Perón intentó derrocarlo. Valle lideró la fallida conjura. Fue detenido y Aramburu ordenó fusilarlo.

   "Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado (...) Entre mi suerte y la de usted me quedo con la mía. Mi esposa y mi hija verán en mí un idealista sacrificado por la causa del pueblo. La de usted verá asomársele por los ojos su alma de asesino". Aramburu fue secuestrado y asesinado por Montoneros en junio de 1970.

El Napostá escondido

   En 1978 se inició en la ciudad la obra del entubado del arroyo Napostá, esto es: encauzarlo dentro de un gran conducto de hormigón armado, escondiéndolo a la vista de todos.

   Con dinero aportado por la provincia, la intervención era una respuesta al pedido de los vecinos de los barrios aledaños al curso de agua,  cansados de la suciedad que se acumulaba en su cauce (residuos arrojados por los propios vecinos), la contaminación por el volcado de efluentes industriales y otras calamidades propias del descuido y la falta de mantenimiento.

   En casi cinco años el arroyo quedó escondido, entre calles Casanova y Estados Unidos.

La avenida de los eucaliptus

   La avenida Parchappe, “del otro lado de la estación de trenes” se caracterizó durante décadas por su frondosa arboleda de eucaliptus. Plantados en la décadas del 40 en la isleta central de esta calle-bulevar aportaron sombra y enriquecieron al paisaje.

   A pesar de eso, en la década del 70 la municipalidad decidió su retiro, por cuestiones de seguridad y porque, se dijo, complicaban la instalación de servicios subterráneos.

   Fueron reemplazados (en parte) por plátanos, que a casi 40 años de colocados todavía no lograron recuperar aquella valiosa fisonomía.

La terminal desarmada

   Vista aérea de la vieja terminal de ómnibus, en Brown y Estados Unidos, que fuera en sus orígenes la estación terminal del ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano, ramal entre Punta Alta y nuestra ciudad, inaugurado en 1921 y retirado de servicio en la década del 60.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Cuando en 2008 se inauguró el nuevo edificio para la terminal, la ex estación fue reconvertida para usos administrativos municipales.

   Pero antes la municipalidad se encargó de intervenirla de modo completamente desacertado. Hizo demoler la que fuera zona de andenes y también el galpón de cargas para generar más espacio de estacionamiento vehicular.

   El lugar, que tenía valor superlativo como conjunto ferroviario, quedó reducido al edificio principal, sin que sea fácil entender el uso original del complejo.

Escuchar en la calle

   En 1929 no había radio en Bahía Blanca. Ni televisión. Ni internet, ni celulares ni nada que permitiera, por caso, seguir las alternativas de un partido de fútbol en vivo.

   Por eso fue revolucionaria la idea del diario La Nueva Provincia de retransmitir, a través de altavoces colocados en el frente de su edificio de Sarmiento 64, las incidencias de encuentros deportivos relevantes, conectando los mismos a líneas de teléfonos de la empresa que tomaban algún relato de Buenos Aires.

   Por miles se juntaba la gente frente al diario, para seguir esas alternativas. El diario acompañaba además con su sirena para destacar los momentos destacados de cada evento.

Mercado por plaza

   Hasta 1968 la segunda cuadra de calle O’Higgins mostraba el paisaje que ilustra la fotografía. Un edificio sobre la línea municipal, entre Brown y Saavedra, que aglutinaba comercios y tenía, en el centro, la entrada al mercado de Abasto.

   En la década del 60, ya expropiado el mercado por el municipio, se procedió a la demolición del viejo edificio, construyendo uno nuevo sobre Donado y dejando liberado el terreno sobre O’Higgins.

   Ese sitio es ocupado hoy por la plaza Lavalle, inaugurada en 1978 como plaza del Sol.

Art déco en esquina

   En 1936 quedó habilitado el nuevo edificio cuya planta baja ocuparía durante décadas El Siglo, una de las tiendas clásicas de la ciudad.

   La obra se destaca por sus líneas modernas de frente blanco sin ningún tipo de moldura u ornamento, claramente relacionado su diseño con el art déco.

   Es una suerte de edificio barco, con su tratamiento en ochava curvo y el uso de materiales brillantes en barandas y carpintería. El Siglo, junto con New London, Muñoz, Gath & Chaves y López Legide, entre otras, marcaron a fuego la historia del comercio local.

El basquet, esa maravilla

   Bahía Blanca es la capital nacional del básquet. Lo fue, lo es y lo será. Por una cuestión de sentimiento, dedicación e historia. Apenas despuntaba el siglo XX cuando la ciudad tenía sus clubes de barrio, todos con su cancha de tierra, aros de madera y el cielo y el viento como cierre.

   Así jugaban los torneos. Con camisetas y pantalones distintos, con zapatillas de lonas o alpargatas. Este es un equipo de Pacífico, en la década del 30.

   Con poca altura, con discutida estética, con toda la pasión que este juego generó desde siempre en los bahienses.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias