Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

El vínculo de Kobe Bryant con Manu, Pepe, Oveja, Hernán Montenegro y hasta con un puntaltense

El accidente en el que perdió la vida Kobe movilizó al mundo, por encima del deporte en sí. Varios contaron sus experiencias con él.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

 

   Fue uno de esos hechos que uno recordará por siempre dónde estaba cuando recibió la noticia. Un golpe muy fuerte en primer momento, increíble a medida que transcurrieron las horas y difícil de digerir a través de los días: murió Kobe Bryant.

   La estrella de la NBA, que se había retirado a los 37 años, anotando nada menos que 60 puntos, perdió la vida el último domingo cuando se precipitó su helicóptero, donde también viajaban su hija Gianna -la mayor, 13 años, de las cuatro- y otras siete personas.

   El mundo se conmocionó. Se había ido Kobe, el que ganó 5 anillos de la NBA con los Lakers, sumó 18 participaciones en All Stars y dos oros olímpicos.

   “Devastado”, resumió Manu Ginóbili.

   El bahiense había compartido con Kobe el partido entre Argentina y Francia, en el último Mundial de China.

   "Fue divertido sentarme con él porque ve el juego como yo, de manera muy analítica. Antes solíamos competir el uno con el otro y es bueno que ahora me hable y me diga qué piensa. Nunca nos enfrentaremos de nuevo, ahora sólo será hablar de estrategia. Estuvo bien ponernos al día porque hace mucho tiempo que no hablábamos", aseguró Kobe.

   La rivalidad de Kobe y Manu comenzó el 29 de octubre de 2002, curiosamente, la noche que el 20 debutó en la NBA, con los Spurs, frente a los Lakers.

   No obstante, en Kobe quedó grabado el nombre de Manu durante los playoffs de esa misma temporada, cuando los Spurs eliminaron (4-2) a los Lakers, que eran tricampeones.

   Resumiendo este duelo a lo largo de los años, el bahiense dominó en fase regular, ganando 25 de 36 enfrentamientos, aunque en playoffs prevaleció Bryant: 10-7, perdiendo 2-4 en la 2002-03 y recuperándose en la 2003-04 (4-2) y en la 2007-08 (4-1).

   A nivel Selección, Estados Unidos, con Kobe, siempre le ganó a la Argentina, con Manu: 4-0.

   "Estaba bastante enojado con Manu, porque si no hubiera estado ahí, tendría 10 anillos. Siempre fue uno de mis jugadores favoritos para enfrentar. Es el competidor definitivo, extremadamente inteligente", aseguró Kobe.

   Antes, de muy pequeño, lo había conocido Hernán Montenegro.

   El Loco coincidió con su padre, Joe, quien jugó desde 1984 y hasta 1991 en cuatro equipos de Italia: Rieti (84-86), Viola Reggio Calabria (86-87), Maltinti Pistoia (87-89) y Pallacanestro Reggiana (89-91).

   Y allí ya andaba correteando Kobe, a quien le gustaba el fútbol.

   "Cada miércoles jugábamos en contra con tu papi.... y al margen que me comía un zaino (sic) hermoso de tu viejo (crack mal), te tenía que soportar porque te gustaba jugar al fútbol y yo, como buen argento, te pateaba jajaja", lo recordó Hernán, descomprimiendo un tanto el mal momento.

Pepe fue a su equipo

   Otro que compartió algo más que una cancha con Kobe fue Pepe Sánchez. Oficialmente, el actual presidente de Bahía Basket, ex NBA y campeón olímpico, coincidió escasos 10 segundos en cancha con Kobe, en la victoria de Detroit ante Lakers, por 111 a 88, el 12 de marzo de 2003.

   No obstante, Pepe también enfrentó a Kobe en un amistoso en Hawaii, que disputó Golden State con Lakers.

   Pero lo más curioso es que llegó a firmar por tres temporadas para el equipo de Milano, que en su momento compró Kobe y su padre. Inclusive, en ese año compartieron en Chicago una mini pretemporada. Finalmente, Pepe fichó para Filadelfia, en lo que significó su primera incursión en la NBA.

   “Lo conocí bastante”, aseguró Pepe.

   La relación se fortaleció por las raíces de Kobe, nativo de Filadelfia, donde Pepe hizo una brillante carrera en la Universidad de Temple y es considerado todo una personalidad.

Las zapatillas

   A nivel Selección, Sergio Hernández tuvo la posibilidad de cruzar con Kobe. La primera vez fue cuando Argentina se enfrentó a Estados Unidos en el Preolímpico de Beijing, en 2007.

   "Conversé con él y le dije que tenía dos hijos de 13 años que lo admiraban. No conversamos más. Un año después nos cruzamos en un partido y cuando me vio me dijo: 'coach, después del partido le quiero mandar algo a sus hijos, ¿puede ser?'. Después del partido se sacó las zapatillas, las firmó y me las regaló. Lo hizo conmigo y lo hacía con todo el mundo, Kobe era así", recordó Oveja.

   Ese mismo torneo, otro que tuvo el privilegio de traer en su valija un recuerdo para elegidos fue el puntaltense Fabián García, director de la revista basquetplus.

   “Después del partido de Estados Unidos ante Puerto Rico, con el colega Carlos Prieto, del diario Clarín, tuvimos la chance de hablar casi solos con Kobe Bryant durante diez minutos. Algo antes de contestar, le confesé a Kobe algo que es absoluta verdad: soy fan de los Lakers desde que tengo uso de la razón. Tendría 10 años. A Bryant le causó simpatía. Al terminar la charla, le dije que tenía una camiseta de los Lakers en mi hotel y si me la podría firmar al otro día. Lo pensó unos segundos y me dijo que no. Pero enseguida agregó: 'Mañana te regalo mis zapatillas'”, contó Fabián.

   “Confieso que me sorprendió, pero -agregó- me resultó muy natural que al otro día, después de jugar ante Uruguay, Bryant se fuera sin cumplir su promesa. Pero no terminé de salir del asombro cuando, jugándose el segundo cuarto del partido ante la Argentina, Kobe me viera en mi puesto de periodista –estaba muy cerca de la cancha- y me dijera, en perfecto español: 'Tengo tus zapatos'. Terminó el partido, fui a la salida de los vestuarios, como todos los días, y Kobe salió con las zapatillas en la mano, las mismas que había utilizado ese mismo día, ambas autografiadas. Después de hablar con la prensa, me vio, vino directamente y me las regaló. Sólo pude atinar a decir un 'Muchas gracias'”.

   Lo mismo que dice el mundo ante su partida. Muchas gracias Kobe, se te va a extrañar...