Review: Death Stranding

4/1/2020 | 17:43 |

“Vivir no es diferente a morir si estamos solos”

Este juego es, sin dudarlo, la obra maestra de su desarrollador: Hideo Kojima. Su historia, en perfecta armonía con sus gráficos y música, nos llevan a formar parte de una experiencia única. Si bien sabemos que puede no gustarle a todo el mundo, los invitamos a leer esta pequeña review para descubrirlo por ustedes mismos.

Los puntos que nos gustaron:

Historia: Tan compleja como atrapante, nos deja pegados a la pantalla en todo momento.

Música: El soundtrack es un lujo, posiblemente algún tema vaya a tu playlist diaria.

Personajes: Sumamente complejos; terminas odiándolos y amándolos al mismo tiempo.

Gráficos: Los contrastes entre los distintos escenarios, al igual que sus climas, nos brindan un festín visual que nos dejan boquiabiertos.

Jugabilidad: Muy amigable, tanto con el jugador casual de consola como el veterano.

No nos gustó que:

La historia se desarrolla muy lento al principio. Esto se da porque los primeros capítulos servirán a modo de tutorial.

Las mecánicas se vuelven exasperantes, y nos preguntamos: ¿Es necesario este nivel de complejidad,o solamente estamos respondiendo a un capricho del desarrollador?

PUNTUACIÓN: 4 CUBILES

Para quienes no estén familiarizados con los videojuegos, vamos a resumir el juego así: El juego es excelente, narrativamente comparable con una película o la serie del momento de Netflix. Vale totalmente su costo, y es una manera de regalar o regalarse una experiencia enriquecedora. Incentiva a evitar la violencia, lo cual nos parece algo a destacar. No es apto para todo público, ya que nos hace tomar decisiones políticamente incorrectas.

Ahora, vamos a hablar entre “gamers”. 

Para entender el fenómeno que está generando Death Stranding, el famoso “hype”, no podemos despegarnos de un hecho: sale en un contexto en el cual las grandes desarrolladoras batallan entre reinventarse, o seguir sacando los mismos juegos todos los años. Con un objetivo en mente después de su salida de Konami, Hideo Kojima pudo dar rienda suelta a sus ideas y plasmarlas en un juego bien catalogado como “el indie del millon de dolares”.

El juego nos pone en el papel de Sam (Norman Reedus), una especie de cadete en un futuro post-apocalíptico, que se encarga de llevar paquetes a distintas instalaciones y/o bunkers. Ello para unir los Estados Unidos luego de un fenómeno catastrófico que le da nombre al juego: el Death Stranding. Durante nuestra aventura nos van a guiar muchos personajes, interpretados por el extenso y maravilloso casting que tiene el juego. Encontramos figuras de la talla de Guillermo Del Toro, Margaret Qualley, Edgar Wright... ¡incluso el presentador Conan O’Brien! 

Si bien el juego es singleplayer, tiene un avanzado sistema de interacción que tiene un impacto a futuro en los demás jugadores. Eso lo hace mediante una red quiral; una especie de red 4g con esteroides, que le va a permitir a los jugadores realizar ciertas acciones en el mundo. Desde colocar una escalera y dejarla para que alguien más la use, hasta un proyecto entre miles de jugadores como es reconstruir las autopistas. Nuestro objetivo es bastante altruista y para nada sencillo: Conectar todos los asentamientos que quedaron aislados en lo que queda de Estados Unidos a esta red quiral para volver a unir a la nación.

Durante muchas horas en el juego nos vamos a ver en una situación de soledad absoluta. En la cual no vamos a encontrar nada durante minutos, mientras vamos  caminando por páramos desolados en una Tierra devastada. Esta sensación de abrumadora ausencia de compañía, se ve muy bien amortiguada por una banda sonora que, en todo momento, pareciera que nos pone una mano en la espalda y nos pide que sigamos adelante. Pero que también disfrutemos el viaje, porque por más difícil que sea, tenemos la suerte de poder recorrerlo.

Siguiendo una línea de decisiones acertadas, el juego premia al jugador por evitar la violencia. Algo que no es un detalle, es una declaración: Se pueden hacer videojuegos de excelente nivel, sin necesidad de recurrir a una violencia desmedida. En este aspecto, el juego se encarga de poner en jaque al jugador, haciéndolo tomar decisiones moralmente cuestionables. Kojima nos saca un poco de nuestra zona de confort, y nos lleva a sentir lo mismo que siente nuestro personaje.

Para finalizar, espero que este juego sea el comienzo de una nueva era. Una donde se escuche que nos cansamos de entretenimiento fácil, logrado mediante un alto nivel de violencia. Creo, fervientemente, que este título vino a mover cimientos; y a innovar sobre géneros que parecían olvidados. Y nos deja un mensaje del propio Kojima: “Al estar conectados, tenemos una responsabilidad para con los demás. Pero las redes sociales no parecen reflejarse esa responsabilidad, por ejemplo. Cuidar el uno del otro nos hace sentir bien. Siempre fuimos así en el pasado. Quiero que la gente recuerde eso y lo sienta en mi juego".

BY NAIKO - Para EL CUBIL DEL MAL

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias