Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

“Hay dirigentes, acá en Bahía, que creen tener la fórmula secreta del básquet”, disparó Marcelo Pallotti

El presidente, se mostró convencido y fue contundente respecto del camino que pretende tomar.

Fotos: archivo-La Nueva.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

   Marcelo Pallotti padre viajó a Mar del Plata para ver jugar a Bruno, su hijo, con Racing de Chivilcoy en la Liga Argentina.

   “Está muy bien. Viene de una experiencia muy mala en Petrolero, en cuanto a la parte dirigencial, no la pasó bien. Nada que ver -compara- con la gente de Chivilcoy: lo atienden de primera, cobra al día y está muy bien”.

   —¿La mala experiencia lo hizo dudar de continuar en este camino del nivel profesional?

   —No, en absoluto. Está convencido de lo que hace.

Pallotti padre e hijo.

   —¿Vos como padre están convencido de que insista con esta experiencia?

   —Nosotros lo acompañamos y seguimos en lo que él quiere.

   —¿Sigue estudiando?

   —Sí. Se recibe ahora en la carrera marketing digital y ya está anotando para otras carreras. Lo vemos bien y cuando tu hijo está contento, vos te sentís bien.

   Marcelo Pallotti dirigente, regresará a Bahía y se meterá en los asuntos inmediatos de la Asociación Bahiense de Básquetbol, la cual preside y hoy cumple 91 años.

   —¿Estás contento con el presente de la ABB?

   —Estoy muy conforme con todo lo que hicimos el último año. El primero fue de transición y nos costó bastante arrancar, pero el segundo resultó interesante. Pudimos encarar cosas que veníamos manejando hacía mucho y que por diferentes motivos se fueron postergando. Hoy me pone muy contento que la ABB tenga la trascendencia desde la comunicación, con un equipo de prensa, habiendo podido desarrollar la marca y trabajar en cosas importantes como la plaza, o la ruta del básquet. Creemos que estamos haciendo cosas para trascender más allá del resultado deportivo.

   —¿Qué lectura hacés desde lo estrictamente deportivo?

   —Tuvimos una última reunión de clubes que estuvo muy buena, haciendo un desayuno y con presencia de la mayoría. Creo que si no modificamos la cabeza de los dirigentes, esto no va a cambiar. Tenemos que volver a las fuentes, entendiendo que se debe trabajar de otra manera, que hay que cambiar la forma de jugar al básquet. Hay dirigentes, acá en Bahía, que creen tener la fórmula secreta del básquet y mientras sigamos pagando a un entrenador de Primera el triple que a uno de Escuelita, vamos por mal camino; ese es mi pensamiento.

   —¿Lo hablan?

   —En las reuniones, únicamente se habla de cómo vamos a jugar en Primera o Segunda, nadie menciona qué podemos hacer para mejorar el básquet formativo. De todos modos, reconozco que los resultados de las selecciones son pura responsabilidad de los clubes, no de la dirigencia de la ABB. Nosotros, desde la Asociación, tenemos que tratar de cambiarle la cabeza a los dirigentes.

   —Lo más complicado.

   —Este año pusimos un poco en valor los torneos de Primera y Segunda; jugando una vez por semana volvió gente a la cancha, sin tener que gastar tanto como jugando dos veces. También, logramos tener la cancha llena jugando playoffs en menores. Ahora tenemos que trabajar en que los padres entiendan que esto se trata de un juego, de disfrutar. Hay que parar un poco la locura de los padres.

   —El tema que la competitividad es un sello distintivo del básquet bahiense, por lo que se torna un tanto difícil separar el resultado de la presión que se genera en el entorno. 

   —Es complicado, pero le pedimos a los dirigentes un poco de compromiso y que traten de evitar algunas situaciones. Hay que entender que todo va de la mano. Y en el caso de los árbitros, en cada categoría están dirigiendo chicos que también se encuentran aprendiendo, como los propios jugadores. Muchos no entienden que en Bahía, generalmente el nivel arbitral es superior al del juego. Un alto dirigente de Liniers, cuando terminó el partido y le ganaron a Napostá de visitantes, me preguntó: “¿Qué vas a hacer con estos tipos? Fijate qué nos mandaron”. Primero, que desde la ABB no tenemos incidencia y segundo, le aclaré que los tres eran de nivel nacional cuando, prácticamente ninguno de los jugadores que estaban en cancha, había incursionado en un nivel superior.

Las finales, otra vez contaron con gran marco de público.

   —El error muchas veces pasa por mirarse el ombligo y quedarse con que la cancha estuvo llena y demás.

   —Yo tengo muy claro que cuando salimos de la ciudad, a nivel provincial somos Bahía y a nivel nacional no le importa a nadie quién somos. Nadie puede cambiar la historia, pero no se puede vivir leyendo eso. Yo estoy contento de que jugamos las finales de todas las categorías, a excepción de Preinfantiles. Eso sí, no clasificamos al Provincial de Mayores y se generó un escándalo. Más allá de lo que significa el torneo de Primera y que me encanta, ¿a quién le importa a nivel nacional nuestro torneo?

   —¿Cómo toma los consejos la dirigencia?

   —Hay un recambio importante en Bahía, con chicos jóvenes, algunos con mayor capacidad dirigencial y cabeza abierta. No tenemos que escuchar a los dirigentes que están hace 20 años y que dicen que no pueden dejar porque no tienen quien los reemplace. Pero mi opinión es que si no podés convocar gente que trabaje en el club, no sos un buen dirigente. Las entidades están por encima de las personas, no pasa nada si un dirigente se va. Nada desaparece.

   —En el efecto dominó, apuntando al crecimiento del dirigente, ¿considerás que se puede mejorar lo estrictamente deportivo, intentando potenciar la cultura de desarrollo por sobre el resultado inmediato?

   —Te pregunto: ¿Si convencés a quienes ponen plata para pagar al técnico de Primera de que invierta eso en el técnico de Escuelita...?

   —(Interrumpiendo) El dirigente te argumenta que quien aporta lo hace exclusivamente para el equipo superior.

   —Sí, está claro. Eso después se charla. Pero, si por la misma plata el técnico en vez de dirigir Primera lo hace en Escuelita, Premini y Mini, ¿cuántos se quedan dirigiendo Primera, con las presiones y todo lo que genera? ¡Bajan todos! Y ahí sí, desde la Asociación, se puede generar para potenciar el básquetbol de base. No vamos a cambiar el básquet saliendo campeones de Primera, o reclutando jugadores del club de enfrente para salir campeón en menores con cuatro chicos de afuera.

Mucho público en las finales de menores y, también, muchos pases de jugadores.

   —¿La cantidad de pases en menores es algo que los preocupa?

   —Estamos trabajando fuerte en eso. En la última reunión fue el tema principal, con la intención de regularizar el pase interclubes. Logramos algunas pautas que, cuando se voten, serán importantes. Tenés que esperar hasta las finales para ver partidos interesantes. El problema es que los padres no entienden lo que es el sentido de pertenencia. Entonces, cuando el hijo juega un poquito mejor que sus compañeros, le meten en la cabeza que vaya a otro club que juega Liga en menores y demás.

   —Es más de lo mismo: el resultado inmediato.

   —Lógico. Y jugadores sin proyección.

ABB-Bahía Basket

   —¿Cómo queda la ABB ante la Confederación, tras la salida de Federico Susbielles?

   —Nosotros nos regimos por la Federación. En la CABB no tenemos incidencia. Bahía Basket con el Dow podría tener algún beneficio por estar Federico, pero no creo que eso cambie, por lo que ofrece la ciudad con esa estructura.

Pepe Sánchez en el maravilloso Dow Center.

   —Justamente, Pepe Sánchez opinó en “La Nueva” de la importancia del básquetbol bahiense.

   —Sí, lo leí. 

   —¿Considerás una pata importante de la mesa tener en la ciudad a Bahía Basket y todo lo que puede abarcar? ¿Existe un acercamiento para generar mayor vínculo, desde algún lugar, con el básquetbol bahiense?

   —Desde que asumí mantengo un diálogo fluido con Pepe. Lo he consultado en un montón de cosas y justamente la dirigencia a la que me refería anteriormente es la que a veces no entiende que tiene a uno de los mejores dirigentes de la actualidad. No hay muchos dirigentes que hayan cumplido un rol en distintos estamentos del básquetbol, más allá de que hoy él es un empresario. Lo admiro, lo respeto y lo escucho siempre. Es un referente indiscutido. Lo que pasa que hay dirigentes que no aceptan eso, entonces, se hace difícil para una persona como él, venir a discutir con gente que cumplió un ciclo y debe dejarle el lugar a otros. En cambio, la dirigencia nueva a Pepe lo mira con admiración. La ABB nunca tuvo la relación como actualmente, desde que Pepe está con Bahía Basket. De hecho, compartimos el Polideportivo, hemos aplicado métodos para trabajar con los entrenadores, es decir, tenemos un feedback permanente de lo que es el sistema de Bahía Basket y la ABB. Hace un par de meses me llamó para recordarme que seguía pensando en aportarle a las selecciones. Tenemos un vínculo interesante para generar cosas buenas. El tema es que a los dirigentes, a veces no les gusta escuchar ciertas cosas. Y Pepe es directo, dice lo que piensa.

Pallotti aseguró que Primera y Segunda continuarán jugando una vez por semana.
 

Uno por semana
   —¿Primera y Segunda seguirá jugándose una vez por semana?

   —Sí. No hay manera de cambiar esto en la situación que estamos. No quiero que los clubes sigan perdiendo plata con los equipos superiores. El último año, el 70% de los clubes no perdió plata cada vez que tuvieron que abrir la cancha. Y, encima, dirigieron tres árbitros, los juveniles no se cansaron y hubo mayor disponibilidad de cancha para entrenar. Yo quiero que los chicos entrenen y la primera sea un show, jugando una vez por semana.

De Selección

   —¿A nivel selecciones menores hay alguna idea de trabajo para intentar sumar en cuanto al desarrollo de los chicos?

   —El técnico full time es inviable. Este año con esa plata repartimos más de 200 mil pesos en premios a los clubes, aunque tampoco alcanzaba ese monto para un técnico full time, ¿eh?. Aparte, se hicieron reformas en la ABB. Sí continuará el mismo equipo de trabajo del año pasado en todas las categorías formativas. Vamos a empezar a trabajar antes, y las primeras prácticas en conjunto, en Preinfantiles e Infantiles, serán con varones y mujeres. La intención es subir el nivel femenino. La idea es que tengan las mismas posibilidades de trabajo.