Mundo Gremial

"El problema de fondo es muy grave y no se soluciona sólo con buena voluntad"

9/9/2019 | 07:00 |

Gabriel Matarazzo manifestó la necesidad de conformar una gran mesa de diálogo, en el que estén todos los actores del sector.

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Ya transcurrió más de una semana del inicio del conflicto en las plantas de biocombustible, que decidieron la suspensión por dos meses de todo su personal, y la solución no parece estar cercana.

   “La verdad es que, por más actuaciones que hagamos desde el gremio, ya sea reclamos formales o paros generales, sino se resuelve la situación de fondo, no vamos a encontrarle salida al problema. En la situación actual, ninguna empresa va a volver a poner las plantas en marcha. Y no estamos hablando de dos o tres, sino de muchísimas pymes distribuidas en todo el país”, analizó Gabriel Matarazzo, secretario general del Sindicato de Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca y también secretario de Hacienda de la Federación Nacional de Petróleo. 

   Y agregó: “La situación no se va a resolver mano a mano entre el sindicato y las empresas. Claramente tiene que intervenir el Gobierno, como ya lo empezó a hacer, pero todavía no alcanza porque se necesitan decisiones de fondo”.

   Precisamente, durante la semana pasada, hubo un sinfín de reuniones para encontrar elementos que permitan la reanudación de las actividades en las plantas hoy paralizadas y para que el conflicto no se extienda a otros sectores de producción. 

   “Tuvimos reunión en la Secretaría de Trabajo con los representantes de las empresas; luego hubo otra entre el Ministerio del Interior con los empresarios y una más en la que participó  el Ministerio de Energía. Para el martes de la semana que viene ya está programado un encuentro, en el que las empresas tendrán que ratificar o rectificar la medida de suspender la producción después de evaluar todo lo que se habló”.

   En esas deliberaciones, el gremio consiguió el compromiso de las empresas de biocombustible (en nuestra ciudad opera Biobahía, que tiene alrededor de 60 trabajadores suspendidos desde el lunes 2 y hasta el 31 de octubre) de abonar el sueldo de agosto. 

   “Eso nos permite trabajar con un poco más de tranquilidad y ganar tiempo para intentar resolver esta situación. Pero todos tenemos claro que si no hay decisiones de fondo del gobierno, estas plantas no arrancan más y las suspensiones se transformarán en despidos. Es un momento en el que hay que tomar decisiones serias”.

   --¿Que pide el gremio?

   --En principio rechazamos las suspensiones, porque no queremos que las plantas dejen de producir. Entendemos el planteo de las empresas y hasta creemos que es lógico, pero el hilo no se puede cortar en los trabajadores. Acá ni siquiera hubo una presentación de crisis por parte de las empresas, sino que tomaron una decisión drástica de un día para el otro.

   “La resolución del conflicto no está en manos del Ministerio de Trabajo ni de las empresas ni del gremio, sino de una decisión del gobierno para fijar valores de materia prima o del precio final del producto acordes para que los costos de producción sean rentables”.

   La planta ubicada en el Parque Industrial de nuestra ciudad, al igual que muchas otras, está totalmente paralizada.

   “Hay plantas en Ramallo, Junín, Daireaux y en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe. Son alrededor de 500 trabajadores que están en la incertidumbre total. Y algo similar está empezando a ocurrir con el bioetanol, con lo cual se sumaría otro inconveniente más”.

   --¿Qué percibiste?

   --No es un litigio habitual entre empleadores y gremio. El problema de fondo es muy grave y no se soluciona sólo con buena voluntad de las partes. Nosotros no nos queremos pelear con las empresas, porque somos concientes que ellas son parte del problema, ya que no se puede producir en estas condiciones. Por lo tanto, la solución debe provenir del Ministerio del Interior en conjunto con el de Energía. 

   Según afirmó Matarazzo, la Federación se encuentra está en estado de alerta, debido a que este conflicto con el biocombustible puede tener derivaciones en las refinerías, con la producción del resto de los combustibles.

   “Son quienes compran el producto a las plantas de biocombustible y por ley deben utilizarlo. Pero si no reciben bio, ¿cómo cumplen con la ley?. Si para mediados de la próxima semana no hay resolución, es muy probable que la Federación llame a un paro general de todos los sectores del petróleo y gas. Por lo pronto, no vamos a permitir que las refinerías obtengan producción de empresas multinacionales que se dedican a la exportación del bio. Porque eso sería la muerte definitiva de las pymes”.

   La liberación del precio de combustibles a mayoristas es, a entender de Matarazzo, apenas un paliativo para las petroleras.

   “No es una decisión que pueda perdurar mucho tiempo. Acá lo que se necesita es armar una gran mesa de diálogo, en el que estén todos los actores del sector y se busque una salida beneficiosa para todos”.

   --Con tantos años de experiencia en el sector, ¿se compara con otro momento del país?

   --Este es particular. Yo creía estar inmunizado a los problemas, pero siempre surge algo nuevo. Hay que entender que no hay salidas mágicas. Lo única manera de salir de este q... es con una gran concertación, donde todos los actores se junten y hablen, más allá de los colores partidarios que estén en el poder. 

   “Y que la política a implementar no sea cortoplacista, sino proyectada en el tiempo, para que las reglas de juego sean claras.  En un panorama como el actual, es imposible pensar en inversiones y en inversionistas, porque nadie sabe qué pasa ni lo que va a pasar”.

   Y agregó: “Desde mi punto de vista, fue una locura haber liberado la energía de la manera que lo hizo este Gobierno. También dije en su momento que no estaba bien tener las tarifas pisadas como hizo el gobierno anterior, porque era una realidad que no había más gas ni petroleo en el país porque nadie invertía al no poder obtener réditos.  Por eso digo que hay que encontrar un equilibrio entre una cosa y otra, porque no se puede ser tan pendular de un gobierno a otro en lapsos tan cortos. Tanto uno como otro cometieron errores serios, porque así como nos fuimos quedando sin producción con el gobierno anterior, éste firmó el acta de defunción de muchísimas pymes por las altas tarifas de energía. No puede pasar ni una cosa ni la otra, porque las dos cosas son malas”. 

   --¿Que se le dice a los afiliados?

   --Son situaciones muy complejas, pero no queremos que la incertidumbre crezca. Hoy algunos están preocupados por la pérdida del poder adquisitivo del salario y otros por no perder la fuente de trabajo. Este mes ya tendríamos que estar discutiendo las cláusulas de recomposición salarial de paritarias, pero es imposible hacerlo en este presente. ¿Cómo se puede negociar un aumento de sueldo si la actividad está congelada? Estamos junto a ellos para defenderlos. Esa es la característica principal de este gremio.

Las jubilaciones siguen trabadas

   Otro tema que tiene muy preocupado al gremio local es la indefinición con las jubilaciones acordadas hace más de un año para trabajadores de la refinería Elicabe.

   “Además de las reuniones por el conflicto de los biocombustibles, esta semana me la pasé dentro del Anses. Presentamos nuevamente toda la documentación que nos exigieron y estamos esperando una respuesta, pero la paciencia se está acabando. Los vemos muy dubitativos, cuando la situación es clara. No estamos pidiendo ninguna excepción, sino que el derecho es justo”, manifestó Matarazzo. 

   “Algunos trabajadores ya llevan 16 meses esperando la resolución, sin cobrar ni salario ni jubilación. Estamos agotando todas las instancias para no tomar ningún tipo de medidas, pero se hace complicado cuando las respuestas se dilatan tanto tiempo y sin motivos. Nos están acercando al precipicio, porque el Gobierno se comprometió a sacar estas jubilaciones para resolver el conflicto de la refinería. Ya nos reunimos con todos los que nos teníamos que reunir. Ya no nos alcanza con la buena atención que nos dispensan en Anses. Queremos soluciones”.

   Y cerró: “Son 35 familias que viven en la incertidumbre total. Ya tuvimos varios casos de salud serios, producto del estrés que les genera".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias