Relevamiento de La Nueva.

Voto cantado: ¿por qué el campo quiere otros cuatro años de Mauricio Macri?

4/8/2019 | 06:30 |

Admiten que el sector se potenció y que “este es el camino”, aunque objetan la política económica. También que optar por la oposición mayoritaria sería “un suicidio”.

Desarrollo de energía eólica, con acopio de cosecha fina al pie. / Fotos: Pablo Presti y Jano Rueda-La Nueva.

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

   Libertad para comercializar. El camino adecuado. No hay otra opción. Plus de confianza pensando en el largo plazo. Energía eólica. Cuatro años para corregir lo negativo. Nulas sospechas de corrupción. Rutas nuevas.

   Son algunas de las razones que justifican el voto del campo, en voces de productores y dirigentes gremiales de nuestra región, en favor del presidente Mauricio Macri en las PASO del venidero domingo 11.

   Pero tienen objeciones: desde los errores en la política económica hasta la afectación en pymes y en comercios.

   “Les daré un voto de confianza porque, creo, deben haber aprendido de los errores y porque lo que está enfrente es un enemigo declarado del campo; es decir, no hay otra opción, porque elegir (la fórmula) Fernández-Fernández es un suicidio para el sector”, dijo Eugenio Favre, productor de Pigüé.

Eugenio Favre, de Pigüé.

   “La gente de campo, que sabe que hay que esperar para cosechar, ve a los molinos eólicos, a las rutas nuevas y al ferrocarril, por ejemplo, como una siembra”, agregó.

   “Por ahí a quien está en la ciudad le bajan las ventas y, si no tiene resultados inmediatos, cierra el comercio, pero en el campo es diferente. Se pone una pastura pensando a 10 años y el ganadero coloca una línea de sangre para sumar animales. Nosotros estamos acostumbrados al largo plazo”, explicó Favre.

   Para Carolina Garciarena, ganadera de Puan, su idea es la continuidad.

Carolina Garciarena, de Puan.

   “Quiero darles más tiempo para ver si las cosas realmente estaban complicadas y no era fácil acomodarlas, o si hubo negligencia”, sostuvo.

   “Nosotros, en el campo, no nos podemos quejar (del gobierno), porque antes cosechabas un trigo y no lo podías vender. Hoy lo hacés con total libertad”, añadió.

   “En ganadería estaba todo trabado. Incluso, a nosotros nos partió la sequía y la vaca llegó a valer casi nada, cuando hoy atravesás una sequía dando de comer”, aseguró.

Producción ganadera en el distrito de Puan.

   “Aunque la cosa venga complicada, veo un horizonte de que se quiere mejorar todo. Desde mi punto de vista, no hay otra alternativa”, dijo Garciarena.

   “Hubo errores y hay mucho por mejorar, pero existe voluntad para hacerlo. Por eso voy a darle un voto de confianza a este gobierno, tanto en la Provincia como en la Nación”, manifestó Bernardo Ramírez, productor lechero de Villarino y titular de Aprovis.

Bernardo Ramírez, productor lechero de Villarino.

   “Votar a la oposición sería volver a lo que tuvimos con Cristina (Fernández) y no estoy de acuerdo con esas políticas. En el caso de Macri cuatro años no alcanzan; se necesitan otros tantos para afianzar lo positivo y corregir lo negativo”, indicó.

   Ramírez destacó que en el territorio bonaerense se han visto muchas mejoras. “Si uno viaja un poco lo advierte, como es el caso de la ruta 51. También están los parques eólicos. Si bien aún la economía es un punto flojo, en otras políticas se está saliendo del pozo”, dijo.

Obra estructural en El Despeñadero, en la ruta 51.

   “En la lechería vivimos un buen momento en cuanto a precio, también porque venimos de una crisis que se llevó un montón de productores, pero es mérito de la gestión de la Dirección de Lechería la búsqueda permanente para transparentar el mercado”, remarcó.

   Para Guillermo Irastorza, productor agrícola de Coronel Dorrego, Mauricio Macri es el mejor presidente argentino de los últimos 100 años.

   “Si bien no es santo de mi devoción, porque siempre dije de dónde venía, lo que hizo en estos 4 años, sumergido en lo peor de lo peor, es inobjetable: de pagar U$S 15.000 millones por la energía se pasó a exportarla; se hicieron rutas después de 70 años, o más, y de ser un esclavo y no poder vender mis productos, al libre comercio”, dijo.

Guillermo Irastorza, de Coronel Dorrego.

   “Lo que se hizo en educación en nuestra provincia es asombroso. Y sé del tema porque lo trabajo en Carbap. Si no lo queremos ver es otra cosa”, manifestó.

   “¿Qué podemos hablar en contra? de la economía, de lo que ingresa en el bolsillo, pero en eso están complicados no sólo los que no tienen trabajo, sino quienes lo tenemos y somos propietarios”, añadió Irastorza.

   “Si alguna persona, antes de 2015, pensaba que íbamos a pasar a ser Alemania, no sé... Aún estamos quebrados. Para mí, el mejor presidente argentino había sido (Arturo) Frondizi, pero la diferencia es que Macri asumió en un país culturalmente en modo 'nadie quiere trabajar'”, dijo.

El presidente Macri, durante la visita a una planta frigorífica.

   Irastorza señaló que en 2015 votó a Macri porque no había otra opción: “ahora lo haré por convicción”.

   Edgardo Vázquez, productor de Stroeder, dijo que el actual gobierno hizo “mal varias cosas, con mucha gestión de prueba y error, pero tampoco podía hacer milagros”.

   Admitió que nadie del campo puede dejar de votar a Macri en estas elecciones, si se lo compara con la anterior administración. Pero tiene reparos: “Algunos dicen que Macri es lo mejor que nos pasó. Yo creo que no, porque afectó mucho a la gente común, así como a las pymes y a los comercios”.

Edgardo Vázquez, de Stroeder.

   De todos modos, Vázquez hizo una disquisición. “A nivel provincial no tengo dudas de que debe seguir (María Eugenia) Vidal. Más aún en la comparación (en alusión a Axel Kicillof)”, aseguró.

   Lucía Merino, ganadera y titular de la SR dorreguense, tiene en claro la elección del venidero domingo.

   “Ahora tenemos libertad para elegir qué producir y en qué momento comercializar. La libertad es algo que defendemos como productores”, dijo.

   “Siempre queremos producir, en forma independiente y sin molestar a nadie. Como en cualquier negocio. Cuando el Estado se vuelve tan estricto en sus regulaciones se restringe la forma de comercializar”, explicó.

Lucía Merino, de Coronel Dorrego.

   También dijo Merino que, con este gobierno, se agilizaron los trámites para la comercialización. “Hemos ganado mucho tiempo, sobre todo en plena cosecha, donde no nos sobra nada”, sostuvo.

   “¿Si faltan cosas por mejorar? Claro, pero creo que este es el camino. Estoy convencida que debemos darle otros cuatro años a este gobierno”, aseguró.

   “Si bien ordenar el país ha llevado más tiempo del previsto, creo que tocamos fondo y que ahora hay que empezar de vuelta”, dijo Fredy López, productor agropecuario y contratista rural de Carhué.

   “Estoy dispuesto a bancarlo. Hay cosas que no están bien, pero otras sí. Por lo menos, nos hemos sacado ese manto de sospecha de que todo se robaba”, aseveró.

Fredy López, de Carhué.

   López también señaló que el contexto internacional no ha sido muy favorable al gobierno macrista. “Es más, creo que no agarró una a favor y por eso se extiende el tiempo de resolución de los problemas”, justificó.

   “Cierto es también que, para quienes siempre hemos trabajado, sea en lo que sea, no nos ha cambiado tanto la vida. Es decir, el problema es para quien ha estado colgado de algún subsidio o alguna historia parecida. Eso se terminó”, concluyó.

“Se está cambiando la matriz”

   “Lo voy a volver a votar a Macri. Pasamos los peores cuatro años, pero lo importante es que se están haciendo las reformas de fondo para llevar el país a déficit cero”, comentó Marcos Rebolini, productor agropecuario de Suárez.

   “Con la mochila de un Estado gigante desde hace 70 años, en donde solo se lo ha agrandado, hoy es muy difícil mantener 20 millones de personas con 10 millones de aportantes. Aun con ese agujero surgieron rutas, gas, electricidad, etc.”, dijo.

Marcos Rebolini, de Coronel Suárez.

   “El campo, una vez más, puso el hombro cuando este gobierno acomodó algunas variantes. Y lo seguimos poniendo, ya que tenemos una presión fiscal asfixiante. Ahora les bajaron un punto a las economías regionales y la idea es que lleguemos sin retenciones al segundo mandato de Macri”, explicó.

   “¿Que hay problemas? Sí, claro. Sinceramente pensé que no se les iría a escapar (sic) la economía, pero entiendo las razones. Lo cierto es que una empresa fundida no la arreglás así nomás. Se está cambiando la matriz y se deja de pensar que el Estado es soberano y todo sale de ahí. Tenemos una cultura de que es el proveedor del bienestar en forma gratuita y no debe ser así”, concluyó Rebolini.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias