Macri abre el juego para elegir vice...

28/5/2019 | 17:47 |

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

Archivo La Nueva.

Por
Eugenio Paillet

   "Hay una condición que no es negociable: Mauricio tiene que sentirse cómodo...". La frase pertenece al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en un aparte informal con un par de cronistas durante uno de sus tantos pasos por la Casa Rosada. Un tanto extraña, refleja a su parecer exactamente lo que el propio presidente Macri le ha dicho, y se entiende que también al resto del entorno y la mesa chica: qué requisitos pondrá sobre la mesa cuando empiece a negociar con sus socios de Cambiemos quién será el candidato a vicepresidente de la coalición.

   Esa "comodidad" de la que habla Macri a la hora de buscar a su compañero fórmula no es solo una cuestión personal, o de afinidades, sino que va más allá: lo que el alcalde porteño estaría decodificando es qué perfil político no está dispuesto a tolerar el presidente de la persona que lo secundará para otros, hipotéticos, cuatro años de gestión.

   Por citar un caso puntual y directamente ligado a Macri: el presidente se sintió "my cómodo" con Gabriela Michetti como candidata a vice, y como su segunda en la línea sucesoria durante estos tres años y medio. Más allá del afecto personal que los une, ambos trabajaron siempre en tándem y casi sin necesidad de mirarse, como lo ha definido la propia presidente provisional del Senado cuando se le consultó si le gustaría acompañar otros cuatro años a Mauricio.

   Con esa mínima, aunque al parecer no menor, exigencia, en la Casa Rosada ratifican que Macri empezará a negociar con los radicales el nombre del dirigente que podría acompañarlo en la fórmula. Un paso que todavía sin confirmación oficial podría darse a fines de esta semana o principios de la otra, cuando se reúnan Marco Peña y Rogelio Frigerio con todos o parte de la Comisión de Acción Política de la UCR que nació en la convención de Parque Norte justamente para negociar con el gobierno una nueva relación de poder y también el tema de los cargos. No solo el del candidato a vice.

   "No quedamos en nada, pero sí es posible que en los próximos días nos reunamos", dijeron fuentes de la Jefatura de Gabinete. Fuentes del Comité Nacional del radicalismo alentaron "la necesidad" de ese encuentro, pero tampoco aportaron una fecha concreta.

   En los despachos de la Jefatura de Gabinete barajan varios apellidos que son "casi de cajón" los que hay podrían figurar como "potables" para ser elegidos como candidato a vice de Macri una vez que se abra la negociación. Una lista que el propio presidente, como puede suponerse, conoce y casi puede decirse que ayudó a testear. Sin que se trate de un paso excluyente, para no chocar con la opinión de Frigerio, quien hoy volvió a reiterar que la fórmula "está abierta" y que hay varias posibilidades, son todos radicales.

   Alfredo Cornejo, Ernesto Sanz, Mario Negri y Martín Lousteau aparecen en esos primeros análisis, aunque en verdad no son nuevos y ya figuraban en los comentarios antes de la convención de Parque Norte y de la aceptación del PRO a negociar el segundo lugar en la fórmula.

   Como para orejear una aproximación a lo que puede suceder, bien vale rescatar algunos comentarios en privado de funcionarios políticos del gobierno sobre lo que piensa el presidente y hacia dónde podría orientarse la brújula.

   Para empezar, si hay alguien con el que Macri se sentiría "cómodo" como candidato a vice es con Negri. Es el radical en el que más confía y su relación no solo no se enfrió sino que se afianzó tras el desastre de la elección en Córdoba. "Puede ser el caballo del comisario", dicen en esos despachos. Sanz, a quien en la Casa Rosada llaman "el ministro sin cartera", tiene también sus chances, porque con sus más y sus menos ha logrado anudar una excelente relación personal y política con el presidente.

   De Lousteau dicen que tiene sus dotes pero que es considerado en la cima como "poco confiable". Un sayo que se asegura le colgaron desde la Jefatura de Gabinete. Cornejo parece que perdió peso en la consideración presidencial y pese a sus propios deseos, no sería tenido en cuenta. A Macri le pesa que el mendocino haya sido la voz cantante del radicalismo que pidió su cabeza y que además se bajara de la candidatura presidencial para dejarle su lugar a María Eugenia Vidal. "Sería como dormir con el enemigo", se exaspera uno de los funcionarios que le hace el mismo reproche.

   Es probable que en aquella por ahora no agendada reunión entre el PRO y la CAP que preside Cornejo, o tal vez antes, la incógnita sea develada. También es posible que, como deslizó un muy alta fuente de la Jefatura de Gabinete, se produzca algún gesto, un as bajo la manga, que no está en los papeles. "Puede haber sorpresas", deslizaron cerca del brazo derecho de Macri. ¿Juan Manuel Urtubey? ¿La mismísima Elisa Carrió? Silencio de radio, por ahora nadie sabe ni contesta...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias