Cómo desenvolverse en aguas abiertas

Una escuela en la playa para aprender a ser guardavidas

18/2/2019 | 06:30 |

 Está destinada a chicos de entre 8 y 17 años. En ella se enseña cómo ingresar al mar, conocer la disposición de la playa, señales de auxilio, primeros auxilios y hasta a surfear. 

Fotos: Facebook Escuela de Salvataje

Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com

   La señal internacional para pedir ayuda en el agua, es extender el brazo derecho con el puño cerrado en alto. Eso es lo primero que se enseña; y no se borra más.

   La Escuela de Mar – Salvamento Junior, dependiente de la ONG ambientalista Alma Verde, abrió sus puertas este verano con la idea de enseñar y entrenar a chicos y chicas de entre 8 y 17 años sobre cuestiones vinculadas a la seguridad en aguas abiertas y conceptos sobre primeros auxilios, entre otros.

   La idea fue bien simple y tuvo muy buenos resultados: tres clases semanales durante los dos meses de vacaciones, apuntando a familias que no permanecían mucho en Monte Hermoso, aunque muchos chicos llegaron a hacer 15 días o un mes completo del curso.

 

   “Hacemos entrenamientos en el mar, mostrando los recaudos que hay que tomar y las técnicas para entrar corriendo al agua. También vemos los elementos de rescate que usan los guardavidas; y muchos chicos se van con la idea de convertirse en uno en el futuro”, contó Idina Coria, una de las docentes de la escuela.

   El objetivo -añadió- es que aprendan a pedir ayuda y cómo desenvolverse en emergencias, pero no para que se involucren en los salvatajes.

   “Se enseña cómo es el primer auxilio y la maniobra de RCP, y los chicos se van de la escuela sabiendo cómo pedir ayuda y cómo responder o interactuar con la emergencia. El broche de oro es la tabla de surf, porque la presentamos como un elemento de rescate y flotación para ofrecer ayuda, además de un elemento de diversión”, consideró.
 

Para conocer más sobre la propuesta, los interesados pueden ingresar en Facebook/ Escuela de Mar -  Salvamento Junior MH. En Instagram, @salvamentojuniormh.

 

   Al terminar la primera semana, los chicos saben pedir ayuda, comprenden el ambiente de playa, conocen sobre RCP, saben desenvolverse en el agua y salir de zonas complicadas en el mar, como las corrientes de retorno o chupones.

   “A esto se suma el efecto multiplicador; es decir, la educación de los chicos hacia los grandes. Muchas familias nos comentan que desde el momento en que volvían, los chicos cuentan todo, y ese mensaje es educación que vale oro. Si el guardavidas tiene que hacer prevención, esto es dar un paso más adelante: es educar a la población”, contó Coria.

 

   La actividad no es gratuita. Al estar la Escuela de Salvamento vinculada a la ONG, lo que se recauda se destina al funcionamiento de esta entidad. Por ejemplo, con la actividad realizada este verano se cubrió el gasto que generó la puesta en marcha del proyecto, con compra de tablas o lycras y movidas de difusión.

   “Estamos más que conformes y la idea es seguir hasta carnavales. También pensamos hacer un encuentro intensivo para adultos”, señaló.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias