Bolivia: las ocho víctimas mortales de El Alto recibieron impactos de bala

21/11/2019 | 16:37 |

Un joven manifestante sigue desaparecido.

Fotos: Reuters

   Los ocho civiles muertos el pasado martes durante una operación de militares y policías contra un bloqueo a una planta de hidrocarburos en El Alto, Bolivia, fueron alcanzados por disparos de armas de fuego, informó hoy oficialmente la Defensoría del Pueblo y reiteró que un joven manifestante sigue desaparecido.

   "Todos, sin excepción, presentaban lesiones y traumas provocados por proyectil de arma de fuego", dijo un informe emitido por el Instituto de Investigaciones Forenses tras la intervención de médicos, un radiólogo y un perito en criminalística, destacó en un comunicado la Defensoría, citada por la prensa local.

   Poco después, una marea humana comenzó a descender desde El Alto hacia el centro de La Paz, rodeando a los féretros de los ocho asesinados, que iban atados en el techo de varias camionetas.

   Como casi todos los días, desde que Evo Morales renunció a la Presidencia y denunció un golpe de Estado, decenas de miles de indígenas y campesinos marcharon por las calles zigzagueantes hasta el límite de los cordones policiales y militares que mantienen encerrado el centro histórico de la capital y la sede de gobierno.

   La operación militar y policial del martes pasado fue montada para romper un bloqueo que seguidores de Morales desplegaron frente a la planta de combustibles de Senkata, en momentos en que comenzaban a notarse signos de desabastecimiento de nafta y gas en La Paz.

   Los manifestantes acusaron a los militares de haber disparado en forma indiscriminada contra las personas que sostenían el bloqueo, pese a las desmentidas de los agentes de seguridad y del gobierno de facto.

   El Alto, ciudad vecina de La Paz, es foco de protestas contra el gobierno de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, que las califica de actos de "terrorismo" y asegura que los militares no han disparado ni una sola bala.

   La Defensoría instó a los posibles testigos de la represión a declarar ante el Ministerio Público para colaborar en la investigación y determinar quiénes dispararon a los ocho muertos, todos hombres de entre 23 y 38 años.

   Antes de partir hacia el centro de La Paz, los restos de las víctimas fatales de la represión del martes fueron velados a la mañana en la iglesia de El Alto, San Francisco de Asís, en una ceremonia dominada por las condenas y denuncias al gobierno de facto de Áñez.

   En esa misma ceremonia, se decidió movilizarse con los féretros hacia La Paz para visibilizar a las víctimas, un reclamo que se repite en las últimas semanas en Bolivia frente al apoyo a Áñez que los principales medios bolivianos han demostrado. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias