Macri lo hizo, Vidal lo sufre...

15/10/2019 | 15:28 |

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

Archivo La Nueva.

Por
Eugenio Paillet

   Para nadie es un secreto en la intimidad de los despachos oficiales que la relación entre María Eugenia Vidal y Marcos Peña está rota. Y con pronóstico más que reservado respecto de su evolución en el futuro, en especial si como todo parece apuntar lo que viene después del 10 de diciembre los encontrará a ambos en el campo de la oposición.

   Tampoco se deja de reconocer en esos escritorios donde se habla en voz baja que la relación de la gobernadora de Buenos Aires con Mauricio Macri es ahora sólo formal. Más allá de las declaraciones públicas de circunstancias y de una obviedad que no merece mayores comentarios. "No rompieron, ni nunca van a romper", sostienen los confidentes para clasificar el estado actual de las cosas, y hasta de los afectos, entre María Eugenia y Mauricio Macri. Pero ya nada es lo mismo.

   Menos novedad constituye a estas alturas identificar aquella ruptura sin retorno entre Vidal y Peña, y el trato lejano que ahora se dispensan la joven dirigente y el presidente, con el momento en el que Macri y Peña le negaron a Vidal la posibilidad de adelantar las elecciones en la provincia, única vía que ella veía entonces, y lo ocurrido en las PASO parecieran darle la razón, para retener la gobernación y no ser arrastrada por el tsunami que se llevó puesto a todo Cambiemos ya desde antes de la hecatombe de las primarias.

   Viene al caso repetir la frase con la que Macri y Peña dieron por cerrado aquel debate de una tarde del mes de junio de 2019 en el principal despacho de la Casa Rosada. "Aquí nos salvamos todos, o nos hundimos todos". Quedará la duda que nadie se anima a zanjar respecto de si el autor de ese estiletazo fue el presidente, o su por entonces poderoso jefe de Gabinete. Pero la frase fue dicha y constituyó el principio del deterioro de una relación que ya no volvería a ser la misma con los tantos sobre la mesa.

   La última "ofrenda" de Macri a Vidal, según gruesas quejas que se escucharon el lunes en el equipo de campaña de la gobernadora que conduce su jefe de Gabinete y principal consejero, Federico Salvai, fue la pifia de Macri durante el debate del domingo en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe. Si fue un acto fallido o directamente un sincericidio, tal vez nadie lo va a aclarar. Y a estas aturas tampoco haría falta.

   Macri, que es el dato en cuestión que puso furiosos a los vidalistas, dio por hecho que Axel Kicillof será el próximo gobernador de la provincia cuando lo acusó en modo chicana de que seguramente va a implantar una "narcocapacitación en las escuelas", por haber dicho en su momento que un cura villero le había contado que las familias que pierden el empleo se dedican a vender drogas.

   "Muy flaco favor le hizo Mauricio a María Eugenia, dando por sentado de antemano que ella ya perdió la elección", se quejó un dirigente que acompaña a la gobernadora en sus actos y caminatas por la provincia.

   En la Casa Rosada no son ajenos a esos chisporroteos, aunque buscan bajarle el tono para no agigantar la escena. "Algunos muchachos exageran la plana, Mauricio lo dijo en un contexto de debate en el que a veces la inmediatez de los tiempos te puede jugar una mala pasada, nunca quiso decir que la elección está perdida".

   Unos y otros, vidalistas y macristas, leen de todos modos las encuestas que aterrizan a diario en sus despachos que reafirman la idea de que el 27 de octubre Kicillof ganaría la elección por cifras todavía más amplias que las que obtuvo en las PASO.

   También es cierto, aunque nunca lo reconocerán en público, que la propia Vidal presiente su futuro. Ya trabaja con la cabeza puesta en ser líder de la oposición en la Legislatura provincial a partir del 10 de diciembre, y hasta se insiste que madura en su cabeza la idea de ser candidata a diputada nacional por la provincia en las elecciones de medio tiempo de 2021.

    Para los que en La Plata se rasgan las vestiduras, en la Casa Rosada les recuerdan que la propia Vidal ya avisó que en diciembre abandonará el chalet que ocupa en la Base Aérea de Morón, y que se mudará junto a sus hijos a la casa de su madre.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias