En el venidero estival 2019/20

“Poder correr con semejante auto y equipo incentiva a cualquier piloto”

13/10/2019 | 06:30 |

De la mano de Fernando Rodríguez y Martín Saldamando, Cristian Nápoli pretende recuperar viejos laureles en el Midget. El Negro compartirá equipo con el campeón, Fernando Caputo.

Fotos: Emmanuel Briane y Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

   En los papeles, el nacimiento de la sociedad Cristian Nápoli-FR-Martín Saldamando representa un enorme atractivo e interrogante a la vez, de cara al venidero Campeonato Estival de Midget 2019/2020.

   No descubrimos nada al hablar de las cualidades conductivas del Negro (54), hijo del recordado Vicente "Cacho" Nápoli, uno de esos pilotos que, por temperamento, velocidad y personalidad, divide en dos bandos a la afición popular.

   Ante la carencia de medios y herramientas de los últimos años, intervalo de inactividad mediante (producto de la lejanía de los primeros puestos), Nápoli pateó el tablero y cerró “contrato” con la vigente estructura campeona de la especialidad.

   “Es muy probable que sea el proyecto y el desafío deportivo más importante desde que compito en Midget. Será la primera vez que voy a correr con un auto ya probado y similar al campeón. Nunca tuve la chance de manejar algo tan bueno”, reconoció Nápoli, ganador de la primera fecha de la Clase B del último Invernal.

   Ahora bien, las preguntas que nos surgen son: ¿tendrá Cristian la capacidad de exprimir el potente combo que Fernando Rodríguez y Pochocho le ofrecerán en pista?, ¿podrá recuperar el protagonismo perdido y volver al lugar que le corresponde?

   “Mi objetivo sería entrar en el playoff y bajar la mayor cantidad de números que pueda. Obviamente trataré de estar entre los diez, y eso dependerá de un 33%, o quizás más, de lo que yo haga arriba del auto. Soy consciente que la categoría evolucionó mucho en los últimos 5 años, y tal vez no esté a la altura de la punta. Creería que me voy a poner rápidamente a tiro, pero tengo que reconocer que hay pilotos más rápidos que yo”, reconoció.

   —¿Es la primera vez que delegás todo en otras personas?, ¿Cuánto lo necesitabas?

   —Sí, será la primera vez que correré con atención íntegra de dos personas. Siempre me gustó trabajar y estar en todos los detalles, pero esta vez era algo muy necesario, porque estoy muy cansado y sin la gente necesaria como lo tenía en su momento.

   "Tampoco está papá, que era una pieza importante en el equipo, y además nunca tuve un mecánico que esté firme y con chances de ganar en todas las carreras. Además de Fernando, Martín (Saldamando) me dijo que también estará siempre acompañando, y eso me da un poco más de tranquilidad ante cualquier cosa. Si bien no he tenido nunca problemas de motor y de cosas que no funcionen, con la presencia de los dos en pista, el funcionamiento del auto será otra cosa", admitió el Negro.

   —¿Qué pasó la última temporada, que te bajaste prematuramente?

   —Hice un par de carreras, pero, por el mucho trabajo que tengo en el verano en Monte Hermoso, competí hasta donde pude y así fue. En los últimos años que había corrido me había pasado algo igual. Además, el hecho de no ganar una carrera pronto, o de no estar peleando adelante, ayudaba a que baje los brazos enseguida. Si uno gana y es competitivo, te incentiva a hacer el sacrificio de ir y venir constantemente, y de trabajar como sería necesario. Pero, ante ese panorama, y sin la gente idónea para la atención del auto, no era lo mismo en relación a los demás competidores.

Dupla temeraria

   El integrar la estructura de Fernando Rodríguez, campeona en tres oportunidades, implica que Cristian Nápoli comparta garage con el flamante campeón, Fernando Caputo.

   "Obviamente me voy a tener que poner bien rápido y esforzarme para estar a la altura del Feti. El año pasado manejó muy bien y eso me inyecta una dosis extra de entusiasmo para tratar de ir para adelante. Es un lindo desafío medirme de igual a igual con el campeón. Supongo que nos vamos a batir en la pista como con cualquier otro; a mí me gusta el desafío y creo que a él también. Feti es un tipo que va a fondo y a lo que le dé el auto. Cuando nos encontremos seguramente hagamos lindas carreras", se esperanzó.

   "Lo bueno, también, es que entre los dos vamos a sacar un montón de parámetros para el equipo, lo cual ayudará a encontrar la puesta a punto ideal de los autos en una noche. Tengo muchas ganas de que empiece todo. Poder correr con semejante auto y equipo incentiva a cualquier piloto. Si bien la primera pista será distinta e indescifrable, ahí entrará en juego la sapiencia de Fernando (Rodríguez) para encontrarle la vuelta", agregó.

Las vueltas de la vida

   Curiosamente, una de las patas elementales del proyecto será Martín Saldamando, encargado de proveer la potencia a la unidad que conducirá Nápoli en el incipiente certamen veraniego.

   Hasta hace no menos de 8 años, ambos protagonizaron una de las rivalidades más ásperas y polémicas de los últimos tiempos del Midget moderno.

   Las vueltas de la vida, hoy ambos están con la misma camiseta puesta...

   "Nuestros cruces fueron los que tuvimos en pista y nada más. Las veces que nos vimos fuera, siempre nos saludamos sin problemas, aunque nunca tuvimos una charla de absolutamente nada", dejó en claro Nápoli.

   "A Martín (Saldamando)lo vi muy entusiasmado. Me dijo que el hecho que yo corra su motor, es un gran desafío para él. Me llamó la atención el orden que tiene en el taller, la cantidad de impulsores que atiende y la forma en que trabaja. Ojalá que esto pueda ser el puntapié para el comienzo de algo bueno. Estoy muy entusiasmado", cerró.

En buena hora por este inminente resurgimiento competitivo de Cristian Nápoli, hombre muy necesario para el devenir del espectáculo midgístico.

"Se armó un muy buen grupo”

   Podría decirse que, en el Estival venidero, la marca FR experimentará una suerte de "remake" de lo ocurrido en el certamen 2011/12.

   En aquella oportunidad, Fernando Rodríguez consolidó un equipo con Diego Andrade a la cabeza, y con Sebastián Burgos (campeón de aquel torneo), Matías Yungblut y Gonzalo Prozorivich tripulando los demás vehículos del taller.

   "La idea fue más o menos armar lo mismo que aquella vez. Tener nuestros autos, en este caso con la atención en los motores en Martín (Saldamando) y elegir a los pilotos, como lo habíamos hecho en su momento con Diego (Andrade)", reconoció FR.

   "Cristian puede aportar mucha experiencia al grupo. Es un tipo que se da cuenta enseguida lo que hace el auto. Eso fue lo que me llamó a tener dos pilotos de renombre en el taller. El último Estival nos pasaba que, al tener un solo auto, era muy difícil encontrar la puesta a punto ideal en el mismo comienzo de la noche. Ahora, teniendo más de dos, habrá más parámetros para leer el piso", cerró.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias