Desocupación: cómo golpeó el drama a Tres Arroyos en 2018

Crisis económica

Desocupación: cómo golpeó el drama a Tres Arroyos en 2018

7/1/2019 | 13:59 |

En pocos meses se cerraron varias fábricas y 400 familias quedaron en la calle. Los pedidos al área de Desarrollo Social se vieron incrementados de abril en adelante.

Fotos: Agencia Tres Arroyos

   La desocupación constituyó un drama inocultable que golpeó duro a esta ciudad en 2018.

   Desacostumbrada como pocas a vivir situaciones difíciles de carácter social, básicamente a raíz de su próspera matriz productiva, el año que se fue dejó como saldo que más de 400 trabajadores perdieran su fuente laboral en pocos meses, e incluso una disminución en la cantidad del denominado empleo informal.

   El primer golpe fue el más fue el más sentido por la sociedad: el cierre de Supermercados Planeta, una empresa 100% local, bajó sus céntricas persianas y le dijo adiós a los primeros 40 empleados de la ciudad. Las luchas para cobrar sus haberes atrasados y sus respectivas negociaciones, mantuvieron en vilo a todo el pueblo. Sin embargo, no fue lo peor.

   Entre agosto y septiembre, la firma Cereales 3 Arroyos empezó con los incumplimientos salariales y, en octubre, ya había 150 trabajadores sin empleo que, si bien no están despedidos oficialmente, la situación en la que quedaron con la firma en quiebra, significó otro puñetazo para la ciudad. Casi en forma simultánea, Intesar suspendió su obra y dejó a otras 150 personas en la calle. A esta altura, el castigo ya era grave.


Rollos de cable abandonados en el predio donde funcionaba Intesar.

 

   “En una ciudad con la población de las características de Tres Arroyos, que en menos de un mes queden 400 familias en la calle, habla por si sola de cómo está la actualidad en esta materia”, expresó al respecto Carlos Blando, delegado de la regional Tres Arroyos de la UOCRA.

   “Tengo un 40% de compañeros que se han quedado sin trabajo. Algunos consiguieron changas, sin relación de dependencia, sin nada especial; sin nada. Por lo menos pueden llevar la olla a su casa”, agregó.
 

Cierra un supermercado, pero sus empleados no perderán el trabajo

 

   Según explicó, la bolsa de trabajo del gremio de la construcción bajó un 40% en los últimos dos años en Tres Arroyos.

   “Si antes veías que algún vecino estaba arreglando la vereda, acomodando el frente de su casa, significaba algo. Ahora ni siquiera eso”, indicó.
 

Efecto recesivo


   Por su parte, el secretario de Desarrollo Social de la municipalidad de Tres Arroyos, el licenciado Marcelo León, se refirió a la manera en que el drama impactó en su área.

   “Desde abril se notó más la dificultad de la gente para llegar a cumplir con sus compromisos. A esto se sumaron las noticias de vecinos que perdieron su fuente laboral”, señaló.

   Esta última razón fue la que más se empezó a escuchar a partir del cuarto mes del año pasado a la hora de solicitar ayuda al Estado.

   “Lo que más sentimos es que dejó de haber son empleos de carácter informal. Cada vez hay más gente que deja de hacer arreglos en su casa y eso le quita trabajo a las personas que recibimos en la secretaría de Desarrollo Social”, dijo, y subrayó que en sus oficinas se atiende un promedio de 180 consultas diarias.


Los exempleados de Cereales 3 Arroyos esperan novedades en la carpa.

 

   “Esto empezó en abril, se agravó en invierno y sigue igual por estos días. El gobierno adelantó que la recesión duraría cinco meses más así que, por lo menos en ese tiempo, no esperamos cambios”, vaticinó.

   Por estos días, la falta de trabajo impacta de diferentes maneras en los compromisos de los tresarroyenses.

   “Los principales problemas que escuchamos son la imposibilidad de afrontar los gastos de servicios públicos o alquileres. Pensar en conseguir un trabajo formal, es casi imposible por estos días”, añadió.

   Por esto, la comuna creó un comité de crisis encabezado por el Ejecutivo, con el objetivo de evacuar las dudas y necesidades que plantea la sociedad.
 

En pie de guerra


   La postal del contraste entre el Tres Arroyos próspero y la ciudad castigada por la desocupación está en el acceso al Parque Industrial.

   El acceso al “ejemplo productivo de la Provincia” -como se lo reconoció en distintas oportunidades en diferentes ámbitos durante la última década-, ahora es el escenario del reclamo de los trabajadores de Cereales 3 Arroyos. Allí fue instalada una carpa, neumáticos y carteles que les recuerdan a todos la triste noticia. Mientras tanto, los exempleados se turnan para hacer tareas concientizadores con los automovilistas, mientras sus otros compañeros se alternan en la planta apagada, para organizar con fines de venta la mercadería que todavía no fue embargada y poder cobrar algo de los tres meses que se les deben.

   La empresa -que concursó hace pocos meses- todavía no formalizó el fin de la relación laboral de 150 trabajadores, de los cuales 80 siguen en pie de guerra.


Juan Alberto Cifuentes (izq.) y Marcelo Cuello.

 

   “La esperanza que hay es muy chiquita. Pero en concreto no hay nada”, dijo el delegado gastronómico Marcelo Cuello, quien junto a Juan Alberto Cifuentes, encabezan la lucha de esta castigada parte de la sociedad.

   En ese sentido, las alternativas para salir adelante consisten en la comercialización de los productos que estaban stockeados en distintos puntos de la ciudad.

   “Hay algunos trabajadores que ya tienen su otra entrada y no están viniendo (a la planta). Entre los que estamos, tratamos de vender, de producir algo. Pero lo que más esperamos es que esto vuelva a funcionar”, anheló Cifuentes. (Agencia Tres Arroyos)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias