Peligra el dictado de la carrera de Medicina en la región

Universidad Nacional del Sur

Peligra el dictado de la carrera de Medicina en la región

7/5/2018 | 06:30 |

Si en Pigüé no mejoran algunas condiciones vinculadas al manejo de los alumnos, la carrera podría cerrarse. Coronel Suárez aparece como posible sede de cara a 2019.

Peligra el dictado de la carrera de Medicina en la región

Fotos: Sebastián Cortés - La Nueva. y Prensa UPSO

Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com.ar

   El dictado de Medicina en la zona fue anunciado con bombos y platillos hace casi dos años. En un hecho inédito hasta ese momento, la Universidad Nacional del Sur habilitó un cupo para 16 estudiantes que cursarían fuera de Bahía Blanca, en principio en la sede de la Universidad Provincial del Sudoeste en Pigüé, con la posibilidad de incorporar a Coronel Suárez en un futuro no muy lejano.
   La idea era simple en teoría: con -en principio- tres comisiones anuales de 16 estudiantes cada una, en la próxima década se sumarían casi 50 nuevos médicos a las poblaciones de la región, permitiendo dar respuesta así al grave problema que representa la falta de profesionales en las localidades pequeñas. Al contar con el apoyo económico de cada municipio de donde proviniera, cada una de estas personas asumía el compromiso tácito de volver a su población.
   Hoy por hoy, el presente dista bastante de ser el esperado, a pesar de los buenos resultados académicos de los alumnos que cursan en la zona. De hecho, la UNS se está planteando muy seriamente no abrir el dictado de Medicina el año próximo en Pigüé para mudarse a la sede suarense de la UPSO o bien directamente para cerrar la cursada.
   “No sabemos si se va a abrir el dictado de Medicina en la zona en 2019; eso dependerá de la mejora de las condiciones en Pigüé o lo que pueda hacerse en Coronel Suárez -señaló a La Nueva. el decano del departamento de Ciencias de la Salud de la UNS, Pedro Silberman-. Todo dependerá de que los gobiernos locales asuman el compromiso de llevar el proyecto adelante con la predisposición de solucionar los problemas que se presenten”.

   Para la universidad, la comuna de Saavedra no cumplió con algunas cuestiones fundamentales del acuerdo, vinculadas al acceso a la cursada a algunos trabajadores municipales, el gestionar ante determinados comercios o instituciones para que hagan lo mismo con sus empleados, o bien facilitar una fotocopiadora para los estudiantes, entre otras cuestiones.
   “Eso también es parte del proyecto: el poder solucionar ciertas cosas que vayan surgiendo. Esta no es una carrera que se puede manejar distraídamente, sino que requiere un compromiso y una responsabilidad institucional muy fuerte. Al principio era 'sí' a todo, pero después cambió”, manifestó.
   Según Silberman, no se trata de un problema monetario, sino de solucionar los problemas emergentes diarios. En pocas palabras, “tenemos que apuntar a la gente que está trabajando y tiene familia, para permitirle y darle las condiciones para que puedan estudiar y después se desempeñen en la zona”.
   “Como universidad no podemos arriesgar una milésima de la responsabilidad en la formación; si tenemos alguna duda, por más que sea menor, va todo para atrás. No nos vamos a arriesgar a que salga un médico que no esté bien formado”, aseguró.

   Por ello, desde Coronel Suárez se comenzó a hablar con la UNS sobre la posibilidad de mudar la carrera: la tercera comisión de primer año se podría abrir allí, aunque todavía no se sabe qué pasaría con las dos que ya están funcionando en la cabecera de Saavedra.
   “Si Pigüé no mejora las condiciones, podría haber dificultades para continuar; y si en los próximos dos meses arreglásemos con Coronel Suárez determinadas condiciones –aunque esta vez firmaríamos un acuerdo, teniendo en cuenta la experiencia-, el tercer año lo podríamos iniciar allí”, resumió.
   De cualquier modo, descartó que el programa pueda darse de baja y las dos comisiones que ya están estudiando deban seguir la cursada en Bahía Blanca.
   “Los que comenzaron a estudiar Medicina en la zona, la van a terminar en la zona”, concluyó.

En la UNS tenemos que tener asegurado todo para garantizar la máxima calidad educativa. Ante cualquier cosa que fallase, suspenderíamos”
Pedro Silberman

Camino inverso y falta de difusión

   Silberman señaló que de la primera comisión de 16 estudiantes, 12 permanecen estudiando al día de hoy; y que la mitad de los alumnos de los que empezaron este año son de Bahía Blanca. Sin embargo, aclaró que esto último obedece más a que la cantidad de inscriptos 2018 ni siquiera alcanzó el número de cupos disponibles.
   “Faltó difusión: hay gente de la región que no sabe que se está dictando Medicina en Pigüé. Creo que no llegó la información a quienes debería llegar. 
   “Esto también se puede interpretar sabiendo que hay gente que se quiere venir a Bahía de cualquier manera, otros que trabajan y creen que no podrán hacerla, y otros que no se enteraron –y eso lo sé fehacientemente-. Aunque con lo que está pasando, aquellos que pensaban que con trabajo no podrían estudiar, lamentablemente tendrían razón”, dijo.
   Para el decano del departamento de Ciencias de la Salud, el hecho que haya varios estudiantes de Bahía Blanca estudiando Medicina en Pigüé no es un problema.
   “Se está dando el camino inverso: los pibes no se van de los pueblos, sino que van hacia ellos. Tal vez no se cumpla la idea del compromiso de formarse y quedarse a trabajar allí, pero también existe la posibilidad de que terminen haciéndolo por cuestiones propias de la vida”, sostuvo.

Mirá también:

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias