Mara tiene un hijo con discapacidad y se subió a una silla de ruedas para sentir como él

Circuito inclusivo

Mara tiene un hijo con discapacidad y se subió a una silla de ruedas para sentir como él

4/12/2018 | 07:00 |

Mara tiene un hijo con discapacidad y se subió a una silla de ruedas para sentir como él

Por Sol Azcárate / sazcarate@lanueva.com

      Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

 

   Mara Recondo tiene un hijo de 17 años que anda en silla de ruedas y siempre quiso sentir como él.

   Ayer, en el Día Internacional de la Discapacidad, decidió ponerse en su lugar.

   En pleno circuito inclusivo, se subió a una silla de ruedas y recorrió la Plaza Rivadavia. Incluso se animó a andar por la calle e intentó subir por una rampa, aunque no pudo.

   Mara cuenta que su hijo Francisco le despertó a su familia la necesidad de ayudar al otro. Por eso, creó la fundación DISER (Discapacidad y Servicio), donde se brinda asistencia a las personas con discapacidad en forma integral.

   —Les brindamos todo tipo de asesoramiento. Desde conseguirles un elemento ortopédico a brindarles ayuda social articulando con el Municipio: pensiones, obras sociales. También hicimos campañas con personas que no tienen discapacidad, pero están en situación de vulnerabilidad social.

   El Observatorio de los Derechos de las Personas con Discapacidad que funciona en el Concejo decidió aprovechar la Semana de la Discapacidad para visibilizar la problemática e invitar a la reflexión. 

   —El lema de la semana es 'Tu lugar puede ser mi lugar'. ¿Por qué yo no puedo estar en una silla de ruedas el día de mañana o tener que usar un bastón blanco? Entonces si no te sentás en una silla de ruedas o no te tapás los ojos, realmente no sentís por un ratito aunque sea lo que viven las personas con discapacidad.

   Mara cuenta que su experiencia fue muy fuerte y asegura que "es imposible" transitar por la vía pública. 

   —Sentí lo que siente mi hijo y no me lo puede decir. Si bien lo vivo, porque yo lo empujo, no es lo mismo estar sentada en una silla y ver que no podés salir, no podés circular. Venimos trabajando mucho en accesibilidad, pero hay que trabajar muchísimo más. [...] Francisco [su hijo] necesita de mí o de la familia para trasladarse, pero hay gente que puede hacerlo y hoy en día no sé cómo hacen, sinceramente admiro cómo pueden salir y circular en la vía pública.

   Para Mara, si no tenés un lugar accesible, no existe la inclusión. Y no solo se refiere a las rampas, sino también a las cocheras sin señalización lumínica ni sonora para las personas ciegas o sordas. 

   —Algo que me quedó de este circuito es que uno está sentado abajo y mira hacia arriba y me la pasé esquivando personas, en vez de ser al revés, y notaba que las personas no miraban a la persona que está en silla de ruedas. Tenemos que empezar a mirar al otro, esté o no en silla.

   Antes del circuito inclusivo, Mara participó en el Concejo Deliberante de la apertura de la Semana de la Discapacidad.

   —Venimos trabajando muy bien, los concejales están comprometidos con la temática. Al Ejecutivo a veces hay que insistir mucho, pero responden. Se necesita decisión política concreta y sostenida, políticas públicas y más compromiso. Destaco el trabajo del Observatorio que es totalmente constructivo.

   Ayer participaron 3 concejales del circuito inclusivo: Maximiliano Núnez, Betiana Gerardi y Romina Pires del PJ-Cumplir. Los funcionarios no asistieron.

   —Me hubiera gustado que se sumaran, la sensación que yo sentí quizás la hubiesen sentido y tal vez tuvieran más compromiso para el año que viene.

 

Mirá también: Nahuel, el chico que no ve y guió a un chofer de colectivo

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias