Portal lleno de piedras

1/7/2017 | 20:09 | Paisajes particulares, gastronomía y muchos atractivos más nos permiten una placentera estadía en Piedra del Aguila.

Por
David Roldán

Quienes van en busca de San Carlos de Bariloche, por ejemplo, están obligados a tomar la ruta 237 en dirección hacia el sur.

Tras haber dejado atrás el magnífico lago formado tras la represa de El Chocón y la propia Picún Leufú, el camino comienza a cortar un paisaje caracterizado por la estepa patagónica.

Algunas ondulaciones, a uno y otro lado, y una vegetación achaparrada, se defienden del castigo a que los somete el por momentos fuerte viento patagónico que, por aquí, es amo y señor.

Pero a poco más de 200 kilómetros de Neuquén nos hallamos con un lugar muy particular que, obviamente, nos sorprende: Piedra del Águila.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Un poblado que se formó hace más de 100 años, como paso posterior a los fortines y almacenes de ramos generales.

Por supuesto que lo que más llama la atención son las formaciones rocosas inigualables que cobijan a los habitantes.

Pero, también y detrás de estas, atraen el río Limay y las aguas del embalse que son un imán para pescadores de truchas y salomones de todo el país.

Convertida en un verdadero portal de los lagos patagónicos, Piedra del Aguila ya ha dejado de ser un "lugar de paso".

Miles de turistas optan por quedarse uno o más días para disfrutar de los testimonios históricos, de la tranquilidad, de la gastronomìa y de la cordialidad que ofrecen los habitantes del lugar.

Piedra del Aguila, camino a la profunda Patagonia nos llama. Vayamos hacia ella...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias