El día de la consagración

El “Patito” Esteban Mancini, el piloto de Médanos que no se durmió y fue campeón

13/3/2016 | 07:00 | Se levantó de la siesta a menos de 4 horas para la definición. La previa, un sueño.

Fotos: Facundo Morales, Emmanuel Briane y Pablo Presti-La Nueva.

 Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com y Pablo Goicochea / pgoicochea@lanueva.com   

   Son las 17:09. Última conexión de WhatsApp, 15:40. Esteban Mancini duerme.

   Faltan menos de 4 horas para la gran final del Estival de midget y el "Patito" no abandona su costumbre. Ni el ladrido de los perros ni las risas de los niños que buscan hacer "partido para todos mis compas" le impiden al piloto estar en su cama. El sueño de ser campeón puede más.

El fondo de WhatsApp del piloto

   17:30 se llama a Mancini por teléfono. "Hoy tengo ganas de ti…", suena el tono de espera del otro lado y después de unos segundos atiende.

   —Me acabo de despertar, ya voy.

   Abre la puerta y sale con su perra Morena, que también es dormilona: comparte cama con Esteban y su mujer Daiana.

   Una vez adentro, el piloto confiesa: "Mucho no pude dormir, me puse a mirar una película para distraerme".

   Es que está a un paso de coronarse campeón: si bien es líder, hay 5 pilotos con posibilidades.

¿Dónde queda?

   Encontrar una dirección en Médanos, localidad situada a 47 kilómetros de Bahía, no es tarea fácil. Todos se conocen por nombres, de calles poco y nada.

   El destino era Juan José Paso 327, la casa de Esteban.

   Las 2 primeras personas dijeron que quedaba a la derecha de la entrada a la localidad. No había nada.

   Un par de vueltas más y aparecerá Paso, pensamos. Pero no.

   Bueno, la tercera es la vencida. Se ven dos hombres apoyados en una camioneta.

   —Buenas tardes. ¿Saben dónde está la calle Juan José Paso? Vamos a la casa de Mancini.

   —Sí, doblen en la esquina. Hagan 4 cuadras y vuelvan a doblar a la derecha. Esa calle los lleva derecho.

   No sabemos si lo conocían a Mancini, pero las indicaciones dieron sus frutos.

11 de marzo, día clave

   No es un viernes más para el "Patito". Se levanta 7:10, va al taller y se entretiene con su trabajo. 

   A las 13:30 vuelve a su casa y almuerza unas chuletas de vaca con fideos. Come liviano, como todos los días de carrera.

   Intenta conciliar el sueño. Después de unas horas se levanta. La definición está cerca.

   No se muestra nervioso. Habla pausado y juega con su perra. Nada parece apurarlo.

    Por cábala, luce una barba crecida, una remera blanca con su nombre y una gorra negra.

   Son las 18. Apaga el televisor, se sube al auto con su novia y se va al taller. Recorre unas 10 cuadras. Llega y saluda a los mecánicos.

   Esteban atraviesa el taller y llega a la casa de sus papás. Les da un beso. No están solos: sus hermanos y sobrinos ayudan a preparar la comida y el colorido de las tribunas: banderas, papelitos y globos.

   Antes de las 19, los Mancini salen para Bahía en sus camionetas. En la del "Patito" hay 2 cartulinas amarillas pegadas en los vidrios laterales. "Ya sos el Nº 1", se lee en uno. "Sos nuestro campeón. Los chicos de la escuela Nº 55", lleva escrito el otro.

   Esteban se despide, acelera y se aleja por una calle de tierra. Destino: pista Héctor Evaristo Plano.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   ¿Y la caravana? Con unos minutos de diferencia, parten sus familiares y "los fanáticos de la tribuna amarilla", que ocupan cada viernes de midget el sector 1 y 2 de Aldea Romana.

Como papá

   Esteban es el tercero de 6 hermanos: Martín y Mariana son mayores que él; Sebastián, Federico y Agustín son los más chicos.

   Heredó la pasión de su papá Néstor, también midgista y campeón en dos oportunidades. Tiene 28 años y corre desde los 21. Su hermano Martín también lo hizo unos meses y a Mariana le hubiese gustado, aunque nunca lo concretó. Todos, de una manera u otra, están vinculados con el rugir de los motores.

   —Correr con mi papá es algo que siempre quise. Espero que siga por lo menos un año más —dice el "Patito".

   Néstor es importante para él: lo ayuda con la parte mecánica y es su máximo consejero, dentro y fuera de la pista.

   —Tenés que correr la carrera como cualquier otra. Si las cosas no se dan es porque la suerte estaba de otro lado —fueron las palabras de padre a hijo a horas de la definición.

Las mujeres de Esteban

   Andrea es la mamá. A minutos de partir a Bahía se pone a buscar el buzo amarillo. Después de unos minutos, lo encuentra. Menos mal, es su cábala.

   Hicieron el buzo hace dos años. Lo tiene toda la hinchada de los Mancini.

   —¿Por qué pintaron los autos de ese color?

   —Cuando Néstor empezó a correr eligió el amarillo y nunca más lo cambió. Al principio le decían "Tractor Amarillo" y después "Pato", por eso, Esteban es el "Patito".

   Daiana es la señora y palpita la final con gran nerviosismo, pero disimula.

   —Le dije a Esteban que no tiene que demostrar nada, que vaya a disfrutarlo —cuenta.

   Tiene 25 años, conoció el midget gracias a él y asegura que le sorprendió ”la pasión de la gente y el aliento de cada tribuna a su piloto”.

   Mariela es la sobrina y ahijada. Faltan 3 horas y no para de cortar papelitos para recibir a su tío en la pista. Llena dos bolsas y se siente orgullosa. Como su abuela, lleva puesta la remera del "Patito".

   "Luchi" es la tía. Dicen que fuma bastante y por eso tuvo problemas de salud. Pero prometió dejar el cigarrillo si su sobrino se queda con el Nº 1. ¡A cumplir!

¡Felicitaciones, papá!

   Esteban y Daiana serán padres por primera vez. Es el cuarto mes de embarazo, pero todavía no saben el sexo del bebé.

   Ella se muestra orgullosa al hablar de su hombre. Cuenta que es tranquilo, bueno y que se entienden con las miradas.

   —Teníamos planeado buscar uno, llegó y es una emoción muy linda. Estamos embobados —dice Daiana, que lo acompaña al "Patito" desde hace casi 10 años.

   No es para menos, la noticia llega en un momento muy especial.

   Aún no definieron nombres, están esperando confirmar el sexo. Por ahora, es el "Porotito", hincha Nº 1 de su papá: "¡Felicitaciones al Patito campeón! Dai, Esteban, Porotito", se lee en el portón de su casa. 

   Comienzan las series de clasificación en Aldea Romana. Esteban cumple y gana la novena. Pasan los repechajes y llegan las semifinales. Esta vez queda atrás de Fernando Caputo, piloto que también corre por el título.

   El "Patito" sigue arriba en el playoff, pero sus perseguidores achican diferencias. Todo se define en la final.

   El de Médanos no se duerme. Acelera a fondo y llega segundo, aunque oficialmente es el Nº1. ¿Por qué?. Recargan a Caputo por tirar conos y pierde el primer lugar.

   No hay tiempo para más. Esteban hizo lo que tenía que hacer y es el nuevo campeón de midget. Levanta los brazos con la copa y mirá para arriba.

   Su sueño se hizo realidad: "Porotito" llegará con un título bajo el brazo.

Más notas

* El piloto de Médanos abrazó a su padre Néstor, celebró y ya está preparado para lucir el Nº 1.

* Midget: Esteban Mancini ganó la última fecha y se consagró campeón del Estival. 

* Un largo peregrinaje rumbo al título.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias