Informe especial

#SaludMental: en un año, el Hospital Municipal recibió 15.000 consultas por adicciones

18/10/2016 | 07:00 | Fue en 2015. La problemática "crece entre un 25 y un 30 %" al año, dice Kern.

Fotos: Archivo La Nueva. Gráficos: Mauro Decker Díaz-La Nueva.

Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com
Matías Mugione / mmugione@lanueva.com
Maximiliano Buss / mbuss@lanueva.com

   “Vos sacás un paciente psiquiátrico y recuperás un carpintero, un plomero y eso es lo que tiene que pasar. La gente vuelve a vivir”.

   La frase pertenece a Hugo Kern, jefe de la Unidad de Salud Mental y Adicciones del Hospital Municipal, y explica la importancia de la reinserción para una persona con padecimiento mental.

   Kern cita a la Organización Mundial de la Salud y dice que “el 25 % de la población va a necesitar en algún momento apoyo en salud mental con intervenciones complejas e internaciones”.

   En el Hospital Municipal se trabaja mucho con las adicciones ya que —dice Kern— prácticamente no hay problema de salud mental que no esté relacionado con ellas y las consultas por consumo crecen “entre un 25 y un 30 %” cada año.

   En 2015 el sistema de salud municipal atendió a más de 15.000 personas adictas —casi el 5 % de la población total en Bahía—: 3.200 pasaron por el Programa de Adicciones y alrededor de 12.000 por las unidades sanitarias.

   —¿A quiénes atienden?

   —Nosotros le apostamos al joven porque si recibe un tratamiento en el momento justo, estás evitando un enfermo crónico, un padre ausente, una madre neurótica.

   —¿Y cómo cubren semejante demanda?

   —La mayoría de las atenciones se hace en el primer nivel de atención, por eso el 70 % del personal trabaja en unidades sanitarias y centros de prevención. El resto está en el hospital.

   En el Municipal se trabajan tres aspectos muy importantes de la Ley Nacional de Salud Mental: internaciones breves —entre 7 y 15 días—, trabajo interdisciplinario y reinserción social. Desmenucemos.

Internaciones breves

   Se aplican únicamente como último recurso y duran como mucho 15 días. En los casos extremos, el Hospital Municipal deriva al paciente a otro centro de salud para internaciones más prolongadas —como el Penna—.

   —Nuestro porcentaje de internación es muy bajo: cada 100 mandamos a internar a 3 —afirma Kern.

   Por esta razón se trabaja principalmente con los tratamientos ambulatorios, donde alrededor del 35 % de los pacientes alcanzan mejorías: “Lo terapéutico funciona cuando la persona engancha algo de la necesidad de un cambio; una persona que se considera a sí misma una víctima, siempre tiene un justificativo”.

   El porcentaje no es malo si se tiene en cuenta que —como explica Kern— del total de pacientes que consulta al psicólogo en el hospital, solo el 50 % regresa para una segunda sesión.

Trabajo interdisciplinario

   El equipo municipal está conformado por 2 psiquiatras, 8 psicólogos, 3 trabajadores sociales, 2 acompañantes terapéuticos y 4 coordinadores de talleres.

   En general trabajan con grupos de entre 300 y 800 personas, aunque en esta época del año los números se triplican o cuadriplican: “La primavera es la estación de la cosecha, les agarra el apuro de lo que se vinieron aguantando”, cuenta Kern.

   —¿Cuáles son las problemáticas que más les preocupan?

   —Suicidio es un problema gravísimo en Bahía, los consumos abusivos de drogas, la violencia, la intimidación interpares, los accidentes. En los adultos lo más común son las depresiones, las cuestiones afectivas, los trastornos del estado de ánimo.

   —¿Hay muchos suicidios?

   —Bahía tiene un índice de suicidios en jóvenes que supera el del resto de las ciudades. Tiene que ver con pautas culturales.Trabajando con adolescentes, pareciera que los pibes no tuvieran padres.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Reinserción social

   En su viaje a Europa, Kern vio que es posible que la persona con padecimiento mental funcione en sociedad. Pero claro, se necesitan recursos humanos.

   —Estuve en Holanda y Alemania y la proporción de trabajadores para asistir a una persona con enfermedad mental grave es casi de 5 a 1. Es esa la alternativa o el hacinamiento en un lugar —cuenta.

   En Bahía se hace un esfuerzo por poner en práctica la primera. Antes, con el funcionamiento del exneuropsiquiátrico, la reinserción parecía una utopía. Es más, hace más de 20 años “hubo una idea de crear una comunidad terapéutica en una isla para juntarlos a todos y dejarlos ahí”, recuerda Kern

   Y más allá de los recursos humanos, hay otra cosa no menos importante: el compromiso social. Vale también para adicciones.

   Pensemos en esta situación: un chico tiene una serie de problemas y la familia no lo puede contener. Va a la escuela y tampoco recibe contención. Llega al hospital y lo mismo. Fracasa, fracasa y fracasa. ¿Qué queda?. La única institución que termina estando es la cárcel. Y eso es lo que Kern llama el proceso de marginalización.

   —Los pibes no nacen para delincuentes. Es un proceso que se genera. La sociedad, que es la misma que genera, después no quiere saber nada de esto —lamenta Kern.

   —Hablando de delito, ¿es peligrosa una persona con padecimiento mental?

   —Hay que romper con la lógica del miedo. Porque en el nombre del miedo, de que algo grave puede llegar a pasar, se han arrasado derechos. Está la famosa cuestión de que el 'loco' es peligroso en sí mismo y ni que hablar de que el joven es peligroso en sí mismo, eso da a lugar a barbaridades.

   —¿Y cómo actúan las familias?

   —Con respecto a la salud mental no se quiere saber nada y tiene alguna fundamentación: la familia que padeció algún miembro alcohólico, no quiere saber nada con eso, porque tenés que acompañarlo y tarda mucho tiempo en recuperarse. Y a los que les ha tocado tener una persona con padecimiento mental grave, que no entiende, que no lo podés dejar sola, genera cosas que terminan manifestándose como rechazo.

¿Qué dicen desde el Municipio?

   “La Ley de Salud Mental especifica un monto para el presupuesto —10 % del presupuesto de Salud— y tiene un espíritu muy bueno en lo que tiene que ver con la externación de los pacientes. Es de implementación compleja, pero se está trabajando”, asegura el secretario de Salud, Claudio Pastori.

   En dos años y medio —cuenta Pastori— casi se duplicó el personal del Centro Municipal de Salud Mental y Adicciones, se creó la guardia de Salud Mental en el Municipal y se inauguró el Departamento de Salud Mental dentro del ámbito de la secretaría.

   “En este momento estamos trabajando para obtener un lugar en Zelarrayán, se trata de un hogar que la Provincia nos cedería por 10 años. Presentamos un proyecto de financiación a nivel nacional en la dirección de Salud Mental para mejorar el espacio y generar una plaza y un taller con trabajo para las personas del servicio de salud mental. Además, estamos haciendo un relevamiento desde lo epidemiológico sobre adicciones y suicidios en jóvenes”, cierra Pastori.

Hablemos de números

  • 21 % del presupuesto municipal recibe la Secretaría de Salud, lo que representa casi 534.000.000 pesos.
  • $ 730.000 recibe anualmente el Centro Municipal de Salud Mental y Adicciones para dos programas: La Buena Noticia Sos Vos y Prevención del Suicidio. “A lo largo del año y dependiendo de las actividades, se asignan otras cosas”, agrega Pastori, quien proporcionó los datos.
  • $ 60.000 aproximadamente se destinan a ayudas económicas o subsidios para enfermos mentales.
  • $ 500.000 anuales se otorgan al PREA, programa que trabaja en la rehabilitación del paciente y lo aloja en hogares.
  • 45 es el número de psicólogos en el ámbito municipal. Además hay una residencia de psicología comunitaria, con 6 residentes, un jefe y un instructor. “Para un Municipio el monto no es poco”, dijo Pastori.

Leer más:

Daniel y Rubén, de caer a la lona a la pelea diaria por volver a ser.

Tres lugares donde van los pacientes psiquiátricos después de la internación.

Penna: esperan una sala con al menos 30 camas para pacientes psiquiátricos.

Una clínica privada con 3.000 pacientes y sector de máxima seguridad.

Un enfermero y un psiquiatra cuentan cómo se vivía en el neuropsiquiátrico.

* Cuáles son los trastornos más atendidos en Bahía, según 4 profesionales.

* En Defensoría recibieron chicos adictos llorando y pidiendo que los internen.

* Tiene 8 años, sufre al menos un brote psicótico por día y le cuesta atenderse.

* Pacientes y profesionales, contra los prejuicios y la falta de recursos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias