40 Aniversario de la Bolsa de Cereales

La Cámara Arbitral, testigo del crecimiento de la Bolsa de Cereales

16/10/2021 | 05:45 |

Próxima a cumplir 65 años de existencia, vio crecer y desarrollarse a su amparo a esta entidad que hoy celebra sus 4 décadas de funcionamiento.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

   Puede decirse que la Cámara Arbitral de Cereales, Oleaginosos, Frutos y Productos de Bahía Blanca es la hermana mayor de la Bolsa de Cereales de nuestra ciudad.

   Próxima a cumplir 65 años de existencia (en 2022), vio crecer y desarrollarse a su amparo a esta entidad que hoy celebra sus 4 décadas de funcionamiento crucial en un ámbito clave para el desarrollo de la región y el país.

   “Nos complementamos en las funciones. Y todo fluye con mucha armonía. Incluso, hasta compartimos directivos, pero orgánicamente somos independientes”, explicó el médico veterinario Alejandro Castro, quien transita su segundo mandato como presidente.

   Su comisión directiva está integrada por 14 miembros titulares y 14 suplentes, que representan en forma equilibrada a todos los sectores de producción, comercialización e industrialización granaria.

   “Esto es: productores, acopiadores, cooperativas, exportadores, molineros, aceiteros y corredores”, señaló el titular de la entidad.

   La Cámara tiene su sede en Bahía Blanca, donde comparte edificio con la Bolsa, y cuenta con una delegación en la ciudad de Necochea.

   “La entidad cumple tres funciones. La principal, actúa como Tribunal Arbitral, por intermedio de su Comisión Directiva. De ese modo, juzga y resuelve diferendos surgidos entre las partes en contratos de compraventa, depósitos y todo aquel que puedan aparecer en la transacción”, amplió Castro.

   “También establece, a través de una Subcomisión de Semana, nombrada por la Comisión, precios orientativos para el Puerto de Bahía Blanca según las operaciones realizadas en el mercado de granos local. Esta subcomisión también entiende en otras cuestiones como, por ejemplo, descuentos, diferencias de calidad y arbitrajes de mercadería”, añadió.

   “La tercera función es que efectúa análisis de granos, semillas y subproductos según distintas normas nacionales e internacionales. Para ello tenemos nuestros propios laboratorios, equipados con la tecnología necesaria”, explicó Castro.

   Es por eso que la existencia de la Cámara Arbitral, que cuenta con 98 empleados, asegura, dentro de un marco de total transparencia, un análisis serio y realista, evitando las discrepancias eventuales entre las partes.

   “No paramos de trabajar en ningún momento durante la pandemia, ya que brindamos un servicio esencial para el sector agroexportador. Todo lo que sale del país se hace mediante un certificado de calidad que brinda nuestra Cámara con los análisis realizados por nuestros profesionales”, dijo el presidente.

   Precisamente, la bajante del Paraná incrementó la labor en los laboratorios.

   “Todo grano que sale de puerto tiene que tener este certificado. Y, por ende, pasa por aquí, ya que somos un organismo técnico. No hacemos evaluaciones políticas ni de mercado, sino que analizamos la calidad de los cereales que se producen en la región y son para exportación”.

   Aunque Bahía Blanca es una zona triguera por excelencia, Castro señaló que en el último tiempo han avanzado otros cultivos.

   “Creció la cebada forrajera, porque China amplió muchísimo su mercado. También es un boom el maíz de baja densidad”. 

   “2021 no va a ser un gran año en cuanto a rindes, al menos en nuestra zona de influencia. Ha faltado agua y eso se sentirá al momento de cosechar. Llevamos apenas 330 milímetros en lo que va del año, en una zona que suele llover casi el doble”.

   De todos modos, Castro señaló que la calidad de los granos no baja pese a la sequía imperante.

   “Normalmente, cuanta más cantidad de cosecha, menor calidad. La tecnología ayuda muchísimo para que la calidad sea buena, más allá de la cantidad”.

   Curiosamente, en toda la provincia de Buenos Aires, los mejores rindes trigueros se producen muy cerca de nuestra ciudad.

   “Se puede pensar que es en la zona mar y sierras, pero no es así. Coronel Dorrego es el líder, seguido por otros tres de la región sudoeste. Tres Arroyos, en tanto, tiene un gran rinde de cebada cervecera”.

   Debido a factores económicos, Castro percibe que hay mayor rotación de cultivos en el país.

   “Muchos productores han decidido rotar cultivos en el ciclo anual, para sacar dos cosechas en las mismas hectáreas. Y el trigo eso no lo permite, porque no dan los tiempos para realizar una doble cosecha. Pero en esta zona, por el régimen de lluvia que tenemos, no hay muchas más opciones que apuntar al trigo y esperar que el clima acompañe”.

   “Pero sí creció en el último tiempo la alternativa de la cebada forrajera, que se ve favorecida por los fuertes vientos y el calor de noviembre”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias