No se duermen en los laureles

“Nosotros somos nuestros principales críticos, no necesitamos la opinión ajena”

1/3/2020 | 06:30 |

Gustavo Altuna reflexionó tras la euforia que causó la reinauguración del Ezequiel Crisol y la llegada del TN a la ciudad.

Fotos: Jano Rueda y Rodrigo García- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

   Llegó el día después, el momento de bajar revoluciones, tirar las cartas sobre la mesa y reflexionar sobre los hechos consumados.

   Atrás quedó un suceso histórico para el deporte motor de Bahía Blanca y la región, como fue el renacimiento del Autódromo Ezequiel Crisol de Aldea Romana, con el regreso del prestigioso Turismo Nacional de estos tiempos, tras casi 10 años de sequía automovilística.

   Naturalmente, el termómetro en estos casos, amén de aquellas cuestiones a las que solo los artífices tienen alcance, lo representa la opinión popular, más precisamente aquello que denominamos “crítica calificada”.

   Aunque para Gustavo Altuna, uno de los representantes de ACA Consultores, no habrá balance más preciso y genuino que el que pueda brotar del propio seno organizador.

   “Nosotros somos nuestros principales críticos, no necesitamos la opinión ajena para darnos cuenta qué se hizo bien y qué se hizo mal. Fuimos a la perfección, pero hubo falencias que se notaron y fueron visibles. Ya estamos trabajando en eso para corregirlo de cara a lo que viene, que tenemos una agenda bastante activa por delante”, admitió.

   “Nos juntamos con el grupo de trabajo--agregó-- e hicimos un balance de lo que nos dejó esta carrera, tanto de lo bueno como de lo malo, y de lo que hay para mejorar. Luego de eso ya pusimos manos a la obra nuevamente en las cosas que tuvimos falencias, porque esto no te da descanso”.

   Se podrá coincidir o no en los aspectos a mejorar, pero de algo podemos estar 100% seguros: lo ocurrido hace una semana fue una verdadera fiesta automovilística.

   Y eso es algo que las imágenes muestran por sí mismas. Como se esperaba, el público no defraudó...

   "Viendo las imágenes tomadas por el dron, la verdad que se me puso la piel de gallina; la respuesta del público fue hasta tres veces más de lo que pudimos imaginar. Esa postal habla por sí sola, fue algo muy hermoso. Es ahí cuando tomás un poco de consciencia de lo que significó el acontecimiento", subrayó Altuna, quien trabajó codo a codo, y de manera incesante, junto a Adrián Saschrgorodsky, su mano derecha en esta aventura.

   —¿Les cayó la ficha? ¿Pudieron tomar noción de lo hecho y el alcance que tuvo?

   —Por supuesto que en el momento exacto cuesta caer un poco en la realidad de lo que está pasando, porque estando con la responsabilidad de la carrera por delante y todos los trabajos que había que hacer, especialmente la neutralización de la tierra, teníamos mucha presión para que todo saliera bien. Por eso mucho no te podías relajar, ni disfrutarlo plenamente. Fueron cuatro días de tomar decisiones constantemente, desde las 5.30 de la mañana hasta las 12.30 de la noche. Sí se me vinieron un montón de imágenes y cosas a la cabeza.

   "Recién el domingo a la noche nos cayó un poco más la ficha; una vez que pudimos desligarnos un poco de todas las responsabilidades. Fue emocionante el momento del banderazo en la última la final y los fuegos de artificio", destacó.

"Lo hicimos a pulmón"

   Tal como se preveía, con el "diario del lunes" se incrementaron los detractores y las críticas hacia distintos aspectos de la obra recientemente inaugurada.

   Si bien desde el mismo jueves ya era de público conocimiento la problemática "tierra/suciedad" (el viento tampoco ayudó), en la conferencia de prensa post competencias algunos aprovecharon para agudizar sus observaciones.

   —¿Cómo cayeron esas críticas?

   —Ya sabíamos lo que ocurría. Me preguntaron si estaba enojado con (Leonel) Pernía. ¿Cómo me voy a enojar con él? Todos veíamos que volaba tierra. Una persona que va a más de 200 y pico de kilómetros arriba de un auto de carreras y no tiene visión, ni hablar que tiene derecho a hablar de esa falencia.

   "Distinto hubiese sido que nos digan que el paredón o el playón de boxes no servían, que el circuito era feo o que el asfalto se levantaba. Hace poco estuve en El Villicum (San Juan) y el sábado a la noche, previo a la carrera de TC, estaban colocando asfalto porque el viernes había saltado todo. Y hablamos de un circuito donde se gastaron 200 millones de pesos. Nosotros lo hicimos a pulmón", comparó Altuna.

"Acá todo lo contrario--agregó--, el asfalto gustó, no gastaba los neumáticos, tenía buen grip. Si te decían que todo eso no servía y cuántas otras cosas más, ahí sí nos íbamos a preocupar. Pero que la falencia haya sido solo la falta de pasto y algún que otro pianito, nos da tranquilidad y nos deja felices", cerró Altuna en diálogo con “La Nueva.”, mientras emprendía viaje rumbo a Capital Federal.

A cambiar el chip

   El tiempo apremia para Altuna, Saschrgorodsky y compañía, dado que la agenda de actividades para el Club Crisol obliga a cambiar pensar en los desafíos deportivos venideros.

   El primero de ellos tendrá lugar el fin de semana del 14 y 15 marzo, el comienzo de temporada de las Categorías Zonales, el motor del automovilismo local y regional.

   "Ya se empezó a limpiar el trazado, a compactar aún más el terreno y a realizar un montón de cosas para mejorar; también se pidió tierra negra y se midieron el alargue de los pianos y los sobrepianos. Queremos ya corregir los detalles que vimos que se nos escaparon. Después de una carrera semejante es normal que pasen estas cosas, pero en cierto punto creo que necesitábamos que así sea", expresó.

   "Lo primordial era dar el puntapié y arrancar, para ahora seguir trabajando y mejorando cada uno de los detalles, porque hay una agenda bastante apretada de carreras (ver aparte) y estamos obligados a realizar permanentes trabajos en la obra", cerró Gustavo Altuna.

“Creemos que superamos los 35 mil espectadores”

   Récord absoluto. “Son números que varían; en la puerta te dicen una cosa, en la entrada a boxes otra, y en el seno del equipo lo mismo. Pero, de acuerdo a lo estimado, creemos que superamos los 35 mil espectadores”, reconoció Gustavo.

   Indiscutible. "Lo más importante es que Bahía Blanca recuperó la plaza y que todos coincidieron que la misma es importante para el país", aclaró.

   Lo que viene. El autódromo verá acción nuevamente el 15 de marzo, con la primera fecha de las Zonales. Luego, el fin de semana del 1, 2 y 3 de mayo, será el turno del Súper TC2000. Lo demás está por confirmarse.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias