Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Federico Susbielles: “No soy periodista ni opinador ni influencer. Yo gestiono”

El presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca seguramente irá por más. Quizás por una nueva postulación a intendente municipal de Bahía Blanca. 

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Federico Susbielles ha demostrado lo que no es poco en la clase dirigente: mucha gestión.

   La tuvo en el Pami, luego como titular de la Confederación Argentina de Básquetbol y ahora a cargo del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

   Pero el hombre, fiel a su costumbre y como en su época de basquetbolista de aquel Pacífico de noches hazañosas, seguramente irá por más. Quizás por una nueva postulación a intendente municipal de Bahía Blanca. En este caso, por el Frente de Todos.

   1. “Transitamos una etapa de mucha toma de decisiones y de dinamismo en el Puerto, por lo que uno siente que es parte de un momento importante para Bahía y la región. Le estoy metiendo mucha energía. Me siento bien, en plenitud, con una edad en la que no soy demasiado joven pero con una buena experiencia adquirida y ganas de hacer”.

   2. “Tanto Laura, mi mujer, como Lúa, José y Luisina, mis hijos, representan un acto de amor que me moviliza”.

   3. “Mi mamá (Liliana), con 20 años, y yo con apenas un año, quedamos solos. Ella tuvo que abrirse camino en la vida en un ambiente duro. Una mujer muy adelantada a su tiempo, que tomó decisiones hasta el último día de vida. Abrazó la carrera artística, fue docente, formó gente. Tenía mucha bondad, disciplina de trabajo, era muy honesta. Y me formó para que yo también fuera independiente. Ella recibió mucho de su padre Pepe, quien me llevó de la mano a jugar a la cancha de El Nacional cuando era muy chico. A mi abuelo lo perdí cuando yo tenía 8 años. Estábamos juntos viendo un partido de fútbol en la tribuna de tablones de la cancha de Pacífico y murió ahí. También recuerdo a mi abuela, a mis tíos Omar y Blanca. Fui un niño muy amado. Soy un agradecido de la infancia que tuve. Siento que tengo que honrar una historia de quienes me precedieron”.

   4. “Me críe entre gente mayor. Siempre tuve mucho respeto por las personas mayores. Me gustaba escuchar sus vivencias. De allí que mi experiencia como dirigente en el PAMI fue muy enriquecedora. Me permitió desde la ciudad y luego a nivel nacional emprender diversas acciones que restituyeron derechos. Aquello me marcó mucho. Es hermoso trabajar con personas mayores. Sentarse a escucharlas antes de tomar una decisión. Hay que respetar las trayectorias”.

   5. “Lo de encabezar una gestión en la Confederación Argentina de Básquetbol fue una responsabilidad muy grande, en un momento de intervención en la que la entidad debía 4 millones de dólares. Había que viajar a jugar un Mundial, ordenar y sanear a la institución, intentar evitar una quiebra, negociar con los acreedores, recuperarla financieramente, crear confianza para que vuelvan los sponsors y lograr superávit. Pero, además, crear un proyecto deportivo post Generación Dorada que nos permitiera, con un mix, ser competitivos. Y había que convencer a Manu (Ginóbili) que continúe con nosotros.

“Manu no había podido jugar el Mundial de España y había declarado que había un 97 por ciento de posibilidades de no poder ir a los Juegos Olímpicos, con lo cual sólo teníamos un 3 por ciento a favor para que pudiera retirarse de la Selección en esa competencia. Y también había que hablar con Chapu (Nocioni) y con Luis Scola, una persona increíble con la que tejimos una gran relación personal. Empezar a edificar un proceso que finalmente nos llevó a dos Juegos Olímpicos, a obtener dos subcampeonatos de American Cup y uno del Mundo. Un proceso, al cabo, muy reconocido”.

   6. “Aquella Generación Dorada de básquet dejó principios que me inspiraron en mi gestión deportiva y ahora institucional. Esa gente dejó afuera su ego para construir colectivamente, poniendo lo mejor que cada uno tenía con una ética y una contracción y método de trabajo que fue elevando a ese grupo. Fue una construcción conceptual”.

   7. “Argentina vive un momento bisagra, en el que existe un esquema global que busca el atajo por sobre el trabajo a largo plazo. No hay debate profundo ni en la ciudad ni el país. Surge la descalificación. ‘Son todos chorros’, ‘hay que meter bala’. Todas situaciones que alejan el debate de lo profundo. Frases cortas, rimbombantes, que antagonizan. Se busca un título. Llamar la atención”.

   8. “Bahía Blanca tiene un exceso de título, con desarrollo nulo. Un sobrediagnóstico y una subejecución. ¡Acá hay que accionar! Si, por ejemplo, queremos trabajar en inseguridad hay que llevar a cabo un abordaje global, con incorporación de tecnología, prevención, combatir en serio al narcotráfico, trabajar con aquellos que salen de la cárcel tras cumplir una condena para que no caigan en la reincidencia… Promover una ciudad con menos desigualdad, generar trabajo. El eje vertebrador y ordenador pasa por el trabajo”.

   9. “No soy periodista, ni opinador, ni influencer. Yo gestiono. Mirá. Hubo una reunión muy interesante que promovió la Cámara Federal para tejer estrategias en común con el fin de combatir el narcotráfico. Fuerzas de Seguridad, la Justicia, el Puerto, la comuna, la Provincia. Tenemos que trabajar en base a una agenda”.

   10. “Tengo una relación cordial con Héctor Gay. Para mi es una buena persona. Pero veo dos cosas: primero, no tiene un equipo que le permita generar sus ideas. Y segundo, tampoco veo que la ciudad vaya hacia algún lugar. Ni en materia productiva, ni en lo social, ni en diseño urbano. La ciudad necesita un debate profundo y una convocatoria real para que cada uno aporte lo suyo con el objetivo de ubicarnos en un sitio de privilegio”.

   11. “Estamos frente a una gran oportunidad. El Puerto está trabajando en el megaproyecto de Petronas-YPF y también con relación al gasoducto Néstor Kirchner. Surge la posibilidad de generar un sprint de inversiones que demandará mucha mano de obra de construcción, provisión de servicios, materiales que se van a mover. Frente a eso que va a llegar tenemos que estar preparados, pensando, incluso, en la post construcción de planta. Ya nos pasó. Antes de la construcción del Polo Petroquímico teníamos una ciudad casi sin barrios de emergencia. Luego nos quedó todo un cordón sur. Esto hay que abordarlo. A partir de un diseño urbano, de ver hacia dónde va el mercado del trabajo, la industria del conocimiento, de especializar servicios para las grandes empresas a radicarse”.

   12. “El Estado no tiene suelo urbano. ¿Quién tiene las tierras en Bahía Blanca? Bueno, el municipio debe convocar a los grandes tenedores de tierras en la ciudad. Tiene que intervenir. Conocer cuál es el origen de esos títulos. El Estado tiene que comprar, trabajar junto a la Provincia. Está claro que debe generar suelo urbano para que se construyan las viviendas que necesitamos”.

   13. “Si adoptamos las medidas necesarias, de acá a diez años imagino una ciudad totalmente distinta. Urbanísticamente reparada, en la cual podamos convivir en armonía. Una ciudad con trabajo, que abrace a la tecnología de una manera innovadora, que tenga al puerto más importante de la Argentina con una mirada muy en línea con la sustentabilidad, cuidando su ambiente”.

   14. “Bahía Blanca no posee una visión regional. Cuando hablamos de que tiene que ser una locomotora de la región, es algo que atrasa cien años. No debería ser la locomotora de nadie. Bahía tiene su potencial y sus ventajas como la tienen otras ciudades o distritos de la región. Y la región lo tiene todo, pero tiene que definirse a ser una región efectivamente fuerte que se piense como un colectivo, como un mercado potencial de 800 mil bonaerenses. Si estamos todos juntos somos eso”.

   15. “El llamador de la región es el Puerto. Tenemos que poner ese activo en su beneficio. Nosotros lo venimos haciendo desde la decisión del gasoducto, la reactivación de las obras de El Cholo y la ruta del cereal, el inicio de la Circunvalación Norte. Tenemos que exigir más obras, pero ir colectivamente. Pensar el turismo regional de manera conjunta. Vernos como región”.

   16. “Tenemos que dejar de vivir de slogans. ¡Hace 50 años que estamos en el mismo lugar! Tenemos muchos activos en la región. Por acá pasan todos los oleoductos, los poliductos, tenemos universidades nacionales, regionales, institutos científicos, dos institutos del Conicet, maravillas naturales, lugares de esparcimiento, somos la puerta de la Patagonia... Pero tengo una mala noticia, o quizás buena: ¡hay que trabajar!”.