Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Cuáles son principales beneficios del desayuno para aliviar la inflamación

Por qué conviene evitar los azúcares “escondidos” en alimentos como el yogur, la granola y los cereales.

El aporte de las fibras está relacionado con una variedad de beneficios que incluyen la salud intestinal, el colesterol bajo y niveles estables de azúcar en la sangre.

   Es la primera comida del día. La etimología de su nombre indica que se trata de cortar con el ayuno de la noche. Pero el desayuno es mucho más que eso.

   Lo que se come en esa comida, marcará la diferencia. Por eso las elecciones deben ser a conciencia y priorizar opciones saludables.

   Pero, ¿qué significa “saludable”? Es fácil confundirse cuando abunda la sobreinformación, más si de nutrición se trata.

   Para comenzar, conviene conocer que la inflamación es una respuesta del sistema inmunológico que ocurre cuando sus células han sido dañadas. Así lo explicó la experta en nutrición y fundadora de Real Nutrition, Amy Shapiro. “Esto hace que el cuerpo libere sustancias químicas, anticuerpos y proteínas, que aumentan el flujo sanguíneo. Para que ocurra la inflamación crónica, esta respuesta persiste y eventualmente causa daño a los órganos o tejidos”.

   Sin embargo, es importante tener en cuenta que no toda la inflamación es mala. De hecho, es la forma natural del cuerpo humano de protegerse contra el daño. La clave es distinguir inflamación aguda y crónica.

   “La inflamación aguda es lo que sucede con un corte o una raspadura, pero la inflamación crónica es una inflamación que está presente durante un período de tiempo más largo”, explicó Rhyan Geiger, RD, de Phoenix Vegan Dietitian en los Estados Unidos. 

   “Tener una inflamación crónica puede provocar fatiga, dolor y problemas gastrointestinales. Lidiar con la inflamación crónica durante mucho tiempo puede hacer que la respuesta inflamatoria del cuerpo dañe las células sanas y potencialmente provoque enfermedades crónicas adicionales, como enfermedades cardíacas o artritis”, añadió la especialista.

   Según Shapiro, la inflamación crónica también puede provocar problemas cotidianos más pequeños (pero importantes), como pérdida o aumento de peso y trastornos del estado de ánimo como ansiedad y depresión. Así, la inflamación crónica es el objetivo a evitar.

   Cuando se trata de controlar la inflamación, los alimentos pueden desempeñar un papel importante. 

   “Los alimentos pueden ayudar a disminuir la inflamación en función de los antioxidantes, las vitaminas y los minerales que contienen”, aseguró Shapiro, quien destacó que “también pueden aumentar la inflamación si están llenos de azúcar, ingredientes procesados, productos químicos y más”.

   Hay consenso entre los especialistas acerca de que el desayuno es un punto de partida importante cuando se trata de comer de una manera afín con un estilo de vida saludable y que ayude a combatir la inflamación.

   Geiger señaló que tener una comida rica en nutrientes por la mañana aumenta los niveles de energía, promueve la función cognitiva para mantenerse alerta durante el día y puede llevar a elegir mejores alimentos a lo largo del día.

   Si se busca mantenerse alejado de los alimentos que promueven la inflamación, Shapiro recomendó tener cuidado con los azúcares ocultos, que a menudo se esconden en muchos productos de desayuno “saludables” como yogur, granola y cereales. Ambos nutricionistas también aconsejaron limitar la cantidad de productos de pan blanco y productos horneados, ya que se convierten rápidamente en azúcar en el cuerpo.

   Así, la “montaña rusa” constante de azúcar en la sangre que viene con el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar puede causar fluctuaciones hormonales e inflamación, esto es, todo lo contrario a comenzar el día con el pie derecho.

   En contrapartida, quienes siguen dietas ricas en fibra, incorporadas en el desayuno, tienen menos probabilidades de sufrir hipertensión, diabetes tipo 2, demencia, depresión y discapacidad funcional.

Algunas ideas

   1. Avena con nueces. Este grano tiene un alto contenido de fibra para ayudar a disminuir los niveles de colesterol y equilibrar el azúcar en la sangre.

   2. Fruta con mantequilla de almendras. Llevar una manzana o una banana con un paquete de mantequilla de almendras será una comida satisfactoria.

   3. Yogur griego y fruta: Las cepas de proteínas y bacterias saludables en el yogur griego cumplen funciones antiinflamatorias, y ayudan con la digestión.

   4. Huevos y verduras: “Los huevos son ricos en nutrientes que incluyen vitamina D, proteínas, Omega 3 y colina”, según la especialista Rhyan Geiger.