Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Factibilidad: la clave que puede destrabar la obra de Colón y Brown

Todo se encamina a un final feliz con el avance del proyecto de construcción de una torre de 16 pisos. Hubo cinco años de gestiones.

El proyecto prevé una torre que se eleva 18 pisos. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva y Archivo LN.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Juan Ignacio Zelaya

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   La singular obra que se pretende construir en la esquina de avenida Colón y Brown, una torre de 16 pisos que emerge desde el interior del histórico edificio inaugurado en 1909 como Hotel Sudamericano, está cerca de conseguir la factibilidad por parte del municipio, lo cual conformaría un primer paso de un emprendimiento que cumple cinco años de gestiones por parte de sus impulsores.

   La factibilidad significa que el proyecto cumple con las exigencias de las normativas vigentes, lo cual no implica que esté aprobado, sino que con la factibilidad sus impulsores tendrán una herramienta para poder avanzar en dos cuestiones claves: primero, adquirir el inmueble a sus propietarios, a partir de poner en marcha el proyecto y el segundo, sin dudas el más importante, comenzar a buscar inversores interesados en sumarse a este emprendimiento.

   Si bien desde 2017, en que se presentó al municipio la propuesta, sus autores han tenido charlas y contactos con entidades y personas interesadas en ser parte del proyecto, la falta de factibilidad de la obra condicionaba cualquier tipo de avance en firme y concreto.

   Precisamente, la falta de una certificación concreta de los propietarios de ser parte del emprendimiento y la falta de inversores ya comprometidos es una de las carencias que desde el municipio se cuestiona para la obra, más allá que eso no debiera ser un componente esencial a la hora de considerar, desde el punto de vista técnico y legal, si la torre reúne las condiciones para su construcción.

Ajustes y acondicionamiento

   Desde el área de Planeamiento se pidió a los proyectistas realizar algunos ajustes a la propuesta, de modo de no exceder los valores permitidos por las normativas vigentes.

   Esas sugerencias fueron aceptadas y, por estas horas, se terminan las modificaciones en la documentación técnica que será finalmente evaluada.

   Si lo presentado se ajusta a lo acordado, el Departamento Ejecutivo emitirá, de acuerdo a fuentes confiables consultadas, una suerte de primera factibilidad, un documento que permita a los desarrolladores avanzar con la parte esencial que significa conseguir la aprobación del emprendimiento, para lo cual deberán expedirse las comisiones asesoras que en la materia cuenta el municipio, de la cuales participan los colegios profesionales, universidades y otras entidades intermedias.

Al momento de su presentación, en el año 2017, se habló de una inversión de 20 millones de dólares.

   También el expediente deberá ser discutido en el Concejo Deliberante, ya que si bien estará ajustado a las normativas vigentes es posible que exija la aprobación de algún tipo de excepción.

   Si bien no se relaciona de manera directa con la obra propuesta, este medio pudo averiguar que una de las trabas que puede encontrar el proyecto, incluso con la factibilidad otorgada, es cierta discrepancia existente entre los titulares del inmueble.

   Según pudo saberse, se trata de los sucesores de los dos propietarios originales, uno de los cuales nunca comulgó con la idea de vender el inmueble con el destino que se plantea. Sin embargo, la sociedad anónima que figura como propietario del bien dio el visto bueno a los autores de la propuesta para que inicien los trámites ante el municipio.

El inmueble de avenida Colón y Brown fue inaugurado en 1909, como Hotel Sudamericano, propiedad de la compañía de Seguro La Previsora.

   De manera que la posibilidad de que la bautizada torre Hobama –síntesis del primer destino pensado para el lugar: servir como hogar boutique para adultos mayores— pueda salir del atolladero en el que se encuentra desde 2017 está más cerca. Al menos para que sus impulsores puedan, realmente, avanzar en la búsqueda de inversores y en concretar en los papeles la voluntad de sus propietarios de ceder el inmueble.

   Se recuerda que el edificio en cuestión se encuentra desocupado desde hace una década, en tan mal estado que ha debido ser cercado con una valla preventiva por las continuas caídas de partes de sus fachadas, que carece de todo mantenimiento y que, incluso, se advierten ventas abiertas que han hecho del lugar un verdadero palomar.

   Si bien el edificio está catalogado como bien patrimonial, su estado general es malo y ha perdido su organización interior original de hotel, ya que en la década del 90 fue completamente remodelado para alojar un centro comercial.

Los detalles

   El expediente del Hobama lleva cinco años recorriendo distintas oficinas comunales y legislativas, al punto que el expediente tenía, hasta antes de la pandemia, registrado el paso por 40 oficinas distintas, por caso las áreas de Planificación Urbana, Vivienda, secretaría de Infraestructura, Planeamiento Urbano, secretaría de Gobierno, despacho del intendente, Movilidad Urbana, Tránsito, Legal y Técnica, en muchas de las cuales ha estado, incluso, en varias ocasiones.

   Los desarrolladores del emprendimiento tienen firmado un contrato para la compra del inmueble en 3,6 millones de dólares. También aseguran tener interesados a varas entidades en ser parte del proyecto, aunque la falta de factibilidad ha impedido cualquier tipo de negociación concreta.

Hobama está concebido como una torre que emerge del edificio de avenida Colón y Brown, un desarrollo de 20 mil m2.

   La propuesta contempla la conservación del edificio histórico, el cual será reciclado con distintos destinos y usos. La torre se eleva 18 pisos, incluye estacionamientos en los pisos 7, 8 y 9 y luego distintos tipos de suites.

   El inmueble de avenida Colón y Brown fue inaugurado en 1909, como Hotel Sudamericano, propiedad de la compañía de Seguro La Previsora.

   Tuvo ese destino hasta fines de los 70, en que cerró su etapa hotelera como Ocean Hotel. Lo ocupó luego el Centro de Compras de la Cooperativa Obrera y una firma de electrodomésticos, hasta quedar finalmente desocupado.

Gay: “Es la única propuesta que tenemos”

   Para el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, la torre Hobama fue la “única propuesta que ha llegado para el lugar”, y consideró que “en buena hora” si otorgar la factibilidad puede ayudar a movilizar el proyecto.

   “Hoy la discusión del proyecto está avanzada, se han hecho observaciones y ajustes”, dijo.

   “Nuestra idea es que este tipo de obras se concreten, sobretodo en un edificio como el de Colón y Brown, que está en un estado preocupante. Lo ideal es que tengamos en el sitio algo decoroso y que ponga en valor el lugar”, añadió.

Héctor Gay, intendente de Bahía Blanca.

   “Ahora también sabemos que existen algunas discrepancias entre los propietarios del inmueble y que no hay todavía inversores definidos, con lo cual el emprendimiento tiene todavía que resolver cuestiones clave”, señaló el jefe comunal.