Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Compactar, esa única salida

La burocracia impide hacer uso de algunos de los cientos de vehículos que se compactan.

   Bahía Blanca está adherida al Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores, por el cual cada cierto tiempo procede a compactar vehículos secuestrados en operativos de tránsito.

   Los automóviles y motos compactados son adquiridos por una empresa que paga cierta cantidad de dinero que el municipio luego destina a distintas entidades benéficas de la ciudad.

   La recaudación es de aproximadamente 1,5 millones de pesos, como resultado de la compactación realizada, la semana última, de 242 automóviles y 2.408 motocicletas.

   Compactar es la única alternativa que se tiene ante este lote de vehículos, que de otra manera pasan décadas estacionado en distintos sitios alquilados por la comuna.

   Su compactación permite liberar espacios públicos, así como evitar consecuencias medioambientales generadas por los vehículos arrumbados. En la ciudad se estima que hay al menos 12 mil motos y 2 mil vehículos en condiciones de ser compactados.

   Realmente resulta de alguna manera un despropósito que ante semejante lote vehicular no se pueda encontrar una salida que resulte más beneficiosa para la sociedad.

   En un momento se mencionó la posibilidad de recuperar algunos de los automóviles para ser asignados a la municipalidad o a entidades de bien público. Del mismo modo, tan importante cantidad de motos sugiere la posibilidad de entregarlas a personas que las necesiten para su trabajo.

   Sin embargo nunca se ha logrado destrabar la burocracia y alguna consecuencia ante la justicia a la hora de gestionar una nueva documentación para los vehículos. Tampoco se ha logrado tomar repuestos antes de la compactación, que puedan ser vendidos.

   Compactar 1200 motos y 200 vehículos puede ser una buena noticia antes de tenerlos arrumbados y en proceso de degradación. Pero no deja de merecer un tratamiento alternativo que permita considerar su reuso.