Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

¿Qué pasará con el horario extendido en las escuelas bahienses?

Las mayores trabas son la falta de infraestructura en los establecimientos y las complicaciones logísticas familiares.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Juan Ignacio Zelaya

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   En los primeros días de abril, el Gobierno nacional sorprendió al anunciar que todas las primarias públicas del país pasarían a tener una hora extra de clase, lo que desató varias polémicas en nuestra ciudad.

   La proyección oficial era que desde el inicio de mayo las distintas provincias ya comenzarían con la implementación de la medida. 

   Sin embargo, en junio la realidad es otra, a tan punto que parece haber quedado en un simple anuncio de extensión de jornada, al menos en territorio bonaerense, donde parece que la idea inicial viró en otro sentido.

   Hace pocos días, la provincia de Buenos Aires informó que 100 escuelas pasarán a tener jornada completa, por lo que alrededor de 20 mil estudiantes asistirán 8 horas diarias en lugar de 4. 

   Si bien no se emparenta del todo con la hora extra anunciada a nivel nacional, el director general de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni, dijo que se enmarca dentro de la propuesta del ministro Jaime Perczyk.

   La medida involucra a primarias de distintos partidos de la provincia, representativas del universo total: urbanas, rurales, del Conurbano y del interior. 

   Sileoni señaló que se trata solo de un primer paso hacia la ampliación del tiempo de permanencia de los alumnos en la escuela. 

   En la Provincia, aseguró, barajan diferentes opciones: la jornada completa de 8 horas, la jornada extendida de 6 horas y, por último, la hora adicional en escuelas de jornada simple, tal como planteó el gobierno nacional ante la imposibilidad de extender la jornada por falta de infraestructura. 

   “El proceso de implementación lleva un tiempo por la organización institucional y la designación de insumos y personal”, comentaron a “La Nueva”. desde la Jefatura Distrital de Educación que comprende a nuestra ciudad y gran parte de la zona de influencia.

   Precisamente, en Bahía Blanca aún está en análisis la posibilidad de implementar alguna de esas tres opciones mencionadas, teniendo en cuenta las dificultades edilicias que afrontan las escuelas locales.

   “Hoy por hoy estamos avanzando en la propuesta del ministro de ampliar el dictado de clases en 100 escuelas de la provincia, analizando infraestructura y disponibilidad organizativa, donde se incluyen las necesidades de los colegios. Por lo pronto, vemos que la logística no es sencilla”, se señaló desde la 22º Región Educativa con sede en Bahía Blanca.

   A priori, no son muchas las escuelas que puedan implementar las 8 horas. 

   “En la gran mayoría, las instalaciones son compartidas por más de una institución, lo cual se vuelve engorroso las entradas, las estadías y las salidas del establecimiento”, se amplió.

   La propuesta que había anunciado Perczyk en abril buscaba reforzar los aprendizajes en lengua y matemática, y alcanzaba a las 10 mil primarias públicas que no tienen jornada completa ni extendida, lo cual representa al 86% de la matrícula estatal. De todo ese amplio abanico, tan solo 100 escuelas bonaerenses iniciaron el proceso de sumar tiempo de clase.

   “Iremos analizando la medida más adecuada para cada escuela”, se precisó y se señaló que en nuestra ciudad ninguna pudo adoptar esta medida hasta el momento.

   Todo se plantea para después de las vacaciones de invierno, pero en principio no serían muchas las que puedan adecuarse a las necesidades que requiere este programa. Sin ir mas lejos, en Mar del Plata, son apenas 3 las escuelas que pasarán de 4 a 8 horas diarias de clases.

   Muchos aún hoy dudan de la viabilidad de la medida por diversos motivos: razones de organización escolar y familiar, de legislación laboral y de rechazo de los gremios, que ni bien se anunció la medida se opusieron y luego acordaron integrar una mesa para evaluar su aplicación.

   Las tres alternativas que había ofrecido el ministro nacional implicaban, por un lado, sumar una hora al ingreso de cada turno; por otro, sumar una hora a la salida; y -la más difícil- mantener las cuatro horas de clase en la semana pero agregar una jornada los sábados. 

   Pasados casi tres meses, al menos en nuestra ciudad, ninguna de las opciones termina de convencer y la medida se encuentra empantanada.