Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Juguetería Alonso: adiós a un mundo de ensueño

Un comercio que marcó a varias generaciones de bahienses.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com / Twitter: mrminervino1

   Hace 45 años, en junio de 1977, cerró sus puertas la juguetería Alonso, tradicional comercio de nuestra ciudad ubicado en la esquina de Belgrano y San Martín, donde hoy se ubica parte del complejo de Visión 2000.

   La casa había sido creada en 1912 por Evaristo Alonso y su mujer, Carmen Desojo, y mantuvieron su funcionamiento en el tiempo los hijos de la pareja, César y Gloria. En los primeros años fue casa de música, mueblería, casa de modas y juguetería. Durante los últimos 40 años de existencia el negocio fue sólo para la venta de juguetes.

   Se cuenta que en 1930 visitó el local el mismísimo Carlos Gardel, que actuaba en el Palacio del Cine de Chiclana 174, para preguntar cómo andaba la venta de sus discos al tiempo de comprar algunos chascos que el Morocho del Abasto usaba para divertirse con sus músicos.

   En 1965, en una fiesta organizada por la Cámara Argentina de la Industria del Juguete en el Plaza Hotel porteño, su titular, Arturo López García, dedicó unas sentidas palabras al comercio bahiense. “Es esta una buena oportunidad para saludar a la señora Carmen Desojo, símbolo y a la vez decana de la actividad juguetería en el país. La señora de Alonso cumplió sus bodas de oro con la actividad, ya que con su marido fundaron su establecimiento en Bahía Blanca por la década del año 10”.

    En su despedida de 1977, cuando los titulares de la firma anunciaron la cesación definitiva de sus actividades, agradecieron a sus miles de clientes –en más de una vida de funcionamiento de la casa--, así como a proveedores y amigos. “A todos, Adiós!”, finalizaba el aviso publicado en este diario.

   Casa Alonso se mantiene viva en la memoria de miles de bahienses que incluso recuerdan detalles curiosos, como la presencia de un gato en la vidriera o en el mostrador y las vidrieras que eran todo un motivo de atracción.