Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

¿Qué es el mes "amarillo" y qué se busca lograr en Bahía?

La seccional local de Endohermanas Argentina desarrollará varias jornadas de concientización y difusión de esta enfermedad que, según la OMS, una de cada 10 mujeres la padecen, además de ser una de las más subdiagnosticadas.

imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Juan Ignacio Zelaya

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Denominada “enfermedad del silencio”, su diagnóstico demora de 7 a 10 años y se estima que una paciente visita a cinco médicos distintos hasta que se logra identificar.

   Mientras tanto, la endometriosis invade el cuerpo de la mujer y provoca innumerables inconvenientes, que van desde la infertilidad y, en casos muy avanzados, hasta la muerte.

   En el marco del Día Mundial de la Endometriosis, que se conmemora cada 14 de marzo, la seccional local de Endohermanas Argentina desarrollará varias jornadas de concientización y difusión de esta enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud, una de cada 10 mujeres la padecen, además de ser una de las más subdiagnosticadas.

   Mañana, entre las 18 y las 20, representantes de EndoHermanas, brindarán información en la Plaza Rivadavia, mientras que entre las 19 y 22 se tiene previsto que el teatro Municipal se ilumine de color amarillo en el marco de la campaña de visibilización.

   “La endometriosis es una enfermedad crónica que afecta a millones de mujeres en todo el mundo a partir de su primer ciclo menstrual y que aún no tiene cura. Consiste en la aparición y crecimiento de focos de endometrio (tejido que recubre la cara interna del útero) fuera del útero”, cuenta María Belén Pérez Serrón, fundadora del grupo que ya tiene 55 miembros en nuestra ciudad.

   Para el viernes 18, en tanto, se organizó la primera Jornada Bahiense de Endometriosis en el salón Blanco de la Municipalidad, del que tomarán parte la psicóloga María Luis Arriola, la licenciada en kinesiología Estefanía Fhur; la profesora de yoga Mónica Milanese; la abogada Sandra Vulich; el ginecólogo Julián Kotliroff y la doctora, especialista en endocannabinología, Marisol Bocetti.

   “Como agrupación y como pacientes de endometriosis, necesitamos que la enfermedad se visibilice. Produce dolor crónico y te impide tener calidad de vida en caso de no ser tratada a tiempo”, ampliaron desde el grupo organizador.

   Entre los síntomas se destacan dolor en el abdomen y la pelvis durante la menstruación; inflamación abdominal; trastornos intestinales como estreñimiento y diarrea; nauseas o dolor estomacal; sangrados abundantes y duraderos; sangrado rectal; y depresión, ansiedad y falta de concentración.

   “El diagnóstico se demora alrededor de 10 años, tiempo en el que las mujeres van de médico en médico buscando una solución que no llega. Incluso, a muchas de nosotras nos subestimaron el dolor y nos recomendaron acudir a un psicólogo. Y la realidad es que sufrimos un dolor prácticamente insoportable”, contó Pérez Serrón.

   El año pasado, EndoHermanas Bahía consiguió que el Concejo Deliberante promulgue una ordenanza que declara a la endometriosis de interés municipal, y lograron instalar la Semana de la Endometriosis.

   “Ahora apoyamos y exigimos el tratamiento de la Ley Nacional y la Ley Provincial. Necesitamos la Ley para que nuestra enfermedad sea reconocida y que las obras sociales empiecen a cubrir los tratamientos. En algunas provincias ya está aprobada y funciona muy bien. Pero en Buenos Aires seguimos esperando”.

   Precisamente, como no está nomenclada dentro del Plan Médico Obligatorio, las obras sociales no cubren la medicación.

   La lucha por la Ley, además, busca un diagnóstico temprano, fomentar la investigación acerca de la enfermedad, y que haya más profesionales capacitados para tratarla.

   “Se necesitan más equipos interdisciplinarios, no solamente ginecólogos, porque la enfermedad toma otras partes del cuerpo y cada una tiene afectados diferentes órganos. Ni hablar la parte psicológica, el desgaste de que no tomen en serio el dolor”, agregaron.

   Por ello es importante que la enfermedad se divulgue y se conozca, porque cuanto más tarde es el diagnóstico, mayores complejidades trae aparejadas.

   “Si bien no es una enfermedad mortal, el tratamiento mejora la calidad de vida”, manifestó Pérez Serrón.