Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

El “Ruso” se puso el equipo al hombro, “Vizcacha” fue imparable y Villa Mitre ganó un partido increíble

El tricolor perdía 3-0 en el primer tiempo, pero lo dio vuelta en el complemento, cuando Huracán ya no era el mismo de la fracción inicial. Le dieron tres penales, uno fue más “ni” que sí, pero los otros dos fueron. Se jugó en cancha de Libertad.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

   “Nunca me pasó de entrar al vestuario en el entretiempo perdiendo 0-3 y salir al segundo y darlo vuelta para ganar 4-3”.

    Y si no le sucedió a Alan Nungeser, el jugador con más experiencia que Villa Mitre puso hoy en cancha, ¿qué podía llegar a decir el resto?

   Hay una frase que reza: “el éxito no está en vencer siempre, sino en no darse por vencido nunca”, y algo de eso movilizó el espíritu interno del conjunto tricolor en el descanso, para transformar su carisma futbolístico y así poder liberar tensiones en la etapa complementaria, donde revirtió el marcador que Huracán intentó cuidar pero no pudo.

   El cotejo fue abierto desde el vamos, con dos equipos que presentaron esquemas tácticos no tan convencionales para el fútbol de estos tiempos (la Villa eligió un 4-3-3 y el Globo apostó a un 3-4-1-2) y dinámicas que entusiasmaron hasta el que vendía garrapiñadas.

  Se intercambiaron golpes casi sin medir consecuencias, pero la posición de Leonel Navarro, cerrado hacia el medio, casi como doble 5 bien cerca de Antognoli, complicó a Villa Mitre, que en esa zona, donde suelen surgir las grandes ideas, perdió seguido porque Enzo Yáñez tuvo que luchar solo ante un mundo de camisetas rojas.

   Como el capitán del elenco whitense tenía un imán para hacerse de las segundas pelotas y de los rebotes, las llegadas empezaron a desbordar a un villamitrense que generaba de mitad de cancha hacia adelante pero su condición de equipo compacto y agresivo se desgranaba al momento de retroceder.

   Con una jugada preparada (bola que Navarro abrió para Julián Pérez, quien al desprenderse de la barrera tocó al medio para que Achigar la mande a guardar) y dos definiciones directas provenientes de bolones detenidos, el del bule se iba arriba del marcador y parecía que ese 3-0 lo llevaba derechito y en línea recta hacia la eternidad.

   Pero en este deporte la lógica no alimenta ninguna esperanza. Algunos jugadores del “trico” reconocían tras el encuentro: “en el entretiempo el Pesca (Leandro Iribarren, el DT) nos dijo que lo íbamos a ganar, que pongamos la cara para darlo vuelta en la segunda parte, que seamos más determinantes a la hora de atacar”.

   Y de que manera dieron vuelta la “tortilla”, con una verborragia futbolística admirable, un ritmo que el rival no pudo controlar y una velocidad en los últimos metros que llevó puesto a un “Cangrejo” que ya había optado por defender con dos líneas de cuatro, un mediapunta que se había ”gastado” (Rodrigo Gallegos) y un delantero que apenas podía con su alma (Achigar).

   Pero paremos ahí: a los 2 minutos, el árbitro Sebastián Navarro cobró un penal que la gran mayoría de las veces es ignorado por el mundo del referato, por la falta de compromiso y para no meterse en embrollos que pueden derivar en las peores consecuencias.

   Se lo cuento: Pedro Fernández fue a despejar de cabeza, y tras rechazar el útil, Eric Romero empujó al “Ruso” Nungeser contra la humanidad del 2 huracanense: falta (chiquita, casi imperceptible) que el referí sancionó marcando el punto penal. Fue, no digo que no, pero me pareció una infracción producto de la fricción, un empellón más de los tantos que hay en el área, y sobre todo porque el 9 villamitrense no tenía posibilidades de ir a disputar el balón con el “Cholo” Fernández.

    De la ejecución se hizo cargo Lautaro Miramonte y Villa Mitre se ponía 1-3.

    A los 8, Nungeser encaró como una locomotora en diagonal hacia al arco y, cuando se aprestaba a fusilar a Alonso, fue tocado desde atrás por Fausto Lloyd. Penal y nada que discutir.

   Cambió el pateador, pero Erbín también lo metió y score 2-3.

   Huracán estaba ahogado, no podía cambiar el aire y el que hizo las veces de local lo complicaba con pelotas largas y misiles cruzados.

   A los 34, pifió Pedro Fernández sobre un lateral y Federico Pinedo, “Vizcacha”, se la llevó solo para definir a un costado de Alonso.

   Villa Mitre estaba a otra velocidad, tenía al menos dos marchas más que Huracán, y daba la impresión de que si quería podía. Y pudo, con otro penal (Pinedo picó a una asistencia de Nungeser y fue agarrado alevosamente por Lloyd, quien vio la segunda amarilla y la roja), otro acierto de Navarro (como error, no haber amonestado a Eric Romero, quien teniendo amarilla, pateó la pelota lejos y se hizo el enojado, ganando tiempo en el momento que su equipo se imponía 3-2 pero la seguía pasando mal), y otro lanzador distinto, porque esta vez fue Pinedo (categoría 2003) el que desafío a Alonso y la anidó contra un palo para el 4-3 definitivo.

   En Huracán terminaron muy calientes con el “pito” Sebastián Navarro, quien cobró con el mismo criterio siempre, porque si vio el empujón de Romero sobre Nungeser para marcar la pena máxima, también observó (y sancionó sin titubear) el empujón de Nungeser sobre Lloyd para anotar el tercer gol, anulado correctamente, antes de que llegue el 3-3 que sí valió). Dos acciones muy parecidas, las dos cobrables, las dos para darle la derecha al sentido común del juez principal.

   Villa Mitre, que en la semana entrenó con un equipo pero tuvo que rearmar un once distinto cuando el cuerpo técnico liderado por Carlos Mungo decidió bajarle a algunos futbolistas que venían practicando con el Federal A, ganó un partido de esos que emocionan, pero que tranquilamente pueden matar a un hincha de un infarto. ¿Miraron hacia la tribuna?, ¿no quedó nadie tendido en el suelo? Entonces se fueron todos festejando un triunfo que, seguramente, van a recordar por siempre.

 

La síntesis

 

Villa Mitre 4 (4-3-3)

 

Moyano 5

 

Ulmann 5

Villalba (c) 6

Der 4

Segovia 4

 

Abbadie 5

E. Yáñez 6

Erbín 7

 

L. Martínez 6

NUNGESER 8

Miramonte 6

 

DT: Leandro Iribarren

 

Huracán 3 (3-4-1-2)

 

Alonso 4

 

E. Romero 3

P. Fernández 5

Lloyd 5

 

J. Pérez 5

Antognoli 5

L. Navarro (c) 7

M. Gómez 6

 

F. Guzmán 5

 

Achigar 6

Gallegos 5

 

DT: Federico Gómez Peña

 

PT. Goles de Achigar (H), a los 26m.; Lloyd (H), a los 32m. y P. Fernández (H), a los 35m.

ST. Goles de Miramonte (VM), de penal, a los 3m.; Erbín (VM), de penal, a los 8m. y Pinedo (VM), a los 34 y 50m., el segundo de penal. A los 50m. fue expulsado Lloyd (H).

Cambios. 74m. Pinedo (7) por Miramonte y 89m. T. Ibarra por L. Martínez, en Villa Mitre; 44m. Andragñez (5) por F. Guzmán, 69m. J. Melcon (5) por Achigar y E. Verón (4) por M. Gómez y 83m. F. Costa por Gallegos, en Huracán.

Amonestados. L. Martínez (17m.), Villalba (59m.), Der (62m.), E. Yáñez (77m.) y Pinedo (95m.), en Villa Mitre; E. Romero (47m.), Lloyd (52 y 95m.), Antognoli (62m.), Gallegos (76m.) y F. Costa (81m.), en Huracán.

Arbitro. Sebastián Navarro (7).

Cancha. Libertad (8).