Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

La calle Portugal empieza a proyectar una estética diferente

La peatonalización forma parte de un plan que apunta a revitalizar al sector y a ser punto de partida de un futuro enlace con las cortadas del mercado Municipal y la plaza Ricardo Lavalle.

La cuadra está modificando su fisonomía, luego de que, por ordenanza municipal, se decidiera convertirla en peatonal permanente. / Fotos: Rodrigo García-La Nueva.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Danilo Belloni

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Con la colocación del pavimento articulado y las tareas en las veredas, la cuadra de calle Portugal ubicada en la parte posterior del teatro Municipal, entre Zeballos y Dorrego, empieza a insinuar de manera clara su nueva estética.

   La peatonalización forma parte de un plan que apunta a revitalizar al sector y a ser punto de partida de un futuro enlace con las cortadas del mercado Municipal y la plaza Ricardo Lavalle, a través de una jerarquización del eje Belgrano-Donado.

   Portugal ya era una calle particular, generada a partir de una intervención urbana a principios del siglo XX, que buscaba alentar la creación de un barrio-jardín en la quinta Erize, adquirida por la municipalidad en 1909.

“Es un proyecto superador que embellecerá un sector histórico para que se convierta en lugar de esparcimiento”, dijo Héctor Gay.

   La sugerencia del arquitecto Faure Dujarric de ubicar allí el teatro —como remate de la avenida Alem— con dos plazoletas aledañas generó un espacio de calidad urbana y paisajística.

   Ahora, esa cuadra está modificando su fisonomía, luego de que, por ordenanza municipal, se decidiera convertirla en “peatonal permanente”.

   “El proyecto favorecerá la vinculación de sectores comerciales allí emplazados, los que se instalarán a futuro y los edificios patrimoniales, lográndose una nueva identificación cultural y social, favoreciendo la paulatina transformación de esa angosta calle saturada de vehículos estacionados, en un área para encuentro y esparcimiento”, indica la normativa.

   La intervención se definió a partir de la propuesta de un privado, desde una ordenanza de iniciativa privada promulgada en el año 1998, que es la que aporta los fondos necesarios para la obra.

   El jefe comunal bahiense, Héctor Gay, definió la intervención como “un proyecto superador” que embellecerá un sector histórico para que se convierta en lugar de esparcimiento”.

  La obra consta de la ejecución de desagües pluviales, pavimento articulado al nivel de las veredas, luminarias y mobiliario.

   Sobre el contrafrente del teatro Municipal se ubicarán bancos, cestos y bicicleteros, en línea similar a las semipeatonales Alsina y O’Higgins.

   La estética que tendrá la cuadra será semejante a la que tiene la cortada peatonalizada del mercado Municipal, calle Anchorena, donde aparece como protagonista la ubicación de mesas y sillas, iluminadas por atractivas guirnaldas de luces, con desarrollo de una propuesta gastronómica.

   En particular, la idea es que haya prevalencia de comidas italianas, en parte en adhesión a esa colectividad, así como teniendo en cuenta que el teatro Municipal está diseñado como teatro de óperas.

¿Por qué se denomina Portugal?

   Como remate de la cuadra donde se realiza la obra, se encuentra el fantástico edificio Cisneros, una joya de la arquitectura moderna.

   Fue diseñado por Guillermo Martín en el año 1937.

   Por último, es interesante atender la belleza de la vereda sobre el teatro Municipal. Ha sido resuelta con una calzada portuguesa, única en su tipo de la ciudad, formada por pequeñas piedras en tonos blancos y grises que permiten generar distintas guardas.

   El diseño fue realizado, en el año 1932, por el ingeniero Adalberto Pagano y forma parte del tratamiento otorgado a los pisos de las plazoletas.

   Si bien otras versiones, una de las hipótesis es que el nombre de Portugal de la arteria se relaciona con este solado tan característico de ese país europeo.

   La arquitectura es el arte inevitable. Está ahí, como telón de fondo, a la vista de todos, para ser vista y admirada por cada caminante. Es un valor adicional para el lugar, y una oportunidad para descubrirlas, para comparar estilos, colores, texturas, geometría y formas. Es espacio público y arte, como una manera interesante de hacer ciudad.

Los aires árabes

   Esta cuadra de Portugal tiene tres obras de valor patrimonial y otras tantas de atractiva arquitectura.

   En la esquina con Dorrego se ubica la Casa Cantarelli, del año 1928, con su particular tratamiento de esquina, un mirador y los arcos de sus aberturas con aires árabes, propios de la Alhambra. A su lado se ubican dos viviendas art déco.

Así quedará la obra finalmente concluida.

   Una en dos plantas, con la parte superior con la curvatura propia del streamline o estilo naval; una casa barco con su proa apuntando hacia la plazoleta Payró. Contigua, otro diseño art déco, con las firmas del ingeniero Guillermo Martín y de la empresa Marseillán.

   Un balcón con guarda escalonada y una baranda de acero cromado dan cuenta de este estilo propio de Miami y Hollywood.

   Luego se ubica una vivienda pintoresca, un chalé de aire cordobés, con sus vigas de madera trabajada y sus macetas al pie de la ventana.