Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

"Al avanzar la investigación, algunas cuestiones no cerraban"

Así lo confirmó el jefe de la Policía bahiense, comisario mayor Gonzalo Bezos, en relación con el testimonio inicial del aprehendido confeso, Jorge Rojas.

 

Los comisarios Bezos y Luis Marillán dirigieron la búsqueda del cuerpo de la soldado. (Rodrigo García-LN.)

   Inconsistencias en los primeros datos aportados a la Policía por el joven que confesó el asesinato de su novia, la soldado Agustina Yoselie Nadal Herrera (21), llevaron a los investigadores a sospechar del ahora aprehendido y presagiar el trágico desenlace.

   Según explicó el comisario mayor Gonzalo Bezos, titular de la Estación de Policía Departamental, a medida que avanzaba la pesquisa por la desaparición de la joven mendocina, algunas "cuestiones" no estaban claras.

   Hasta que finalmente el chaqueño Jorge Rojas (23), también militar voluntario, se responsabilizó del crimen de la chica que prestaba servicio en la Base Aeronaval Comandante Espora.

   "Trabajamos con varios testigos, como sus superiores, amigos, sus compañeros de trabajo y principalmente las últimas personas que estuvieron con ella. El último que estuvo con ella es su novio, con quien más hablamos", dijo Bezos, quien estaba acompañado por el director provincial de Fiscalización y Control Policial, Federico Montero.
 

Compartían un departamento

 

   Durante la semana Rojas y la víctima fatal trabajaban en el establecimiento militar mencionado, y los fines de semana se instalaban en un departamento en Villa Mitre, cerca de la comisaría Cuarta.

   "Ella tenía contacto fluido con su familia en Mendoza por medio de mensajes y videollamadas de WhatsApp, y llamadas telefónicas. Pero desde el sábado había dejado de comunicarse con sus familiares y su entorno laboral, inclusive sus superiores", indicó el jefe policial al servicio informativo de LU2.

   "Esto les resultó extraño, por eso un jefe de ella se presentó en la comisaría Cuarta para exponer que la joven no había ido a trabajar y desde el sábado ningún compañero podía contactarla", agregó.

   "Era una chica de cumplir mucho en su trabajo, de no faltar y enseguida avisaba ante cualquier inconveniente", finalizó Bezos.

Si sufrís violencia de género o conocés a alguna víctima, llamá al 144: es gratis y atiende las 24 horas.