Bahía Blanca | Martes, 16 de abril

Bahía Blanca | Martes, 16 de abril

Bahía Blanca | Martes, 16 de abril

El boom del Steel Frame: ¿Qué es y por qué es elegido para construir?

Este novedoso sistema permite tener una casa de 200 m2 resuelta en entre 4 y 6 meses, según los expertos.

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

   Declarado sistema tradicional a inicios de 2018, el Steel Frame gana terreno dentro del sector a pasos agigantados por varias características que lo vuelven muy atractivo. La principal: es mucho más rápido.

   Pero, primero lo primero: ¿qué es el Steel Frame? El Steel Frame es un sistema abierto de construcción en seco que se caracteriza por su flexibilidad, durabilidad y eficiencia energética. Su estructura está compuesta por perfiles de acero  galvanizado de bajo espesor que, junto a una cantidad de subsistemas (de estructura, aislación, división y terminaciones), funciona como un conjunto. 

   Es un modelo abierto que se utiliza como estructura portante de edificios de todo tipo, fachadas y entrepisos, y en el que los materiales no requieren conglomerantes húmedos. Como se trata de procesos muy industrializados, los proyectos pueden ser desarrollados de manera mucho más ágil y eficiente: desde el sector calculan que se puede construir un 70% más rápido que una obra húmeda tradicional. 

   Otro gran beneficio es que su proceso industrial permite calcular de antemano todos los materiales necesarios y reducir la incidencia de la mano de obra, lo que genera eficiencia en los costos.

   Además, es un tipo de construcción que queda muy alineado con las nuevas tendencias de sustentabilidad. Al utilizar materiales precortados se genera un menor desperdicio y la mayoría de los materiales intervinientes son 100% reciclables, como es el caso de los perfiles de acero galvanizado.

   La durabilidad de los materiales mantiene las construcciones intactas durante décadas y la aislación térmica, acústica y la eficiencia energética son atributos que reducen los costos de calefacción y acondicionamiento de los edificios. Se estima que una obra de Steel Frame reduce el consumo de energía en un valor promedio de 60% comparado con una húmeda. 

Tendencia ya instalada

   El Steel Frame no es algo nuevo, sin embargo hoy es protagonista y es cada vez más demandado. Tiene más de 30 años en la Argentina, pero es cierto que en los últimos 10 crece sostenidamente su participación de mercado como sistema constructivo. Hoy por más que la industria de la construcción tenga sus altibajos, el sistema viene creciendo como sustitución del ladrillo.

   Luego de la pandemia y el consecuente interés de cada vez más personas por mudarse a countries y barrios cerrados, el Steel Frame vio una nueva demanda.

   Se vio mucho movimiento. Hubo mucha venta de lotes en las afueras de las ciudades y eso motorizó mucho la construcción en todos los ámbitos. El Steel Frame sigue creciendo a la velocidad que crece la construcción, pero además le saca mercado al ladrillo.

   El factor tiempo en esta ecuación también es fundamental. Este sistema permite tener una casa de 200 m2 resuelta en entre 4 y 6 meses, según calcula el experto.

   Hoy el Steel Frame está fundamentalmente consolidado en el segmento de viviendas unifamiliares, en mucha variedad de tamaños, y en todo el país, aunque ellos notan especial interés en Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza, esta última provincia lo busca por ser un sistema liviano y muy beneficioso en zonas sísmicas.

   También ve un público creciente entre las familias más jóvenes que prefieren sistemas de construcción más amigables con el medio ambiente.

   Es un sistema con una buena performance térmica, lo que hace que se necesite menos refrigeración y calefacción. Eso está penetrando muchísimo en la casa joven, en un rango etario de menos de 45 años que se interesa por tener una eficiencia térmica porque es más sustentable. Es un sistema constructivo de baja huella de carbono. Se parte de acero que es 100 por ciento reciclable o incluso reciclado.

   La ventaja de utilizar un sistema con Steel Frame es que brinda un espacio entre montantes de acero que naturalmente sirven para alojar aislantes térmicos y reducir notablemente el pasaje de calor a través del panel, sin incrementar el espesor del muro.

   Esto ayuda a mantener el calor en el interior del edificio durante períodos invernales y a reducir su ingreso en verano, hasta un 60% en comparación con otros sistemas constructivos. Por esta razón y por su alto nivel de eficiencia energética, estos prototipos resultan ideales para el desarrollo de viviendas.

   A su vez, si el sistema de construcción en seco posee un sistema EIFS (Exterior Insulation Finish Systems, que traducido al español significa Sistema de Aislación Exterior y Acabado final) el cual permite ubicar en Steel Frame la mayor capacidad de aislación térmica desde el lado externo de los muros, a través de una envolvente aislante continua, combinada con una sucesión de capas de terminación y resistencia mecánica. 

   Esto permite que esta solución cumpla un rol fundamental en la optimización de recursos, impactando de forma positiva en el etiquetado, reduciendo el IPE (un producto de acero).