Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Gustavo Lari: “En la Liga no hay un presidente, hay un equipo de laburo”

Un hombre vinculado a la dinámica local. Con un perfil que va más allá de sólo “administrar” las crisis que suelen surgir a todo nivel.

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Gustavo Lari, como presidente de la Liga del Sur, dirigente de la Unión Industrial de Bahía Blanca y parte del ámbito empresarial, es un hombre definitivamente vinculado a la dinámica local. Con un perfil que va más allá de sólo “administrar” las crisis que suelen surgir a todo nivel. Redoblar la apuesta parecería ser su modo de gestionar.

   Casado con Pamela y padre de dos hijos, Lautaro de 24 años (hoy en Irlanda) y Agustín, de 12, Lari dejará en breve la presidencia liguista tras dos períodos al frente de la institución.

   A esta altura, ya se puede decir que dejó su impronta.



   1. “Todos los días voy a la Liga del Sur. Dos o tres horas por día le metemos todos. Y obviamente ad honorem. Hoy en mi vida tengo la alegría de trabajar en lo que me gusta. Amo lo que hago. Tanto mi padre (Angel Felipe) como mi madre (Cuqui), dos grandes emprendedores, me lo han inculcado. Lo mío siempre anduvo por lo dirigencial. Arranqué con los scouts, pasé por los centros de estudiantes, por Bella Vista, hoy en la Liga del Sur, la Unión Industrial y quién te dice el día de mañana en un centro de jubilados”.

   2. “La formación scout me marcó. Me dio todo. Valores, me enseñó a trabajar en equipo, a valerme por mí mismo, a ayudar al prójimo, a brindar servicio. Le debo mi formación”.

   3. “Cada ser humano debería tener la obligación de devolverle parte de su tiempo a la comunidad. Involucrarse y dar. Si todos lo hiciéramos tendríamos una sociedad mucho más fortalecida. Por ejemplo, involucrándonos en los clubes”.

   4. “Además de la función de contención que brindan, si miramos a los clubes más humildes deben contener a no menos del 20 por ciento de los chicos becados. Pero por otra parte más del 50 por ciento de quienes asisten a esos clubes a realizar actividades no tienen obra social”.

   5. “Cuando llevamos a un chico a jugar a un club, nos preguntamos: ¿Qué le van a dar? Bueno, le dan un campo sembrado con césped, pelotas, un profe, un técnico, camisetas, entrenamiento, competencia… ¡Y el costo que tiene todo eso es ínfimo! Porque se trata de un trabajo social. Hay clubes que están cobrando 1.500, 2.000 pesos por mes de cuota. Si nos remitimos al ámbito privado, se trata de un imposible. Y los dirigentes de cada una de esas instituciones no cobran un peso”.

   6. “En la Liga no hay un presidente, hay un equipo de laburo. Equipos de trabajo en el fútbol femenino, en el futsal, en el fútbol formativo y en el de Primera, en el Colegio de Arbitros. Después de muchos años volvimos a los torneos de Primera con la A y la B, se consolidó el futsal con un ordenamiento dirigencial y un crecimiento increíble, lo propio con el fútbol femenino y la creación histórica de una Selección de mujeres”.

   7. “Gracias a la colaboración del club Villa Mitre se puso a disposición un sistema operativo para todos los clubes, se trabaja en la unificación del carnet, en la mutual. Y en breve vamos a empezar la construcción de una clínica de tres pisos anexa a la sede de la Liga. Al cabo, un sueño de muchos dirigentes. Para que cada chico tenga su historia clínica, un chequeo médico para poder competir. Estamos cerrando un acuerdo con IREL para que se puedan realizar estudios en ese Centro. Vamos bien. Y eso que estuvimos un año y medio en plena pandemia, lapso en el que no entró un peso a la Liga del Sur”.

   8. “Liga Segura fue algo innovador. Con un plus: tenemos a cien personas identificadas por la Ley del Deporte. Y cuando surgió este tema de que no se pueden disputar partidos con hinchadas visitantes en la provincia de Buenos Aires, éramos la única Liga que estaba compitiendo con todo en regla gracias a este sistema. No podemos decir que se terminaron los problemas. Es cierto que no se puede transpolar al fútbol de la realidad social. Pero con orden y legalmente, logramos que el 90 por ciento de los partidos se desarrollen con público visitante”.

   9. “Hay sólo dos instituciones en toda Latinoamérica que tienen su liga completa dentro en un juego electrónico para los chicos. O sea que Vista Alegre o Dublin, con su camiseta, pueden jugar un partido virtual contra el Real Madrid”.

   10. “Con mi Viejo me junto todos los días a tomar un café. Con mi Vieja son dos fenómenos. Soy nacido en Villa Mitre, de hecho jugué ahí. Pero cuando era chico mi papá me llevaba a la cancha a ver a Bella Vista. Y me hice hincha. También tengo amigos de Tiro Federal”.

   11. “Por mi formación, voy a estar cerca de la persona que me suceda en el próximo mandato en la Liga. Colaborar en lo que necesite y que ponga su impronta. Hay gente capaz para llevar adelante la gestión. Dambolena (Jorge), por ejemplo, podría estar al frente sin ningún problema”.

   12. “Todas las noches pienso si cometí una equivocación o resulté injusto con alguna decisión. Todas las decisiones se toman a reglamento, según lo que marca la ley. Y las decisiones que he tomado pueden haber sido dulces para algunos, amargas para otros, pero jamás se me ocurrió levantarme a la mañana pensando en cómo podría llegar a perjudicar a algún club. Por otra parte el presidente de la Liga no vota. Votan los consejeros. Los clubes son los que deciden”.

   13. “El conflicto que surge por el tema árbitros no lo pudimos destrabar y es una cuenta pendiente para manejarla a largo plazo. Por allí mediante una Escuela de Arbitros”.

   14. “Lo de la tarjeta verde en el fútbol formativo lo hemos charlado en su momento, como la idea de promover un tercer tiempo. Es muy difícil estar presente en todas las canchas para paliar los problemas que surgen con los padres. Frente a un desmán, los árbitros tienen la potestad de parar el partido, llamar al consejero del club que firma planilla y decirle: ‘ese señor está insultando, por favor párenlo’. De persistir ese individuo en su tesitura, el árbitro puede pedir que se retire del complejo. Y si no lo hace, puede suspender el partido. Lo hablamos. Pero es un tema difícil por el contexto. Está el criterio del árbitro, los chicos que pueden quedarse sin jugar el partido, la carga emocional…”.

   15. “En la Unión Industrial hemos armado un muy buen equipo de trabajo. Ahí se habla de transformación, de qué ciudad queremos dejar. Cómo vemos a Bahía Blanca dentro de diez años, de salir de la zona de confort. Tenemos una gran oportunidad mediante el Puerto, Vaca Muerta, el gasoducto... Un montón de situaciones que están alineadas y representan una potencialidad para pensar en un antes y un después para nuestro medio. Y tenemos que estar preparados. Entender qué somos”.