De la casa y con sentido de pertenencia

“El desafío de ser entrenador de Liniers es tan grande como el amor que tengo por el club”

18/9/2021 | 06:30 |

En cuestión de días, Nicolás Andrés Ballestero fue ratificado como técnico del primer equipo del “Chivo” en la Liga del Sur y el elegido por parte de la dirigencia para ser el DT del plantel superior que en tres meses afrontará el torneo Regional Amateur. “Todavía no caí, se dio todo muy rápido, pero estoy feliz”, dijo “Nico”.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva. y Prensa Liniers

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973


   “El club pretende un técnico de la casa, que se identifique con los colores y que conozca a Liniers desde adentro”.

   Los referentes dirigenciales de la entidad de la avenida no fueron esclavos de sus propias palabras y en el inicio de esta semana eligieron a Nicolás Andrés Ballestero como entrenador jefe del primer equipo que afrontará el torneo Regional Amateur, además de ratificarlo como DT del conjunto local (ya dirigió tres encuentros) que participa en Liga del Sur.

   “Me sorprendió que se haya dado todo tan rápido. Cuando el presidente (Carlos Pablo) me vino a comunicar lo que se había decidido yo estaba entrenando a las categorías del club que tengo a cargo (20019 y 2010), y te digo la verdad, se me puso la piel de gallina y se me empezaron a cruzar un montón de imágenes por mi cabeza”, contó “Nico”, que a los 37 años tendrá su primera experiencia en una doble competencia.

   Aunque todavía resta definir al ayudante de campo (es del medio local y actualmente es el orientador de un equipo que juega el Promocional), el resto del cuerpo técnico de Ballestero está integrado por Federico Sabadín (Profe), Marcelo De Lucía (segundo PF) y Gerónimo Tieser (entrenador de arqueros).

   “Como existían muchas versiones, distintas alternativas y en el ambiente sonaban algunos nombres de experiencia, en ciertos momentos pensé que solo me iba a quedar con el plantel de la Liga. Cuando llegaba a mi casa después de un día de entrenamiento me daba mucha manija, porque había rumores de todo tipo y a mi nadie me adelantaba nada. La incertidumbre me hacía estar impaciente, pero ahora ya está, soy el técnico de Liniers en el Regional y asumiré con la responsabilidad y el compromiso que exige semejante desafío”, señaló quien dejó la actividad oficial como futbolista en 2019.

   —¿Te molestó que, mientras vos estabas trabajando, algunos técnicos --de nuestro ámbito y de otras ciudades-- se hayan ofrecido para poder ocupar tu lugar?

   —No, porque si bien es la primera vez que estoy de este lado, entiendo el juego mediático. La dirigencia de Liniers jamás se manejó con chismes de pasillos ni chicanas y siempre respetó mi trabajo. Sé que es muy común que haya técnicos que se ofrezcan y que manden carpetas con proyectos laborales, pero también es cierto que a muchos les gustaría ser parte del mundo de Liniers debido al gran momento institucional que está viviendo.

   —Ojo, algunos se van a seguir ofreciendo más allá de que te empiece a ir bien, regular o mal.

   —Tal cual, estoy con vos, pero soy positivo y trato de no pensar en ciertas cuestiones que me puedan exprimir la energía. Me quiero enfocar en lo que vendrá y en lo que tengo que hacer para que Liniers pueda conseguir el objetivo que viene persiguiendo desde hace algunos años.

   —Todos sabemos cual es: el ascenso al Federal A, es en lo único que se enfocan.

   —En Liniers, seas jugador, directivo o hincha, la meta es una sola: llegar al Federal A. Es lo que nos proponemos en el inicio de cada temporada, es de lo único que se habla, y nos tenemos que preparar para dar ese salto de calidad que, como todos sabemos, el club necesita.

   “El desafío de ser entrenador de Liniers es tan grande como el amor que tengo por el club. Es un paso adelante en mi carrera, aunque insisto que la sensación, además de ser única y de no haberla sentido nunca, es rara, como que por momentos estoy volando y me cuesta bajar a la tierra”.

   —¿Por qué lo decís?

   —Cuando el presidente vino a hablar conmigo y me dijo lo que yo tanto quería escuchar, me di vuelta para que los chicos que estaban en la práctica no me vean aunque no pude contener la emoción. Cuando llegué a mi casa, ahí lloré todo lo que tenía que llorar junto a mi señora (María José Martínez) y mis hijos (Martina, de 5 años, y Joaquín, de 2).

   “Soy muy hincha de estos colores y para Liniers fue siempre especial competir y trascender en torneos Regionales. Como jugador, cuando estaba en otros equipos, tuve la posibilidad de jugar en una B Nacional o en Primera división, pero me necesitaron acá y volví sin rencores ni recriminándole nada a nadie”.

   —¿Cómo reaccionó papá Néstor?

   —Uhhh... Está feliz, como toda mi familia; somos fanáticos de Liniers. Esto es extraordinario, es algo que estoy tratando de digerir y que todavía no puedo disfrutar, pero confío en lo que le pueda aportar a un grupo de futbolistas que ya está preparado para ir en busca del objetivo.

 

Un solo camino y un único fin

   La idea de Liniers es mostrar a los jóvenes talentos en el certamen local y atacar con toda la artillería el Federal Amateur, sobre todo después de quedar eliminado en la fase inicial durante la última edición y en los cruces de playoffs en los campeonatos de 2018 y 2019.

   “Tengo más que claro cual es el camino a seguir. Sabemos que en la Liga hay que darle rodaje a chicos del club con condiciones y edad para una Primera división, aunque en el Federal solo sirve llegar a la final y ascender”, declaró “Nico”.

   —¿Sentís presión?

   —No, porque estoy en mi club, conozco a los jugadores que voy a dirigir y sé que está todo dado como para ir a buscar lo que tanto anhelamos. Futbolísticamente hay material, aunque el plantel necesita reforzarse.

   —¿Cuántas incorporaciones y en qué puestos?

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   —La idea es reforzar en todas las líneas, aunque hay que ir con cuidado porque algunos de los apuntados hoy están jugando en otros equipos. Y al estar en competencia es mejor no tirar nombres con tal de no herir susceptibilidades. Algunos refuerzos son de acá y otros de afuera.

   “Soy de mirar mucho Federal A y B Nacional, aunque hay jugadores que nos convencen de casi todas las categorías. Siempre digo que hay que pensar en lo mejor para el equipo sin que se resienta el grupo. En la primera charla con la dirigencia surgió una lista de posibles jugadores a traer. Después veremos si surgen otras alternativas y algún plan B, pero por el momento nos manejamos con situaciones precisas y accesibles para una posible negociación”.

   “Para balancear el plantel y ser competitivo, habría que acercar entre 7 u 8 refuerzos, siempre y cuando no se vaya nadie de los que hoy están. En Liniers hay chicos con enormes condiciones, por eso siempre digo que los que vengan deben ser futbolistas que nos den un plus, que puedan potenciar lo que tenemos. Sabemos como son estos torneos, que no te dan revancha cuando llegás a las instancias finales. Te enfrentás a rivales con mucha chapa, presupuestos onerosos y con historia en este tipo de competencias”.

   —No te olvides del adversario silencioso, el que últimamente adquirió demasiado protagonismo en torneos de estas características: el arbitraje.

   —La idea de formar un plantel poderoso, de jerarquía y competitivo es justamente para conseguir resultados positivos que no nos hagan caer en sospechas o en críticas hacia malos arbitrajes. Le apuntamos a gente con experiencia, con rodaje en la categoría y que sepa manejar ciertas cuestiones dentro y fuera de la cancha.

   El Regional Amateur estaría arrancando a mediados de diciembre, aunque desde ciertos sectores interesados aseguran que el inicio se podría extender hasta enero de 2022, como para darle tiempo a ciertas Ligas a que puedan completar sus diferentes torneos antes de que finalice este año.

   “Ojalá se pueda correr para enero, porque de esa forma tendríamos más tiempo para prepararnos. Cuando la cabeza me estaba apunto de explotar, pude hablar con los dirigentes sobre lo que viene y ahora me encuentro mucho más tranquilo. Sé que lo que me está pasando es hermoso para crecer como profesional”, sostuvo Nicolás, de extensa trayectoria fronteras afuera de la LDS.

   Jugó en Cipolletti (2011), Guillermo Brown (2009-2011 y 2013-2014) y Talleres de Córdoba (2012) y deambuló por todas las categorías del fútbol del interior: Argentino A, B y C; Federal A y B, Copa Argentina y TDI.

   “Mas allá de que ahora estamos enfocados en la Liga, siempre me tengo que hacer un lugar para pensar en el Federal y en el objetivo más importante de todos que es el ascenso”, enfatizó el temperamental defensor o volante de excelentes recursos técnicos.

   “La dirigencia me había anticipado que quería a alguien del club e identificado con los colores, pero yo siempre pensaba en otras alternativas, en ex jugadores de la institución que hoy están sin trabajo y en entrenadores que pasaron por Liniers pero que actualmente dirigen a otros equipos. Era lo que me imaginaba, aunque nunca perdía la esperanza de que me den la chance a mi”.

   —Por lo que sé, tuviste consenso popular dentro de la Comisión Directiva.

   —Ja, ja... El día que nos reunimos expresé lo que pensaba y fui sincero, porque no soy de dar vueltas ni de vender algo que no soy. Creo que eso ayudó bastante para mi elección”.

 

Con Carrio, todo ok

   “Linires, institucionalmente, está preparado para ascender al federal A, y eso está a la vista de todos. Sería un paso gigante para el club, ya que se posicionaría en una categoría extremadamente competitiva y a un nivel profesional”, comentó “Nico”, ayudante de campo de Walter Carrio en el último torneo Regional Amateur.

   —De golpe y porrazo desapareciste del cuerpo técnico, ¿qué pasó, tuviste alguna diferencia con el DT?

   —No. El viernes anterior a jugar con Ciudad Bolívar, en la última fecha y cuando ya no teníamos chances, cenamos en la casa de Walter y ahí le manifesté que quería empezar a dirigir por mi cuenta; sentía que debía tomar otros rumbos si pretendía empezar a tomar decisiones desde el puesto principal de un cuerpo técnico.

   “La idea era arrancar con menores o juveniles, y se lo comuniqué al coordinador del club (Nicolás Arroyo), quien al principio me dijo que todas las categorías contaban con sus respectivos formadores. A los días surgió la posibilidad de estar al mando de las más chicas de infantiles (2009 y 2010), y me hizo bien, porque me potenció las ganas de tener un grupo a cargo, de empezar a dirigir, que es lo que más quiero”.

   —Pero con Carrio, ¿todo bien?

   —Sí, la mejor. Me llamó el día que me confirmaron para la Liga y seguimos en contacto. Como yo andaba con ganas de dirigir, se lo manifesté, lo entendió y me apoyó. Tomé la determinación de lanzarme a un mundo distinto por instinto, no por nada especial ni por estar enojado con alguien.

   —Como jugador, ¿la cuota pendiente es no haber actuado en una B Nacional después de haber estado tan cerquita?

   —Sí. Cuando ascendimos con Brown de Madryn (2010-2011) tuve la oportunidad de jugar en el torneo Nacional donde iba a estar River, y sin embargo no se dio porque no hubo arreglo con Liniers por mi pase. Me volví para jugar en mi club, aunque el otro ascenso de mi carrera lo haya conseguido con Sansinena (del Federal B al A en 2015), ja. ja..

 

391

Presencias. Las de "Nico" con distintas casacas de la Liga del Sur: 264 en Liniers, 95 en Sansinena, 25 en Sporting y 7 en Bella Vista. Marcó 39 goles y sufrió 21 expulsiones. Su trayectoria incluye Federal A, B y C, Copa Argentina y Torneo del Interior.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias