Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bocinazo en Bahía: piden que la presencialidad no quede atada al semáforo epidemiológico

Un grupo de padres se manifestó esta mañana en el centro de la ciudad, pidiendo la vuelta de las clases en las escuelas.

Fotos y video: Pablo Presti - La Nueva.

   Un grupo de padres que piden la vuelta de las clases presenciales en Bahía Blanca, realizó esta mañana una movilización en las calles del centro, reclamando que la educación no siga atada al semáforo epidemiológico.

   El “Bocinazo por la presencialidad” fue organizado por la agrupación Padres Organizados Bahía Blanca bajo el lema “Insistir, persistir, resistir y nunca desistir”, y en él se pidió también que la actividad educativa sea declarada esencial y se le dé la prioridad que merece.

   “La educación no debe estar más atada al semáforo epidemiológico. Hoy, casi todas las actividades están habilitadas menos la escuela, cuando se ha demostrado que las clases presenciales no contagian y que son muchos los docentes que quieren volver”, dijo a “La Nueva.” Juliana Piña, representante de la agrupación.

   En ese sentido, recordó que días atrás los Padres Organizados habían presentado un petitorio en el municipio y en el Concejo Deliberante bahiense, pidiendo el apoyo del intendente Héctor Gay y de los concejales.

   “Pretendemos que nos reciban para exponerles nuestra problemática, y sabemos que hay un grupo de docentes y dirigentes educativos que están haciendo lo mismo”, afirmó.


   Piña reconoció que se buscó que la manifestación, que no duró más de unos 30 minutos, fue corta porque la intención no fue molestar al vecino, sino visibilizar la cuestión.

   “El problema nos atraviesa como sociedad y nuestros gobernantes demuestran que la educación no es prioritaria. Este sigue siendo un año muy complicado, y el daño sobre los chicos es cada vez más visible”, sostuvo.

   Por último, reconoció que su lucha y la de los padres que abogan porque se mantengan las clases en formato virtual no son opuestos, ya que “la escuela abierta y la presencialidad no implican que no pueda mantenerse la virtualidad”.

   “Hay chicos (o familiares de ellos) que pueden ser dispensados por estar en riesgo. Entonces, tienen que tener la posibilidad de elegir entre una modalidad u otra, y el gobierno tiene que garantizar que ambas puedan funcionar”, dijo.