Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

COVID: hubo acuerdo y llegará una droga que escasea en Bahía Blanca

Desde los hospitales, Región Sanitaria y la municipalidad se habían mostrado preocupados por el faltante del fármaco, que permite intubar pacientes que necesitan asistencia respiratoria.

Fotos: Archivo La Nueva.

   Mientras en Bahía Blanca se está viviendo una suerte de cuenta regresiva que calcula la cantidad de droga curarizante que queda en los hospitales de la ciudad y la región, en las últimas horas la Nación y las empresas farmacéuticas firmaron un acuerdo de fijación de precios y provisión de este medicamento fundamental para la intubación de enfermos de COVID (entre otras patologías) que necesitan asistencia respiratoria.

   En esta resolución, que lleva la firma de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y de la que participan distintos laboratorios nacionales, las farmacéuticas y droguerías se comprometen a mantener un precio para la droga durante –al menos- los próximos seis meses, así como a “proveer los medicamentos de referencia en el volumen necesario para las camas de UTI de todo el país”.

   “Para ello –señala el acta acuerdo-, asumen el compromiso de continuar en la producción, transporte, distribución y comercialización hasta el máximo de las capacidades instaladas y de los servicios prestados”.

   Asimismo, el acuerdo -al que accedió en exclusiva "La Nueva." establece que hasta octubre próximo, “los precios acordados sólo podrán ser revisados en caso que exista una abrupta modificación de las condiciones macroeconómicas, como por ejemplo un corrimiento pronunciado del tipo de cambio”.

   Los valores establecidos por los próximos meses, sin IVA, será de 605 pesos para el atracurio, $ 205 para el bromuro de panaironlo, $ 320 para el fentanillo, $ 425 para el midazolam y 710 pesos para el propofol. Todos estos fármacos habían sido incluidos en un listado de insumos críticos que requieren permiso de exportación para comercializarlos fuera del país, por medio del decreto 243/2021.

   “Un incremento de pacientes COVID en camas UTI se traduciría en una suba del consumo de estos medicamentos, dada su necesaria utilización en la asistencia mecánica respiratoria”, dice el texto.

   Además, los ministerios de Salud y de Desarrollo Productivo se comprometen a adquirir, en sus procesos de compra, los medicamentos de unidad de terapia intensiva (UTI) a precios inferiores o iguales a los establecidos en el acuerdo. También garantiza su provisión -en los términos establecidos- tanto a las jurisdicciones como a los establecimientos que así lo requieran.

   En Bahía, ayer y hoy autoridades de salud locales y de la Provincia habían advertido que la provisión de estos medicamentos es crítica, aunque algunos –por lo bajo- reconocieron que “siempre queda alguna reserva” o que se puede utilizar alguna droga en reemplazo.