Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

La Bahía universitaria, esa que causa orgullo en todos lados

   Los rectores Daniel Vega (UNS), Hernán Vigier (UPSO) y Héctor Rausch (Unisal) y el decano Liberto Ercoli (UTN-FRBB) realizaron un análisis del presente de las instituciones y de cómo ven la ciudad en su 193 aniversario.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   La educación universitaria resulta esencial para la construcción de un país con mayor desarrollo.

   Bahía Blanca, históricamente, se ha caracterizado por contar con un capital humano altamente calificado como consecuencia de la gran oferta en educación superior existente, la cual logra captar estudiantes de la región circundante y otros sectores del país, hasta incluso internacionales.

   Respecto a las instituciones universitarias, en el ámbito público se destacan la Universidad Nacional del Sur; la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Bahía Blanca y la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) y en el privado se sumó en los últimos años la Universidad Salesiana (Unisal).

   Los rectores Daniel Vega (UNS), Hernán Vigier (UPSO) y Héctor Rausch (Unisal) y el decano Liberto Ercoli (UTN-FRBB) realizaron un análisis del presente de las instituciones.

   --¿Cuál es la importancia de las universidades para la ciudad y la región?

   --Vega: Las universidades son fundamentales para el desarrollo de una región por su aporte de profesionales, de investigación científica, de transferencia tecnológica, de extensión, cultural o de asesoramiento en materia de políticas públicas. Sin dudas no son iguales las posibilidades en materia de crecimiento económico, recepción de inversiones, creación de empleo o resolución de problemas sociales y productivos en los lugares que tienen universidades y en los que no. En todo el mundo las universidades son vistas como la principal ventaja comparativa, más que las comunicaciones, el transporte u otros, porque eso se resuelve con inversión y en relativamente poco tiempo. Sin embargo, consolidar un sistema académico y científico de primer nivel mundial como el de Bahía Blanca lleva varias décadas.

Daniel Vega, rector de la UNS

  --Ercoli: Bahía Blanca es una ciudad privilegiada intelectual y culturalmente por el hecho de tener un muy buen nivel educativo y por su enorme abanico de ofertas educativas. La ciudad cuenta con un sistema educativo fuerte, que no ha decaído como en otros lugares. Y por otro lado, al tener carreras asociadas a aspectos centrales de toda población, las universidades pueden colaborar con el municipio en distintos temas. Los egresados son buscados por empresas de primer nivel, porque saben que de aquí salen muy preparados. Muchas veces los bahienses no tenemos en cuenta el nivel de educación pública que tiene la ciudad, que también capta muchísimos estudiantes de la zona y que luego se afincan aquí para desarrollarse profesionalmente.

   --Rausch: El rol de las universidades  es muy importante. Bahía tiene una amplia oferta educativa y la Unisal tiende a aportar desde el área humanística, con formación en ciencias sociales con carreras originales que no se encuentran en la ciudad y la región. Apuntamos a que se tome conciencia sobre la educación superior como un derecho, al que están convocados todos los estudiantes. La sede académica está enclavada en un barrio muy populoso y pretendemos realizar tareas y proyectos con los vecinos del Noroeste.

   --Vigier: Pocas regiones del país pueden disponer de un conjunto de entidades educativas universitarias localizadas dentro de las mismas. Cuatro universidades, tres públicas y una privada, vinculados con una gran cantidad de institutos de investigación científica tecnológica del CONICET y de la CIC, conforman un ecosistema virtuoso, que da un lugar de privilegio a la ciudad y la región. En este sentido una mención especial merece la UPSO. Localizada en 20 distritos del interior del Sudoeste, y en 27 ciudades, permite una interacción constante con las autoridades distritales, la provincia y Bahía Blanca. La presencia de la universidad provincial permite democratizar la enseñanza universitaria en la sexta sección, mejorando las posibilidades de acceso a poblaciones del interior provincial.

   --¿Cómo los impactó la pandemia?

   --Vega: En líneas generales la institución logró adaptarse, en un tiempo record, muy bien a la nueva realidad que nos impuso la pandemia. En cuanto al impacto en las carreras, dependió fuertemente de las características particulares de cada disciplina. Algunas se adaptaron muy rápido y más fácilmente a la virtualidad, y para otras –las que tienen más actividades prácticas- fue más complicado. Aun así, tanto la gestión como todos los docentes y no docentes trabajaron mucho para sostener la inclusión y la permanencia. Los resultados fueron muy buenos en todas las áreas: aumentó la matrícula, mantuvimos el número de egresados, el porcentaje de cursados y exámenes rendidos fue similar al de otros años. Sin dudas no seremos la misma universidad luego de ésto, hemos aprendido muchísimo y creo que la institución mostró un dinamismo y una capacidad de adaptación impresionante.

   --Ercoli: Hubo cosas negativas, pero las positivas pesan más. Somos una universidades de ingenierías, licenciaturas en organización industrial y tecnicaturas vinculadas a lo tecnológico, por lo que la inyección tecnológica que le pudimos imprimir a la enseñanza fue muy importante. En un año pudimos lograr lo que, en condiciones normales, hubiéramos tardado 10 en aplicar esos cambios. Por ejemplo, en la UTN, desde hace 15 años cada docente tiene su aula virtual, pero hasta el año pasado se usaba muy poco y para intercambiar conceptos con los estudiantes en situaciones puntuales. Hoy, todos aceptaron usarla como principal herramienta, propiciando un cambio paradigmático. Obviamente que enseñar a distancia plantea muchos desafíos, pero los hemos superado. Lo más complicado en 2020 fue el uso de los laboratorios, pero ya este año los estamos usando con muchos protocolos de prevención, con clases reducidas y rotativas.

Liberto Ercoli, decano de la UTN

   --Rausch: En 2020 tuvimos que ajustar nuestro modo de vinculación con los estudiantes. No fue sólo una tarea académica, sino que debimos extremar los recursos para poder llegar a todos los alumnos. Nos preocupamos mucho por la situación de cada estudiante en particular, porque muchas familias se vieron comprometidas por la pandemia. Con la propuesta virtual, logramos alcanzar los objetivos educativos que nos habíamos propuesto.

   --Vigier: La pandemia obligó a convertir en virtualidad, actividades que se venían haciendo históricamente presenciales. Y el cambio fue de la noche a la mañana. La UPSO pudo encarar esta circunstancia mejor preparada. Hace tres años se puso en marcha un programa denominado Estrategia Académica Institucional, que tuvo como objetivo el desarrollo de acciones direccionadas con educación virtual y a distancia. En el mismo, se fortaleció el área de educación a distancia, dotándola de personal especializado y de equipamiento y software. Simultáneamente se iniciaron actividades de capacitación a docentes de la Universidad, con el objeto de interiorizarlos sobre las herramientas y metodologías de la enseñanza virtual y a distancia. No obstante, al igual que ocurrió con el resto del sistema educativo, el problema mas importante a resolver son aquellas prácticas que solo pueden realizarse con presencialidad.

Hernán Vigier, rector de la UPSO

   --¿Cómo ven el futuro de la ciudad?

   --Vega: Bahía Blanca es una ciudad con un enorme potencial de desarrollo y desde hace muchos años está a las puertas de grandes posibilidades de transformarse en una ciudad modelo, moderna y sustentable. Si bien este potencial depende fuertemente del contexto nacional, hay acciones que podrían impulsarse a nivel local o regional mediante la búsqueda de inversiones y políticas proactivas de largo plazo. Tenemos universidades, recursos humanos, puerto, zona franca, vías y carreteras. Pero a este potencial de desarrollo para generar crecimiento, empleo calificado y sustentabilidad se le tienen que sumar políticas integrales que permitan impulsar  un círculo virtuoso capaz de superar ese umbral de pobreza que nos duele a todos.

   --Ercoli: A título personal, creo que la ciudad tiene dos obstáculos que debe resolver a corto plazo para seguir creciendo. Uno es solucionar en forma definitiva el suministro de agua. Si no terminamos con ese inconveniente, ninguna empresa vendrá a radicarse a la ciudad, más allá que a favor tienen los recursos humanos, el puerto y un parque industrial de excelente nivel. Pero si no se soluciona ese tema, será un impedimento muy grande para crecer. Otra cuestión a resolver es el crecimiento urbano desmedido y sin orden. No puede ser que la mancha urbana de la ciudad se haya expandido tres veces más con la misma cantidad de población. Eso hace que los servicios hay que llevarlos cada vez más lejos y los paga la misma cantidad de personas. De ese modo, se encarecen los servicios y los pagan siempre los mismos. Se debe armar una mesa de debate para crear un Plan de Desarrollo Urbanístico. Bahía tiene aún que definir qué modelo de ciudad quiere ser, porque tiene muchas opciones. Si quiere ser una ciudad industrial, una ciudad turística o una comercial, o una mezcla de todo eso, pero la sociedad debe ser concientizada en ese aspecto.

Héctor Rausch, rector de la Unisal

   --Rausch: Siempre fue una ciudad pensada como universitaria. Hacen falta dar algunos pasos en conjunto con distintas organizaciones sociales y empresas privadas y estatales. Con el objetivo de sumar esfuerzos en la atención de la gente más necesitada.

   --Vigier: Tiene un gran futuro, merced al sector industrial, las PyMEs y las grandes empresas que están radicadas, además de contar con uno de los puertos mas importantes de la Argentina y un sector educativo y científico tecnológico de gran dimensión y calidad. No obstante, la ciudad no puede pretender crecer a espaldas de la región. Es necesario articular políticas territoriales desde Bahía a la Región y desde la Región a Bahía. Es necesario que las autoridades de la ciudad vean la oportunidad del crecimiento de la región, con una mirada de desarrollo armónico. Potenciando la vida de calidad en las ciudades y pueblos del interior, pero con creación de valor, que refuercen el arraigo en esas poblaciones.