Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

Huevo Sánchez ya prepara un nuevo diseño para su incónica pileta NBA

El entrenador bahiense ya eliminó el logo de Boston Celtics.

Huevo, reconocido entrenador bahiense que llevó la pasión por el básquetbol a su ámbito hogareño. Fotos: gentileza Huevo Sánchez.

Por Ricardo Sbrana - rsbrana@lanueva.com

   Oscar Sánchez, reconocido entrenador de básquetbol bahiense, se puso manos a la obra para modificar los colores de franquicia NBA de su incónica pileta.

   "Huevo" es un apasionado de este deporte al punto que de sus viajes por el mundo para conocer desde adentro otras culturas del básquetbol, en Estados Unidos y Europa, se trajo algunas ideas para aplicar a la arquitectura de su casa.

   Lo que se viene ahora es un cambio de cara de la piscina en su residencia en Mar del Plata. Le dirá adiós al diseño que rinde homenaje el mítico Boston Garden (cancha de Boston Celtics) para darle la bienvenida al Crypto.com Arena, nombre del escenario de Los Ángeles Lakers.

   Ya rindió tributo a Orlando Magic y a Gondel State Warriors, por ejemplo.

¡Le falló el pintor y tuvo que remover la pintura de toda la pileta!

   "Me gusta cambiarle el diseño a la pileta y aparte tengo gente amiga, hincha de equipos NBA, que me piden que la pinte con los colores y logos de otras franquicias. Le había prometido a Marcelo Busquets, un periodista argentino, que pintaría la pileta con el logo de los Lakers. Ya le pinté el parquet, con un beige clarito. Le pasé blanco en los laterales. Ya están diseñados todos los logos de Lakers y el lunes vienen a pintar", contó Huevo, quien se encargó personalmente de remover la pintura del diseño previo.

Huevo en la oficina, en una singular y muy bien lograda ambientación.

   "Me he dado cuenta que no he madurado. Maduré sólo para dirigir pero con esto se me sale la cadena fácilmente porque me apasiona, me pone feliz hacerlo. No es que una cosa fue a los 20, otra a los 30 y otra ahora. Siempre fui igual, no cambié. Por ejemplo una vez viajé a Europa para convivir con el CSKA de Moscú, al que dirigía Ettore Messina. Cuando entré al vestuario y vi cómo era la oficina, al volver le llevé las fotos al carpintero y le pedí que quería una oficina como la del CSKA. Lo mismo cuando conocí las oficinas de la Euroliga en Barcelona, que tenía pelotas colgadas en el techo. A la semana ya tenía todas las pelotas colgadas en la oficina", recordó el coach en contacto con "La Nueva.".

Pelotas en el techo, como en la sede de Euroliga.

   Otro de los lugares icónicos que hizo construir fue el "Huevo Center".

   "Je, el Huevo Center nació en la primera casa que tuve, donde construí una cancha de veinte por diez. Ahí lo cagué al Leche Merlini, porque él tenía su casa frente al club (El Nacional) en calle Drago. Entonces yo la hice en mi casa y le decíamos que cuando los chicos abrían la puerta de la cocina, salían a la cancha. Esa fue increíble... Estaba en el barrio Constitución. Después me mudé acá y desde que llegué hace 12 años la cambio. También tuvimos un tacho de basura a modo de aro, en el que los basureros la volcaban, los veía por la ventana", recordó el técnico, de 63 años.

"¿Vale? ¡Recontra vale!" debían gritar los recolectores de residuos cuando pasaban por su domicilio.

   Y mientras aguarda alguna propuesta, ya que en septiembre del año pasado decidió volver a dirigir (acredita 48 años como DT), hoy vuelca todos sus esfuerzos en el  campus que lleva su nombre, una marca registrada en Latinoamérica con 34 ediciones.

   "Yo soy un tipo que vivo muy para esto, no delego nada. Cuando llama un padre que quiere averiguar por el campus y le digo que soy Huevo, no lo pueden creer. Estoy atrás de todo, respondiendo mails, atendiendo llamados, consejos para los chicos... Es parte de la pasión de uno", concluyó.