En La Banda

Martín Ipucha escuchó gritos, se metió a la iglesia a ver qué pasaba y salió disparado

29/5/2020 | 09:57 |

Contó una anécdota del año que jugó en Olímpico, su primer equipo de Liga Nacional.

Martín, dueño de la pelota. Foto: prensa Olímpico.

   El recorrido de Martín Ipucha en la Liga Nacional comenzó en 1987 cuando "Juanqui" Alonso lo llevó a Olímpico de La Banda, de donde tiene grandes recuerdos y algunas anécdotas.

   Por caso, las que vivió en el inicio de la experiencia.

   “En realidad fue todo muy loco, primero yo no conocía el avión y tuve que subirme a uno para viajar a Santiago. Recuerdo que cuando llegué a La Banda, había una fiesta en la sede del club con mucha gente afuera comiendo. Era la primera vez que veía comida árabe y tuve que comer carne cruda (risas), después me terminó encantando el niño envuelto y el kippe”, contó Martín.

   Por entonces tenía 19 años y el técnico lo hizo jugar de base.

   “Juanqui no me dijo que me llevaba de base, porque yo era más 2 que 1. Gracias a Olímpico pude jugar Liga Nacional porque no tenía lanzamiento de afuera como escolta, y al entrar de base podía conducir el equipo. Tuve que experimentar, yo no entendía nada, el primer partido fue contra Ferro en Caballito y con mi ídolo Miguel Cortijo enfrente”, recordó.

   Sorpresa se llevó una tarde Martín cuando, a poco de instalarse y camino al estadio.

   “Un día me levanté de la siesta para ir a entrenamiento, iba caminando -desmayado todavía- y comencé a escuchar unos gritos que no se podían creer, salían de la Iglesia (Cristo Rey). Entonces me metí, pensando que estaban matando a alguien, y estaban haciendo un exorcismo. ¡Casi me muero! Yo a esto lo cuento acá en Bahía Blanca y no me lo creen”, le dijo Ipucha, entre risas, a prensa de Olímpico.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias