Habla y se ríe, ¡qué personaje!

“Villa Mitre no se le achica a nadie, y eso es lo primero que debe saber Independiente”

21/3/2020 | 07:30 |

Matías Villavicencio es uno de los ayudantes de campo del técnico Lucas Pusineri en el Rojo de Avellaneda. Palpitó el choque que ambos equipos sostendrán por la Copa Argentina el 1 de abril y se refirió a su amor por Olimpo, donde estuvo 4 años y consiguió 2 ascensos. Siempre es grato charlar con él: te “rema” cualquier entrevista.

 

Fotos: Prensa Independiente y Archivo La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   El martes a la noche, después de suspenderse el partido entre Independiente y Villa Mitre por los 32 avos de final de la Copa Argentina, me llegó un mensaje de whatsApp con característica de Capital o el gran Buenos Aires que no conocía.

   “Está bien que no se juegue, de un lado y del otro queríamos resguardar la salud de los futbolistas, esto del coronavirus no es joda. Ahhh... agendá mi nuevo número, soy Matías Villavicencio”. Y como cierre de la misiva el infaltable “ja, ja” característico de un personaje que siempre me dijo: “el día que no me veas reir preocupate, en ese momento seguro me siento mal”.

   “Villa”, uno de los pocos afortunados en conseguir dos ascensos con Olimpo de la B Nacional a Primera, dejó nuestra ciudad en junio de 2013 y no vino nunca más. No nos volvimos a comunicar telefónicamente ni por las redes sociales y casi siete años después su aparición me sorprendió gratamente.

   Siempre fue un gusto hablar con él.

   Esta vez sin el cassette de jugador. El ex férreo y expeditivo marcador central de 38 “pirulos” se retiró hace nueve meses y su primer trabajo, tal como él quería, lo encuentra ligado al fútbol: es uno de los dos ayudantes de campo de Lucas Pusineri en el primer equipo de Independiente de Avellaneda.

   Por ese lado empezó una entrevista cuyo final estuvo reservado para los recuerdos de sus cuatro temporadas en Olimpo, según él inolvidables y muy marcadas en su carrera deportiva.

   Pero antes, el tema que nos tiene en jaque a todos.

   “La verdad, lo mejor fue parar el fútbol, cerrar los clubes y tomar consciencia de que esta pandemia mundial puede ser mortal sino te cuidas y al mismo tiempo protegés a los demás”, arrancó diciendo el “Pelado”, quien en su derrotero profesional vistió 14 camisetas de elencos distintos (en el exterior solo estuvo en el Shanghái Shenhua de China, en 2010).

   “El que lleva el fútbol en la sangre siempre quiere jugar, no se imagina un día sin fútbol, pero debemos tomar consciencia de que un virus tiene en vilo al mundo entero. En este momento, la salud es primordial”, agregó “Mati”, quien con Olimpo festejó los ascensos 2006-2007 (con Madelón de DT) y 2012-2013 (con Perazzo de entrenador).

   —Seguramente tenés muy estudiado a Villa Mitre, al que van a enfrentar (y no sé) el 1 de abril en cancha de Lanús. ¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles del conjunto tricolor?

   —Es un equipo duro, combativo y que no se achica contra nadie. Viene puntero en la Zona Sur del Federal A, hace varios partidos que no pierde y sabemos que va a salir a atacar sin importarle que el de enfrente sea Independiente. En una palabra, no nos respetará.

   “Me tocó jugar el Federal A y es un torneo áspero y exigente, y si Villa Mitre va primero en uno de los Grupos por algo debe ser. Lidera una competencia donde en muchos lugares te quieren ganar de prepo. Por las referencias que tenemos, es un equipo bien armado, con carácter y con futbolistas que vienen actuando juntos desde hace un tiempo largo. No será un cotejo sencillo, nosotros lo vamos a tomar como una final”.

   “Te digo más, en el edición pasada de la Copa, Villa Mitre eliminó a Newells y a San Martín de San Juan, dos equipos de Primera. Eso demuestra la paridad de nuestro fútbol, en donde ya no ganás con la camiseta, con la chapa, con la historia o con los nombres. Ni en chiste existe la idea de subestimar a Villa Mitre. El que más corra y mejor parado esté, va a ganar el partido. Se puede definir tácticamente o por detalles”.

   —¿Qué precauciones van a tomar?

   —Todas las que sean necesarias. Villa Mitre es un equipo rápido y tendremos que estar atentos a las pelotas largas para los delanteros. Habrá que cortar circuitos y obligarlos a marcar más y atacar menos.

   —¿Quién tiene más presión?

   —Nosotros tenemos que ganar por ser Independiente y por tener equipo como para ir por los tres puntos. No sé cual es el pensamiento del técnico y los jugadores de Villa Mitre, aunque ellos ya demostraron que no se conforman con solo ir a jugar un partido frente a un equipo de Primera división.

   “No creo que se note la diferencia de tres categorías entre un equipo y otro, aunque nosotros tenemos la responsabilidad de sacar el partido adelante en base a juego, coraje y goles”.

 

“Pusineri tiene que saber que contra Villa Mitre nunca perdí”

   “¿Cómo juega Independiente? Prioriza la tenencia de balón, sale a ganar en todas las canchas y es un equipo que viene en alza. Contra Villa Mitre tendremos que trabajar el partido, estando atentos a las ambiciones del rival, que tiene características similares a nosotros”, aclaró “Villa”, quien entre categorías menores y Primera permaneció en el Rojo 14 años.

   —A ustedes no les juega el as de espadas: Silvio Romero está suspendido.

   —Una baja sensible, es el capitán del equipo y el goleador de la Superliga. Lo vamos a saber suplir, porque el nuestro es un grupo muy potable, con varios chicos que vienen pidiendo pista. Al que le toque saltar a la cancha pondrá lo mejor de sí por el bien de Independiente. Estamos seguros de eso.

   —Sé que sos uno de los asistentes de campo de Pusineri (el otro es Rubén Tanucci), ¿pero cuál es tu función específica dentro del cuerpo técnico?

   —Después del retiro estuve como manager en mi club de toda la vida (Berazategui), y cuando sumió Lucas me vine a trabajar con él. Metí cursos acelerados como loco...(risas). Estoy muy feliz.

   “Pusineri, además de ser un ganador, me da total libertad para laburar y opinar. Tengo que estar al tanto de los sistemas que utilizamos en cada práctica, que se puede cambiar y que potenciar y también me fijo en la manera de jugar del rival de turno. A Lucas, con solo mirarlo, ya se lo que está pensando. Lo conozco desde hace bastante tiempo, con él salimos campeones en el Apertura 2002, con aquel gran equipo que dirigía Américo Rubén Gallego”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   —¿Le dijiste a Pusineri que como jugador nunca perdiste ante Villa Mitre?. Con Olimpo, en la temporada 2006-2007, fue 0-0 en el Carminatti y 4-1 en El Fortín. ¿Te acordás?

   —Fueron los únicos dos partidos que jugué ante Villa Mitre. Le voy a pasar el dato de parte tuya...(risas). Siempre te gustaron las estadísticas, así que por ahí te llama Lucas para ver si tenés algo más que aportar... (risas).

 

La promesa está hecha: ¿volverá al aurinegro?

   —El día que te fuiste de Olimpo, en una nota que hiciste para La Nueva., prometiste volver en otra función distinta a la de jugador. ¿Seguís pensando lo mismo?

   —¡Qué memoria! Por Olimpo tengo un cariño especial y me acuerdo de todo; ascender dos veces no se le da a cualquier jugador. Esos cuatro años en Bahía fueron fantásticos, con gente educada, respetuosa y con una hinchada que te trataba como un amigo. Es imposible olvidarme de la Noroeste 74 y de toda esa gente que te hacía sentir que Olimpo era un grande del interior y que su lugar era Primera o la B Nacional.

   “En Olimpo viví momentos que no pude vivir en otros lados. Los medios periodísticos siempre apoyaron al club, Julito Escamilla, que me dijeron sigue firme en la administración, te solucionaba todos los quilombos y me enteré que Tuma pasó de médico a presidente. Quedó todo en familia... (risas). Hago fuerza siempre por Olimpo, esté en la divisional que esté, eso es lo que menos importa”.

   “Además, en el actual plantel profesional están los dos viejitos, Furios y el `Chori' Vega, dos grandes amigos que me dio el fútbol. Son dos fenómenos y les deseo lo mejor, porque siguen disfrutando del fútbol con la edad que tienen. Un poco los envidio, porque no hay nada más lindo que sentirse jugador”.

   —Pensé que les ibas a aconsejar que cuelguen los botines...

   —Ja,ja, ¡sos malo ehhh! Están en la parte final de sus carreras y solo le pido a Dios que coronen este paso de Olimpo por el Federal A con un ascenso a la B Nacional. Me pondría muy feliz que Olimpo se recupere futbolísticamente, no es un club para estar en el Federal A.

   —En 2013, después del ascenso, Perazzo te confirmó que no te iba a tener en cuenta para el armado del plantel de Primera. ¿Qué te dijo Dagna, presidente en ese momento?

   —Me acuerdo como si fuera hoy: me abrazó y me dijo: “Villita, gracias por todo, por tu sentido del humor y por aportarle tan buena onda al vestuario; sé que en algún momento vas a volver a Olimpo”. ¿Seguirá pensando lo mismo Alfredo?... (risas).

   —No sé, le tendrías que preguntar...

   —Ja,ja... Mandale un abrazo grande. Hace rato que no hablo con él, pero es culpa mía; estoy muy quedado. Alfredo no me falló nunca, al contrario, cuando me fui de Olimpo el club estaba ordenado, en pleno ascenso y era un ejemplo como institución. Estuve cuatro años y me cumplieron en todo, por eso siempre que algún colega me pregunta por Olimpo digo: “andá con los ojos cerrados”.

   —Si llega a ascender, por ahí le podés pasar a algún pibe del Rojo que Pusineri no tenga en cuenta.

   —Ja, ja, ¡cómo no! Vamos a ver, tiene que ascender y nosotros seguir en Independiente. Ojalá dentro de un tiempo no muy largo nos crucemos por la Superliga.

   —Hay un tal Velazco (Alan) que me gusta.

   —Uhhh, tiene 17 años y un futuro enorme. Es de Berazateggui como yo, mi pollo...(risas). Hay muchos chicos que están teniendo su oportunidad.

   —Con Domingo Blanco (puntaltense ex Olimpo), ¿no hablás del aurinegro? El acá no tuvo la oportunidad de jugar y de llegar a Primera que si le dieron en Independiente.

   —Sí hablo, es de los pagos de Sergio Escudero, aunque del otro club de Punta Alta, de Rosario. Un pibe bárbaro que sabe lo que quiere. Me acuerdo de casi todos los chicos que estaban en Olimpo en aquellas épocas doradas, como por ejemplo Facundo Laumann, hoy en Villa Mitre.

   —Cuando se enfrenten no le vas a hacer nada para sacarlo del partido, te conozco...

   —Ja,ja. Nooo. Ya nos enfrentamos, yo en Argentino de Quilmes y el en Defensores Unidos de Zárate. Lo saludé y estuvimos charlando.

   —Por todo lo que sentís por Olimpo, ¿será un gustito especial ganarle a Villa Mitre?

   —¡Qué pregunta! Le quiero ganar porque trabajo en Independiente, pero no puedo negar que una victoria tendrá ese doble sabor, sobre todo pensando en esa maravillosa gente de Olimpo que tan bien me trató cuando estuve allá.

 

En Olimpo

 

80
 

Presencias. Sumó "Villa" como jugador de Olimpo: 40 en Primera, 37 en la B Nacional y 3 por Copa Argentina. Marcó 4 goles, 2 de ellos en la categoría mayor.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias