En el Tribunal de Casación

Rosalía, con apoyo de organizaciones, apelará su condena

29/2/2020 | 07:25 |

Su defensora recurrirá la pena de 8 años de cárcel que se le impuso a la mujer por la muerte de su beba tras el parto.

Fotos: Pablo Presti-LN.

   En los últimos días Rosalía Ester Reyes fue condenada a 8 años de cárcel, tras ser hallada responsable de no brindarle la asistencia necesaria a su beba para que no muriera, producto de una hemorragia que sufrió durante el parto que tuvo en su casa de la localidad de Argerich.

   La dura historia de vida de esta mujer -descripta en un informe especial de La Nueva., publicado el domingo pasado- fue tomada por los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 3 como circunstancia atenuante del hecho.

   La defensora oficial Fabiana Vaninni, quien asesoró a Reyes durante el debate oral, sostuvo que “el fallo fue carente de perspectiva de género” y que ya se encuentra preparando la apelación que presentará ante el Tribunal de Casación bonaerense.

   También adelantó que en los próximos días solicitará el arresto domiciliario de la procesada, quien desde su detención, registrada en julio del año pasado en la Capital, se encuentra alojada en la cárcel de Azul.

   “Tenemos el apoyo de muchas organizaciones feministas y de los ministerios de la Mujer, Diversidad Sexual y Género de la Provincia y la Nación. Se han comunicado y a partir de eso estamos en contacto permanente y articulando con la Defensoría de Casación para realizar la presentación”, mencionó.

   Refiriendo al alegato que pronunció durante las audiencias del juicio, dijo que la mujer “no solo fue abandonada por el Estado, sino también por los padres de sus hijos, que nunca se hicieron cargo de contenerla ni de la manutención de esos chicos. Rosalía estuvo en un abandono absoluto, trabajaba en un frigorífico de pollos con una jornada muy extensa y en una situación precaria, porque estaba anotada con un monotributo, no tenía vacaciones, días por enfermedad, licencia por maternidad ni nada”.

   Siguió diciendo que “tenemos que pensar que esto ocurrió en 2005, donde las mujeres éramos aún más fuertemente juzgadas por estos hechos, no solo por la justicia sino socialmente. Hoy sigue habiendo mucho debate y ya pasaron 15 años, entonces hay que imaginarse lo que sería por entonces”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Análisis

   Vaninni aclaró también que “la defensa no pasó por la inimputabilidad, sino por otro lugar. A ella se le imputa un delito de comisión por omisión, es decir, no haber actuado para evitar el desenlace fatal. Nosotros planteamos que para poder tener la conducta debida hay que tener la capacidad física y psiquica para hacerlo. No solo el conocimiento de saber atar o no un cordón umbilical, sino el reconocimiento de la situación y de  que puedo evitarla”.

   La defensora sostuvo que las pericias que se llevaron adelante en la causa estuvieron dirigidas básicamente para saber si la mujer resultaba inimputable.

   “Los peritos concluyeron que no en esta última pericia. En la anterior, para el otro juicio (se anuló porque Reyes se ausentó antes del final), habían concluido que era muy probable que al momento del hecho no hubiera podido comprender la criminalidad del acto”.

   Describió que en los estudios se indicaba también que “por el cansancio, el shock por el parto, la hora, el momento y otras cuestiones analizadas, no pudo reconocer que podía evitar el resultado”.

   La defensora dijo que tras el fallo aún no pudo tomar contacto con la mujer.

   “La familia le contó sobre la recepción que tuvo su caso y está esperanzada en que se pueda resolver. Sabemos que va a llevar tiempo, pero tenemos expectativas en poder revertir la condena”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias