En el Héctor Evaristo Plano

Videos: repercusiones y testimonios de la competencia de invitados de Midget

23/7/2019 | 14:19 |

La clasificación general por equipos quedó en poder de Claudio y Ezequiel Roth. Completaron el podio los dúos Axel Garabán- Juan Pipkin y Nahuel Smith- Sebastián Pérez. 

Fotos: Jano Rueda- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com

   Estos "Millenials", ¡qué cosa increíble! Parece que nada ni nadie puede frenarlos en su afán por llevarse el mundo por delante.

   Lo que para muchos se trataría de un reencuentro con el pasado, la competencia de pilotos invitados organizada por el Club Midgistas del Sur, disputada el pasado domingo en el Héctor Evaristo Plano, resultó un viaje al futuro.

   Ni la propia familia habrá imaginado un desempeño de semejante tenor. Menos que menos el público presente en las gradas aldenses, asombrado por la frialdad, velocidad y capacidad exhibida por este pibe. Pavada de compañero de equipo se echó Claudio Roth...

   Ezequiel, su sobrino (hijo de Darío, el chasista del team), de jóvenes y frescos 17 años, deleitó a puro acelerador y derrape durante toda la tarde, cerrando su primera intervención midgística, a bordo de la traccionadora avispa, en el mismísimo primer escalón del podio.

   “Pasale la posta, Ruso”, se escuchó durante la premiación. No cabe dudas que este acontecimiento histórico, inevitablemente asegurará la permanencia del apellido en la categoría por muchos años más.

   En tal sentido, podemos imaginar una situación similar para otras tres familias, de acuerdo a las sólidas producciones de Agustín Pérez Meler (15), Agustín Ausili (15) y Joaquín García (20). Lamentablemente, la ingratitud de los fierros nos privó continuar observando el potencial de los dos últimos.

   “A pesar de la rotura (NdR: el impulsor de su unidad dijo basta con su padre al volante), fue una sensación hermosa. No estaba muy confiado, porque era mi segunda vez en este auto; anteriormente había girado en el auto viejo de papá. Estoy corriendo en karting y eso te ayuda en algunas cosas, sobre todo el pasaje fino. Fue un día hermoso, compartido en familia y se puede decir que anduve bien. Tengo un sabor agridulce, la idea es armar algo el año que viene”, expresó el invitado puntaltense.

   El aplausómetro del fanático también llegó a tope promediando la tarde, en reconocimiento al asombroso pilotaje de Juan Pipkin, actual piloto de Clase 3 de Turismo Nacional, un verdadero un automovilista nato.

   Sin escatimar pie derecho, Juanito tuvo una brillante adaptación a la unidad N°15 de Axel Garabán, a la que exprimió al máximo en la interminable cuarta semifinal de los invitados, para vencer al negro Walter Renero en un verdadero ¡carrerón!

   Beneficiado por el reglamento particular de la prueba (ver adelante), Pipkin pudo partir desde primera fila en la final y aportar a la causa junto al cabildense, indiscutido vencedor entre los titulares, para acreditarse así el segundo puesto en la clasificación por equipos.

   No menos meritoria fue la tarea del dúo puntaltense-medanense, conformado por Nahuel Smith y Sebastián Pérez. Este último, actual piloto del Turismo Regional, y protagonista de dos definiciones de playoff de Midget, demostró intactas sus aptitudes al volante y al derrape.

   De no ser por la travesura del chico Roth, el Pepo se encontraba en excelentes condiciones para acreditado el trofeo mayor. No obstante ello, el segundo puesto, más el sexto lugar de su coequiper, sirvieron para completar el podio global de la propuesta competitiva.

   “Faltó poquito, pero la verdad que pasamos un día increíble. Cag... a palos el auto, ya que le dimos sin parar tres carreras seguidas, pero se comportó de “10”. Agradecido a Nahuel (Smith) por apostar por mí para esta fecha. Para los que me decían que estaba gordito, ahí tienen (risas). No sentí mucho la inactividad, me pude adaptar muy bien y hacer un buen papel. Estamos complicados, pero uno nunca pierde la ilusión de volver”, resumió Pérez.

Pierden pelo pero no mañas

   La sobresaliente actuación de las nóveles promesas de la categoría, no opacó en absoluto los regresos de muchos legendarios protagonistas históricos de la popular categoría.

   Los mejores, en materia de retornos, resultaron Marcelo Weimann, Néstor Fabio Rossini, tercero y quinto en la final, respectivamente, y Walter Renero, quien, a pesar de una deslucida final, aceleró de lo lindo en la agradable tarde de Midget (protagonista, junto con Pipkin, de la mejor carrera de la jornada).

   Lamentablemente, los fierros no le posibilitaron al Paisano Oscar Sarcou redondear una tarde que se inició auspiciosa, con el tercer puesto en la primera serie; como tampoco al Vasco Sergio Urretabiscaya, ganador de la tercera preliminar, quien detuvo su marcha en la semi, por un aparente merma en la unidad N°18 perteneciente a Nicolás Macazaga.

   Entre los retornados sin tantos pergaminos ni trayecto considerable en el Midget, se destacaron las producciones de Franco Bianchini, Walter Villatoro, Nicolás Chiapparo y Darío Antoñuk, todos inmersos en la finalísima.

   Allí, logró entremezclarse Germán Yungblut, hermano del ex volante Matías, primerizo en la materia, pero demostrando que la sangre tira. Tripulando la unidad de Kevin Altamirano, el menor de los hermanos arribó 9°. ¡Nada mal!

“Lo que pasó en pista es anecdótico”

   La llegada del porteño Daniel López, para conformar pareja con Hugo “El Cholo” Zapata, fue otro de los tantísimos centros de atención de la tarde competitiva.

   El veterano piloto del Midget de Buenos Aires, partícipe del encuentro nacional celebrado en marzo de 2018 en nuestra ciudad, se dio el gusto de pilotear por primera vez un vehículo de fisonomía bahienese.

   Si bien la aventura comenzó a los tumbos, con un vuelco en la séptima serie, López pudo formar parte de la tercera semifinal, haciendo uso de otra de las imposiciones reglamentarias especiales para la oportunidad, y cerrar su participación en el séptimo puesto.

   “Volver acá es un sueño. Quisiera seguir soñando y disfrutando de este momento. No tengo palabras para agradecer cómo me recibieron y el reconocimiento que me hicieron. Lo que pasó en pista es anecdótico, sabemos que esto es Midget y puede pasar. En 33 años compitiendo, habré volcado 800 veces. Venía bien la cosa, tal vez intenté de exigir mucho la maniobra que derivó el vuelco. Estos autos son muy diferentes a los que usamos, pero por suerte me adapté. La familia Zapata me permitió cumplir un sueño”, contó Daniel.

Reglamento particular

   Como lo apuntamos en párrafos anteriores, la prueba contó con un reglamento deportivo especial, basado, por supuesto, en el modelo utilizado habitualmente en competencias convencionales; aunque, con algunas particularidades.

   La primera de ellas, respaldada en la posible brecha competitiva entre retornados y debutantes invitados, en cuanto al modo de clasificación. En esta ocasión, la conformación de las semifinales y finales se determinó mediante posición en pista y tiempo, y no exclusivamente a los registros. ¿Podría aplicarse en el futuro?

   Por otro lado, también se implementó una excepción a la regla: todo aquel vehículo que sufriera un vuelco, en tanto y en cuándo esté en condiciones de continuar en competencia, podía engrillarse y ser de la partida en la instancia reclasificatoria o en el siguiente turno de pilotaje, ya sea de titulares o invitados. 

   Hicieron uso de esta cláusula Daniel López (volcó en su serie), Carlos Puccinelli (tras el vuelco de su padre, Daniel), Fernando Saldamando (foto), Facundo Osvaldo (Guillermo Smith dio un par de tumbos) y Gonzalo Brezina (Fernando Brezina, su padre, se pegó flor de gorro). 

   

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias